ALFIL NEGRO

623
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Josean, se fue del PRI
Oscar D. Ballinas Lezama

Lo que ya era un rumor a voces, finalmente se dio a conocer en forma oficial, José Antonio Aguilar Bodegas, luego de 40 años de militancia priista, decidió renunciar a ese partido al que acusó de antidemocrático, así como de haberse separado de sus principios y de sus bases.
El político tapachulteco había venido levantando polvo desde hace meses, en que se separó del cargo de Secretario del Campo para realizar una valoración personal de las posibilidades de obtener una candidatura que le permita participar en las elecciones del 2018 y ahora que su incursión en ese ámbito se ha convertido en una verdadera tolvanera, resolvió ‘pintar su raya’ con el Revolucionario Institucional.
“En estas etapas de cambio que todo México y el mundo están viviendo, Chiapas debe tener una visión nueva y renovadora, que pueda llevarlo al estado de justicia y bienestar que se necesita, sobre todo en donde más pobreza y marginación hay, que es en el campo”, explicó el Exsenador por Chiapas.
Miles de seguidores del político costeño, esperaban ansiosos concluyera el protocolo de renuncia oficial al priismo chiapaneco para que de viva voz manifestara su renuncia y se convirtiera en el líder que esperan, sea el que en el 2018 dará la madre de todas las batallas a un priismo desgastado, desunido y ensoberbecido; haciéndolo desde otra trinchera que podría ser la del Frente que conforman la alianza PRD-PAN-MC en Chiapas.
“Ante la incomprensión de una visión para caminar con la sociedad, ante la indiferencia, los desprecios y la falta de respeto del partido revolucionario institucional a la militancia, renuncié ante el Comité Ejecutivo Nacional que preside Enrique Ochoa Reza”, argumentó el también Exalcalde de Tapachula.
Luego añadiría que la militancia creía firmemente en los principios que rigieron a este partido durante varias décadas, que anteponía el bien nacional por encima de cualquier interés particular, sin embargo, añadió, hoy la conducción del PRI no responde a esos principios, aseguró el político soconusquense.
“Con tristeza, después de más de 40 años de militancia y trabajo para el partido, debo reconocer ante la sociedad, que hoy solo responde a intereses personales y no a los de la nación, hoy el PRI ha despreciado y olvidado a sus bases y sus simpatizantes, considerándolos únicamente como una herramienta para conseguir sus triunfos”, denunció Aguilar Bodegas.
En un extenso documento dirigido a su ex dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, el tapachulteco dejó en claro su postura digna y de inconformidad: “En Chiapas he sido testigo de una desenfrenada descomposición propiciada por el Comité Directivo Estatal el PRI, de la cual el Comité Nacional se ha desatendido; hoy, el partido tricolor está desarticulado, confrontado de manera radical y ha decepcionado a casi el 80 por ciento de los municipios”, argumentó el político inconforme.
Luego añadió, ”el priismo chiapaneco ha excluido a sus cuadros representativos, quienes han sido víctimas de desdenes, exclusiones y ataques a favor de intereses personales y no partidistas; además, su acontecer cotidiano está fuera de la legalidad, lo que rompe la certeza jurídica en la ya inminente postulación de sus candidatos para el 2018”, manifestó el Exsecretario del Campo.
Finalmente, explicó que el PRI chiapaneco se ha separado de sus principios y de sus bases, del cambio que la sociedad exige, tomando en consideración que la política actual tiene la obligación de oír y comprender a un nuevo ciudadano que se debate entre la pobreza y la ignorancia y su deseo de ser parte de una nación con certeza y desarrollo; sin embargo, la clase política cupular no escucha la exigencia de ese cambio; el PRI debería abanderar esa búsqueda urgente, pero no lo hace porque ha antepuesto sus intereses personales, concluyó diciendo José Antonio Aguilar Bodegas.
En otros temas, una invitación a los que fuimos amigos de Rafael Márquez, para que el próximo 18 de Diciembre a las 20 horas acompañemos su espíritu, en el novenario de su muerte y elevemos una plegaria allá por el puente del Texcuyuapan, en la 1ª. Calle Oriente, número 60.