ALFIL NEGRO

1033
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Arranque de Burro Viejo
Oscar D. Ballinas Lezama

Mientras el circo de la política mexicana sigue distrayendo al pueblo, la sociedad difícilmente encontrará el verdadero camino hacia el progreso de las mayorías; seguirán siendo unos cuantos los que se enriquezcan, como si fuera una historia que parece no tener fin.
Las enfermedades aumentan, al igual que los precios de los medicamentos y servicios de los médicos, en un país con más del 70 por ciento de gente pobre y el 40 por ciento de ellos carece de fuentes de trabajo, sobreviven porque Dios es grande.
Para nadie es secreto que gran parte de los ciudadanos que viven a lo largo y ancho de esta nación, sobre todo los del sur como Oaxaca y Chiapas, han tenido que delinquir o prostituirse para no morirse de hambre, ’el sol no se puede tapar con un dedo’; las políticas de los gobernantes que han desfilado por Los Pinos han sido desastrosas, sobre todo la de Enrique Peña Nieto, que sigue sin encontrarle ‘la cuadratura al círculo’ y por momentos ha estado a punto de encender al país, debido a que sus reformas han fracasado rotundamente y creado enojo social.
La inseguridad se ha enseñoreado del centro y norte de México, y poco a poco se expande a las entidades del sureste y sur, en donde hay promesas y compromisos de palabra hechas por el Presidente para hacer de estas regiones un emporio económico a través de la industria sin chimeneas y la Zonas Económicas Especiales.
Por lo que toca a la que, se jura y perjura, se construirá en Puerto Chiapas, no debe pasarse por alto que primero deberán garantizar a los inversionistas que no hay inseguridad, luego habrá que acondicionar la región para que tenga los acceso y servicios anunciados, como en el caso del ferrocarril que desapareció con la llegada del huracán “Stan”; las carreteras de la Costa también deberán recibir su ‘manota de gato’ porque están para llorar, y si por si esto fuera poco, la inseguridad aumenta, no obstante del esfuerzo y buena voluntad del Gobernador preocupado por atajar la delincuencia organizada.
No queremos ser agoreros del mal, pero tratamos de ser realistas y antes ‘de echar las campanas al vuelo’, primero debemos exigir al Gobierno Federal que acondicione el lugar para construir una Zona Económicas Especial; entre otras cosas, Tapachula y los municipios aledaños deben contar con sus calles y caminos en buen estado, combatir más frontalmente la inseguridad y fortalecer los hospitales públicos con suficiente medicamentos, instrumental quirúrgico y una estructura hospitalaria digna y acorde a las necesidades de los pacientes.
No es posible que en estos nosocomios, se carezca de medicamentos para dar el servicio de hemodiálisis a los pacientes, tratamientos para el Sida o el cáncer, como botones de muestra; simple y llanamente porque se argumenta, que no hay recursos suficientes para suplir estas carencias; aunque en el caso del Hospital General de Tapachula, a través del gobernador Manuel Velasco, ya ha sido iniciado un hospital más grande y se espera, que también con mejor servicio.
Si el dinero de los impuestos que toma el Gobierno, para dárselo a los partidos políticos se destinara para hospitales, médicos especialistas, medicinas suficientes y la infraestructura hospitalaria, otro ‘gallo nos cantaría’, ya que hay tanta gente que se está muriendo por falta de vacunas o medicamentos que en las farmacias o consultorios privados, cuestan ‘un ojo de la cara’ y la gente ya no tiene ni para comer, por lo que algunos se están dejando morir para evitar el sufrimiento causado por el dolor y el ver a su familia gastarse hasta lo que no tienen, en un vano intento por ayudarles a bien morir.
Ahí está la denuncia recién hecha por el grupo de priistas que se le rebelaron a su máximo líder estatal, acusándolo de recibir presuntamente no menos de 300 millones de Pesos, los cuales argumentan, ignoran a dónde fueron a parar y el por qué su dirigente Roberto Albores Gleason, no ha querido aclarar las cuentas para mantener amistades largas; sin embargo, el Senador comiteco está empeñado en lograr la candidatura a la Gubernatura y se ha concretado a decir que todo es falso.
Bien dicen que para que ‘la cuña apriete debe ser del mismo palo’, y los priistas inconformes firmaron y enviaron senda carta de denuncia ante su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, que hasta ahora, se ha hecho de ‘la vista gorda’ y ha permitido que Roberto Albores Gleason, continúe con su proyecto político al que le está apostando, importándole muy poco que la ‘vieja guardia’ del priismo chiapaneco esté en plena desbandada y lo hayan amenazado, diciéndole que si el comiteco es impuesto como candidato al Gobierno de Chiapas, se van todos los inconformes del PRI chiapaneco.
Al parecer las voces protestatarias nacidas en el interior del PRI en Chiapas, tuvieron ‘arranque de burro viejo’ en cuanto a que se presume ya no le dieron seguimiento a la denuncia ante el ‘clavillazo’; ahora falta ver si en verdad ya no jalarán con Albores y van a buscar nuevos vientos dentro de la política estatal; como al parecer ya lo está haciendo el tapachulteco José Antonio Aguilar Bodegas, quien es difícil dudarlo porque se le ve mucho cerca del ‘jaguar negro’ comiteco, con quién podría negociar el apoyo para las elecciones del 2018.
Por su parte, el Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática, ’pintó su raya’ en cuanto a algunas declaraciones de Diputadas que salieron de la bancada del partido del ‘Sol Azteca’, que a título personal se han manifestado con algunos candidatos de otros partidos políticos.
“A nadie se le puede ocultar que existe un descontento social hacia los partidos políticos, y es precisamente por ello que el frente amplio democrático busca hacer equipo con quienes quieran hacer las cosas diferentes, que estén cansados de los viejos esquemas políticos y desee impulsar candidaturas de hombres y mujeres que verdaderamente tengan la convicción de cambiar las cosas en beneficio de la sociedad”, apuntó César Arturo Espinosa Morales y José Antonio Vázquez Hernández, presidente y secretario general del PRD en Chiapas.