ALFIL NEGRO

212
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“He aquí que Damasco ha dejado de ser ciudad y será montón de ruina” (Isaías 17)

El Armagedón
Oscar D. Ballinas Lezama

Se confirmó el ataque del ejército de Estados Unidos al pueblo de Siria, según el Presidente más rasquita y pendenciero que ha tenido esa nación del norte, la agresión a los árabes lo hizo apoyado por Francia y el Reino Unido.
Donald Trump manifestó que se realizó un bombardeo de precisión en contra de objetivos con capacidad de armas químicas, las que ha venido utilizando el presidente sirio Bashar Al Asad, al que llamó dictador y lo acusó de provocar la muerte de más de 40 personas en la que utilizó armas letales y prohibidas.
El ‘rey del norte’ está demostrando que en su locura no le importa llevarse entre las patas de los caballos a quienes se le pongan enfrente; advirtiéndole a Rusia e Irán que puede confrontarlos si continúan protegiendo a Siria.
“Rusia e Irán son responsables por apoyar, equipar y financiar al régimen criminal de Siria; Rusia ha incumplido sus promesas de impedir que el gobierno de Asad use armas químicas”, afirmó Trump.
Para nadie es secreto que con este ataque, Estados Unidos es la segunda ocasión que agrede a los sirios, presuntamente para ‘castigarlos’ por usar armas químicas en la guerra con sus enemigos.
Como consecuencia de estos ataques a Siria, el Gobierno de Rusia que es aliado de los sirios, afirmó que el ataque de EU agravará la catástrofe humanitaria y ayudará a los terroristas, acusándolo además de haberse saltado las normas del derecho internacional y la carta de la ONU.
Vladímir Putin, el líder ruso, dijo: ”sin la sanción del consejo de seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la carta de la ONU, las normas y principios del derecho internacional, se ha cometido un acto de agresión contra un estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”.
Luego agregaría: ”el agravamiento de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales; la historia pondrá todo en su lugar, y ella ya le ha dado una gran responsabilidad a Washington por sangrientas represalias contra Yugoslavia, Irak y Libia”, dijo el líder ruso, al referirse a las últimas intervenciones militares de los gringos en otros países.
Rusia ha convocado a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para discutir las acciones agresivas de los Estados Unidos y sus socios; el líder del Kremlin expresó que los peores presagios se han cumplido, “no han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar y habíamos advertido que estas acciones no quedarían sin consecuencias”.
El embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antanov, advirtió que Estados Unidos va a pagar ‘las verdes y las maduras’, añadiendo que no es aceptable insultar al Presidente ruso; Estados Unidos que tiene el mayor arsenal de armas químicas y no tiene el derecho moral de culpar a otros países, aseveró el funcionario ruso.
La tercera guerra mundial se encuentra pendiendo de un delgado hilo, aunque gran parte de la humanidad parece no importarle estas escaramuzas de los gobiernos más poderosos del mundo, no se puede soslayar que la chispa ya se ha prendido y en cualquier momento la bomba puede estallar.
Albert Einstein, dijo: ”no sé cómo se va a pelear la tercera guerra mundial, pero lo que sí sé, es que la cuarta guerra mundial se peleará con piedras y palos”, así de ese tamaño sería el problema para la humanidad, con una guerra que no dejaría piedra sobre piedra, sería el Armagedón, el final de los tiempos, lo que escrito está en el libro de libros.
Los estudiosos de la Biblia y el mismo Papa, coinciden en que son tiempos de arrepentimiento y de ponerse en paz con Dios, nadie sabe lo que depara el mañana, pero se advierte que las profecías se han cumplido al pie de la letra, el sol no se puede tapar con un dedo, ni ser tan ciego ni tan sordo para no entender lo que el Señor nos está advirtiendo: ”cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestras cabezas, porque vuestra redención está cerca”. (Lucas 21:28). Más claro, ni el agua.