OPINIÓN PÚBLICA

739
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Repudian a Pablo
Gonzalo Egremy

*El destino de todo tirano, después de que deja el poder, es el rechazo del pueblo al que oprimió, golpeó y humilló. Salazar Mendiguchía es uno de ellos.

*Víctimas de aquel mal gobierno instalarán un plantón en el Instituto de Elecciones, en presión para que no le autoricen inscripción al exgobernante.

El exgobernante Pablo Salazar Mendiguchía, difícilmente logrará siquiera recabar las firmas de apoyo para ser candidato independiente al Senado.
No es raro que después de haber reunido en una alianza a ocho partidos políticos en el 2000 en su candidatura a la Gubernatura, hoy ninguno de esas organizaciones le dé el respaldo para su “aspiración a la Cámara alta”.
Y es que los partidos que más canonjías y prebendas tuvieron durante 2000-2006, fueron el PRD y PAN; también los súper asesores de “izquierda”, los amigotes y la familia del propio exgobernante.
Actualmente ningún instituto político, mucho menos el PRI al que renunció antes de que Josean lo corriera, le dan cuando menos firmas para que sea “candidato independiente”; solo algunos “cristianos” de templos que dirige uno de sus hermanos pastores creen en él como “el mesías”.
La cola que arrastra Pablo Salazar no es corta; por ello un grupo de damnificados del huracán Stan (octubre del 2005) se plantarán frente al IEPC, en Tuxtla Gutiérrez, para presionar y que no le den registro alguno.
Recordamos que “la excarcelación de Pablo Salazar Mendiguchía, en noviembre 2012, había sido por ‘un acuerdo en lo oscurito’ con otro mal visto, Juan Sabines Guerrero”.
En este mismo espacio se escribió entonces, que la salida de la cárcel del repudiado exgobernante, calificado de déspota, no era por ser inocente.
Sino que en los estertores del Gobierno de Juan Sabines, éste negoció la Ley con compinches del mismo Pablo Salazar y le otorgó absoluta impunidad.
Por todos los delitos que fue acusado, los Jueces penales que conocieron de los expedientes, le dictaron varios autos de formal prisión primero en El Amate y luego en la cárcel de Huixtla.
Eran delitos que el Código Penal para el Estado de Chiapas, fijaban entonces una sanción de no menos 50 años en prisión como responsable de peculado, de abuso de funciones públicas y hasta de homicidio, por omisión, de los bebés de uno de los hospitales de Comitán.
Sin embargo, Juan Sabines, simulando como lo hizo en muchos actos de su administración, hizo creer a la ciudadanía la aplicación de la Ley a Pablo Salazar y demás cómplices de aquel represivo gobierno 2000-2006.
Luego el extirano hasta obtuvo la devolución de sus abultadas cuentas bancarias que le habían asegurado durante el proceso penal al que fue sometido durante un poco más de un año.
Así también, el Gobierno de Juan Sabines le devolvió a Pablo Salazar la multitud de sus inmuebles, entre mansiones, residencias y penthouse que la autoridad le aseguró cuando fue detenido y enviado a prisión.
Uno de los delitos por el que estaba siendo procesado, Pablo Salazar, era precisamente el de enriquecimiento ilícito, y ya el Ministerio Público había acreditado fehacientemente que el déspota amasó fortuna desde la gubernatura que detentó entre el 2000-2006 con negocios deshonestos.
Salazar no fue procesado por haber sido un gobierno que reprimió a maestros, indígenas, periodistas, editores, campesinos, estudiantes, colonos y hasta a amas de casa, sino por delitos como el de robo del erario.
Luego entonces, al ordenar Juan Sabines sacar de la cárcel a Pablo, otorgándole el perdón e indulto por todos los delitos que le había acreditado el MP, se convirtió en cómplice y delincuente también.
La Ley y la Justicia la usó Sabines y Salazar para beneficio político personal y para reprimir a quienes consideraban sus enemigos y a opositores.
Con todos esos antecedentes, difícilmente Pablo Salazar Mendiguchía logrará las firmas necesarias para ser candidato independiente al Senado, ¿no cree usted?//Salud.