INDICADOR POLITICO

495

 

AMLO: las Cuentas de la Lechera y los 20 Millones del PRI en 88

Carlos Ramírez

En la elección presidencial de 1988, el PRI prometió que sacaría 20 millones de votos; pero el desencanto por el candidato Carlos Salinas de Gortari llevó la votación efectiva a apenas 19 millones; es decir, el PRI quería el 105% de los votos y apenas sumó 9.6 millones, el 50.3%.
La estadística electoral es muy engañosa porque depende del porcentaje de asistentes efectivos a las urnas. La votación más alta fue en 1994 con 77.8% de asistentes y la más baja en 1988 con 52%; hubo más votantes en el año del colapso que con la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas
Andrés Manuel López Obrador declaró, en una entrevista con René Delgado, de Reforma, que su meta es 20 millones de votos -“o más”-. Y aunque hoy hay un padrón de 87.3 millones, contra 45.7 millones de 1988, de todos modos hay cuando menos cinco participantes fuertes para repartirse los votos.
Las encuestas del líder de Morena no cuadran:
*En la elección de 2018 se estima una votación del 60% del padrón de 87.3 millones, es decir 52.4 millones de personas efectivas.
*Los 20 millones de votos morenistas significan el 38.2% de los posibles votantes efectivos. Las encuestas -base: Mitofsky- hoy en día le dan a López Obrador el 17.7% de los votos; es decir, 9.2 millones de votos. Necesitaría sumar 11 millones de votos para llegar al 20.
*El problema de López Obrador es el PRD: para la presidencial tiene la tendencia de 7% de los votos -3.6 millones de sufragios-, con posibilidades de subir en cuanto tenga candidato aceptable o bajar si se pierde en las pugnas internas.
*Los indecisos suman 32% de los votantes potenciales, algo así como 16.7 millones de ciudadanos; si los demás votos están ya consignados, entonces la disputa por los 20 millones de López Obrador estará en los indecisos; y los 11 millones de votos que le faltan implicarían garantizar el 65% de los mismos, algo hasta ahora no registrado en escenarios anteriores.
*En el 2006, registró una votación de 14.7 millones y en el 2012 subió apenas a 15.9 millones. Pero hay que señalar que en ambos casos fue candidato del PRD. Pero como el PRD se dividió por la separación de López Obrador para fundar Morena, entonces la base electoral del tabasqueño es menor a la cuantificada en las dos anteriores elecciones presidenciales.
*En las legislativas del 2015 la expectativa de votos del PRD fue de 20%, pero ya con Morena separado el voto se dividió: 10.9% para PRD y 8.4% para Morena. La división del voto entre PRD y Morena repartirá la base perredista.
En la realidad, López Obrador está vendiendo expectativas con declaraciones que no se ajustan a la estadística electoral. En todo caso, la esperanza del tabasqueño radica en ganar votantes del PAN, PRI y PRD.
Pero al mismo tiempo, hay inicios de que Morena perderá votos por la militancia de Manuel Bartlett, la corrupción panista del neomorenista Lino Korrodi, los datos de cobros de Delfina Gómez en Texcoco y Eva Cadena y otros recolectores ilegales de fondos, además de los empresarios salinistas que apoyan a López Obrador por mantener el neoliberalismo y su compromiso de equilibrio inflacionario vía control salarial, además de su rechazo a derechos a minorías sexuales.
Política para dummies: La política es el reino de la ilusión, pero el páramo de la realidad desnuda y muchas veces cruel.
Sólo Para sus Ojos:
•Luego de auto fabricarse una posibilidad para ser el candidato del PRD o del Frente Opositor a la Presidencia de la República, el gobernador morelense Graco Ramírez Garrido Abreu decidió regresar a la realidad y anunciar que esa posibilidad era imposible. En todo caso, se trató de un juego de poder para conseguir el aval del PRD para la designación del candidato del partido a la Gubernatura. Sin embargo, en Morelos la oposición social arma un movimiento tipo anti Maduro en las calles para impedir la dinastía familiar.
•Por cierto, el gobernador Ramírez Garrido Abreu debió haberse tropezado con su propia lengua cuando dijo que Cuauhtémoc Blanco no cumplía el requisito de residencia para ser Gobernador. En años pasados, el Gobernador tampoco cumplía. Sólo que primero reformó la constitución local para hacerse un traje a su medida y luego se postuló. ¿Y si Blanco hace lo mismo?
•En EU los medios han establecido su propio nivel de crítica: el miércoles el New York Post, de los de mayor circulación, tituló su editorial sin dobleces: “Donald Trump Jr. es un idiota”.
http://indicadorpolitico.mx
[email protected]
@carlosramirezh