COMENTARIO ZETA

570
COMENTARIO ZETA
COMENTARIO ZETA

La dirección de Inteligencia de la PFP trabaja actualmente en la conformación de un banco de datos sobre pedofilia y agresiones sexuales. Esa base de datos servirá para identificar patrones, rangos, preferencias y modus operandi de los casos reportados en México.

Por Carlos Z. Cadena

Urge en Chiapas una Unidad de Prevención e Investigación Cibernética.

Los tiempos han cambiado y la modernización galopa fuertemente en el planeta, y por ello ahora dentro del mundo del internet, urge en Chiapas, una Unidad de Prevención e Investigación Cibernética, donde cada vez más aparecen escenarios graves de troles que inventan perversamente videos para afectar a terceras personas, muchas veces empujados por enemigos políticos, otras veces para afectar la imagen del adversario. Es inaceptable que sigan ocurriendo postales de agresión y embestidas en contra de chiapanecos del oficio o trabajo que sea, que desde la oscuridad siniestra se le ataque con infundios y enredos a través de personas desconocidas llamados troles.
A través de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, a Chiapas le urge esta modalidad que llevaría a investigar también herramientas de identificación de códigos maliciosos y lo máximo para el combate a la pornografía infantil. Ya en otras entidades del país, se evita ser víctima también de fraude electrónico, bulliyng, robo de identidad o de información personal, explotación infantil, extorsión, venta de sustancias prohibidas y armas, entre otros. (Sic).
Hasta ahora a nadie le conviene que exista una “legión de idiotas” diría el filósofo italiano, Uberto Eco, creador de esas palabras, “las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino…”
Desde el 2002, la Policía Cibernética fue creada por la Secretaría de Seguridad Pública Federal, con la finalidad de detectar por medio del patrullaje en la red, los sitios, procesos y responsables de las diferentes conductas delictivas que se puedan cometer en contra y a través de medios informáticos y electrónicos. Tanto la Ciudad de México, como Jalisco y Sinaloa, empezó a brindar orientación a la ciudadanía respecto de los pasos que deberá seguir para presentar una denuncia en caso de ser víctima de un delito cometido a través del uso de las tecnologías de la información, además de que colabora con el Ministerio Publico de así requerirlo en las investigaciones. Ahora la mayoría de las entidades cuentan con su Unidad de Prevención e Investigación Cibernética.
Esta Unidad, por ejemplo, en la Ciudad de México tiene por objeto realizar patrullajes en la red para detectar sitios, procesos y probables responsables de la comisión de ilícitos, a fin de proteger a las personas en general y, especialmente, a niñas, niños, adolescentes y grupos en condición de vulnerabilidad. Cuenta con sistemas especializados, tecnología de punta en servicio forense informático y analizador de redes.
Por ejemplo, ante el alarmante auge de bandas que transmiten pornografía infantil que corrompen a menores de edad por Internet, en México opera la Policía Cibernética, desde el 2002 detectó más de dos mil correos electrónicos de miembros de las principales suministradoras de pornografía infantil en la Red. Este cuerpo policiaco, el primero en su tipo en América Latina y que depende de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) tiene registrados 497 casos de menores desaparecidos que, se presume, fueron ubicados vía Internet por sus plagiarios. De ese total, 51 por ciento son varones y el 49 por ciento mujeres cuyas edades van de los cinco a los 17 años y que en el 72 por ciento de los casos (357), desaparecieron en el Distrito Federal.
Cabe señalar que, si bien entre sus funciones está la de combatir la pornografía infantil vía Internet, también busca prevenir otros delitos que se cometen en y a través de una computadora, principalmente aquellos que atentan contra las instituciones y la población vulnerable. De acuerdo con la dirección de Inteligencia de la PFP, dicha Policía trabaja actualmente en la conformación de un banco de datos sobre pedofilia y agresiones sexuales. Esa base de datos servirá para identificar patrones, rangos, preferencias y modus operandi de los casos reportados en México, para lo cual se intercambia información con Organizaciones No Gubernamentales nacionales.
El objetivo es conformar el primer banco de datos de bandas mexicanas dedicadas al tráfico de prostitución infantil y que utilizan la Internet para promover este delito. Además, se intercambian datos con organizaciones internacionales como el National Center For Missing and Exploited Children, de Estados Unidos, que ha ayudado identificar grupos de pedófilos en el Estado de California. La Policía Cibernética opera a través de “patrullajes antihacker”, con lo que han comprobado el “alarmante crecimiento de organizaciones de pedófilos que transmiten pornografía infantil y promueven la corrupción de menores vía Internet”.
Dicho “ciberpatrullaje” sirve también para atrapar a los delincuentes que cometen fraudes, intrusiones y organizan sus actividades delictivas en la red, sin que necesariamente se dediquen a la pornografía infantil. Según datos de la PFP, luego del “ciberpatrullaje” se analiza la información recolectada para combatir los delitos que tienen lugar en Internet y que son cometidos de manera particular contra menores.
Estas operaciones tuvieron su máximo fruto en 2002, cuando la Policía Cibernética identificó en Acapulco a la organización pedófila más importante a nivel mundial y que encabezaba Robert Decker, quien fue detenido y expulsado a Estados Unidos. Gracias a la colaboración con otras policías cibernéticas del planeta se ha logrado que con cada detención hecha en otros países se pueda detectar las conexiones que tienen los delincuentes en México. De igual manera, recibe la colaboración de Organismos No Gubernamentales, que han localizado sectas satánicas que utilizan menores y animales en sus sacrificios.
De acuerdo con la información, ello demuestra que los delitos cometidos en contra de menores a través de una computadora y otros medios han tenido un incremento sin precedentes en México y todo el mundo.
“Internet ha sido utilizado por organizaciones criminales de pedófilos que promueven y transmiten pornografía infantil”. También se han detectado “bandas internacionales de prostitución, que utilizan sistemas informáticos como medio de promoción y sobre todo de reclutamiento”, señaló la misma fuente.
Con todo ello se busca hacer de Internet en México “un lugar seguro para el intercambio de información, además de analizar y atacar los diferentes tipos de delitos cibernéticos que se presentan en el ciberespacio.
Sería fenomenal entrar a la vanguardia en Chiapas sobre todos estos escenario de la investigación Cibernética. Así las cosas.