COMENTARIO ZETA

1146
COMENTARIO ZETA
COMENTARIO ZETA

 

Por Carlos Z. Cadena

Falaz y Tramposo el Exgobernador Pablo Salazar con los Damnificados de ‘Stan’: Carlos Tapia.

Después que el exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía publicó en las redes sociales que le reconocieron la respuesta rápida de su Gobierno, los damnificados del huracán “Stan” en Octubre del 2005, el dirigente de los damnificados en la Costa, Carlos Tapia Ramírez, denunció que es una falacia y enredo del exgobernador tal señalamiento, pues dijo que los 41 municipios devastados solamente tuvieron del gobierno Pablista la desatención, la indiferencia, la simulación, y la corrupción, por la falta de transparencia y la rendición de cuentas en la aplicación de los fondos públicos para la reconstrucción.
Entrevistado, Tapia Ramírez puso de ejemplo el panorama de la asignación de obras a empresas fantasmas beneficiando a empresas de hermanos y amigos como los hijos de Vicente Fox y Martha Sahagún, como la empresa FIGO, que construyó los fraccionamientos “Vida Mejor” en zonas de riesgo y sin los servicios básicos como agua potable, drenaje y energía eléctrica, el mejor ejemplo der esto es el “Vida Mejor” de Tuzantán, entregado en condiciones inhabitables a los damnificados.
Dijo también que hubo muchas obras inconclusas, como las plantas de tratamiento de aguas residuales inservibles de Huixtla y Suchiate, y los bordos de protección sobre el río Huixtla. Enfatizó que se tiene los testimonios con un amplio recorrido hecho en 2009, las condiciones siguen igual o peor, el panorama es desolador y de abandono total, al igual el ecosistema de la Sierra Madre, gravemente afectado, no se atendió durante el pabliato, ni los apoyos para resarcir los daños a centenares de empresas en la región, muchas de ellas quebraron producto de la indiferencia y la desatención de un gobierno que hoy, cínicamente dice Pablo Salazar, fue el mejor, cuando en realidad fue el peor que hemos padecido los chiapanecos.
Y Agregó: “Además los más de 2 mil millones de pesos para resarcir los daños a cafetaleros del Soconusco y la Sierra, nunca fueron otorgados, pero sí plagados de un megafraude, sin que a la fecha sean aclarados su paradero. Sin olvidar también la persecución política a editores y periodistas de Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, así como a otros periodistas que sufrieron el garrote de la Ley Mordaza, miles de damnificados aún están en espera de los apoyos a través de los fondos para la reconstrucción, nunca fueron otorgados por el gobierno pablista, por el contrario los fondos para la reconstrucción a través del fraude han servido para que Pablo Salazar hoy goce de opulencia y de enriquecimiento ilícito, por lo cual son los motivos de la averiguación previa en su contra interpuesta por los damnificados de Stan”.
Calificó de “Gobierno tirano” al Pabliato, por su capacidad de engaños y trampas. Añadió “que en Tapachula durante el pabliato se contó con la complicidad del expresidente municipal de ese trieno, y líderes corruptos que se beneficiaron en la dotación de apoyos y viviendas que se repartían los beneficios a amigos y familiares, por ejemplo, las viviendas en Tapachula, la mayoría no se dotaron a los verdaderamente afectados.
La Industria del Rumor. Chiapas es en el Cosmos, lo que un Rumor al día.
Conforme transcurren los días y las semanas del 2017, rumbo al 2018, en Chiapas, un año eminentemente electoral, la “industria del rumor” está creciendo de manera gigantesca y afloran al mismo tiempo los expertos y científicos de la rumorología, y su mejor arma son las “redes sociales”. Evidentemente el rumor adquiere matices en otros escenarios como ese de que un avión se salió de la pista en el Aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, o que encontraron un vehículo con cargamento de órganos humanos, o la muerte de un artista, o que el canal 10 lo venden a Televisión Azteca o Televisa. Lo extraordinario es que el rumor nos infecta, nos destantea, nos contamina, nos pega, y a veces caemos en el garlito del engaño. Somos frágiles en el momento, aunque después se diluya el rumor al llegar la verdad.
Pero la sacudida del rumor se agiganta con el panorama electoral, donde se dibujan candidaturas inventadas, hasta remociones y enroques ficticios, y no es privativo solamente de los ciudadanos o de la sociedad chiapaneca, sino de algunos medios de comunicación y colegas, que han incurrido en un rumor, o darle “like” al propio fantasma del rumor. Lo que más se estigmatiza es que hay colegas que ponen hasta nombres de quién va a sustituir al servidor público, llámese Secretario o Rector, como el caso de la UNICACH, poderoso ejemplo para los estudiosos de la rumorología. Es un caso de Ripley el reacomodo para sustituir ese Rectorado.
Dentro del rumor cualquiera se ha rendido, porque es tan espectacular que somos débiles y caemos en sus garras. Lo grave, al menos en algunos colegas jóvenes columnistas que quieren impresionar en las redes, es que inventan con tal de buscar un “like” en sus plataformas digitales, sobre todo en Twitter o espacio de Facebook. Son tuiteros de ocasión, más que lanzar una noticia veraz, la reacomodan y la readaptan para levantar ámpula. Hacerse de que manejan y operan la información política electoral. Se trata de apantallar hasta a la mujer, al político o al empresario, y sobre todo al sector de prensa.
En los libros de la sicología del rumor se advierte que este fenómeno son declaraciones sobre personas, grupos o eventos que se difunden de una persona a otra sin que se demuestre su veracidad y tienen credibilidad, no porque haya pruebas directas que los sostengan, sino porque hay mucha gente que los cree (se adecuan a las convicciones propias).
Hay sicología de tipos de rumores donde se pregunta ¿qué es un rumor?, y la respuesta nos señala que un “rumor” es toda información no confirmada sobre un hecho, contenido o información, y que se propaga entre distintos miembros de un colectivo o sociedad. Se caracteriza por su capacidad de propagación, su difusión a través de redes y su desarrollo no jerarquizado de los medios que lo representan. Los sucesivos participantes del rumor aportarán en muchos casos, parte de su opinión, transformando el mismo hasta crear versiones distintas.
En resumen, lo que hemos leído es que el rumor es una ciencia y que ha sido estudiado por sociólogos y psicólogos, y en Chiapas no se puede negar que, aparte de tener la industria del turismo, y próximamente lo agroindustrial, hoy es una realidad la industria del rumor, que no deja dividendos menos beneficios y lucros, sino desorden informativo que se trasforma en desorden social. La información es poder, el rumor es desbarajuste y desconcierto. El rumor es política también. Ver para creer.