OPINIÓN PÚBLICA

1177
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Por: Gonzalo Egremy

Sin Acta de Nacimiento

* Sin el documento oficial ante el Registro Civil de haber nacido, los que más sufren son los niños que viven en condición de calle.
* De llegar a extraviarse, Alerta Amber no emite búsqueda a niños o niñas cuyos padres no acrediten haberlos asentados ante el Registro Civil.

Chiapas, sobre todo en el área rural de la zona serrana, es uno de los estados en que existen miles de niños no asentados en el Registro Civil.
Cuando crecen, está impedidos para tramitar su credencial de elector, abrir una cuenta bancaria o conseguir un trabajo formal. Tampoco puede casarse legalmente o tener un acta de defunción.
De acuerdo con una investigación-reportaje de Saúl Hernández, para El Universal, en el 2015, “la falta de una identidad oficial afecta principalmente a niños que viven en condición de calle y en pobreza extrema, que pertenecen a poblaciones indígenas o que son hijos de jornaleros migrantes y padres analfabetos.
La situación a la que ellos se enfrentan puede ser aún peor. De acuerdo con Be Foundation, al carecer de una identidad oficial, aumenta la posibilidad de que pasen inadvertidos y se conviertan en blancos perfectos para las redes de trata y el crimen organizado.
“Ni siquiera se puede levantar una Alerta AMBER (si uno de ellos se extravía). La Procuraduría General de la República no puede hacerlo si no hay un registro, si no tiene un acta de nacimiento, si no puede demostrar quién es ese niño. “Ellos se vuelven todavía más vulnerables a jamás ser encontrados”.
Las regiones del país donde el subregistro de nacimientos es muy alto se convierten en campo fértil para las operaciones de tráfico de personas y de reclutamiento para las organizaciones criminales. Si un pequeño es apartado de su familia, no hay prueba alguna de que incluso haya alguna vez existido.
El ejercicio llevado a cabo con la generación 2003 muestra que el problema del subregistro de niños es más grave en algunos estados del sureste mexicano.
En Chiapas, 54% de los bebés nacidos en 2003 se registraron después de su primer año de vida. Lo mismo sucedió con 48% de los bebés guerrerenses, 31% de los veracruzanos y poblanos; y 29% de los morelenses.
La Convención sobre los Derechos del Niño establece que todos tienen derecho a un nombre y una nacionalidad desde que nacen, también a ser registrados inmediatamente después de su alumbramiento, pero en los hechos no sucede así. En América Latina, 2 millones de niños se quedan sin registro oportuno cada año.
Los padres no registran a sus hijos por diversas causas: la pobreza, entre las primeras. Se trata de familias que se encuentran en una situación de supervivencia diaria y que desconocen la importancia del acta de nacimiento hasta que se las solicitan como requisito para inscribirlo en alguna escuela. Para ese entonces el menor ya supera los seis meses.
Hasta mediados del año pasado (2016), obtener un acta de nacimiento extemporánea (en la Ciudad de México) significaba pagar una multa que iba de los 680 a los 3 mil pesos, una cantidad exorbitante para una familia que apenas le alcanza para comer. Entonces sucede lo obvio: el menor no es registrado.
El 17 de junio de 2014, se elevó a rango constitucional el derecho a la identidad y la gratuidad del registro de nacimiento, lo que significa que toda persona en México ahora puede registrarse sin tener que pagar una multa.
Pese a ello, aún persisten barreras económicas para hacerlo, como el costo de los trámites requeridos y el viaje hasta las oficinas donde se realizan”, cita el reportaje de Sául Hernández.
Tapachula y demás municipios de esta región del Soconusco, no se salvan de la existencia de miles de niños y niñas sin asentar ante oficialías del Registro Civil, por lo que una campaña para dotarlos de sus acta de nacimiento vendría ayudarlos, ¿no cree usted?//Salud