ALFIL NEGRO

583
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Soplan Nuevos Vientos
Oscar D. Ballinas Lezama

Ayer se inauguró formalmente el nuevo Hospital General de Tapachula, con lo que el gobernador Manuel Velasco Coello cumplió su palabra empeñada ante los soconusquenses, que serán beneficiados con la tecnología de punta con que operará este nosocomio.
A pocos meses de que concluya el sexenio, Velasco Coello está terminando su administración a tambor batiente, demostrando que cuando hay voluntad política, honestidad y espíritu de servicio, las cosas se pueden hacer bien en beneficio de la población.
Tocará ahora a los encargados del hospital recién construido, cuidarlo y atenderlo, dándole el mantenimiento correcto para que no se deteriore, no vaya a pasarle lo que a Ciudad Salud, que se inauguró con ‘bombos y platillos’ como una de las mejores clínicas de Latinoamérica y hoy, tiene problemas al no poder rehabilitar sus modernos aparatos, ya que resulta muy costoso repararlos o no hay en existencia las piezas faltantes.
El mismo Hospital General, ubicado sobre la carretera al antiguo aeropuerto, ha venido sufriendo por la falta de refacciones para los ultrasonidos, oncología, etcétera, añadiendo a ello, que no es fácil ni barato conseguir técnicos especializados en rehabilitar ese tipo de instrumental médico, siendo ahí donde la ‘puerca tuerce el rabo’ en la alta tecnología.
Este hospital inaugurado ayer en la Perla del Soconusco ha sido construido y equipado con los dineros del pueblo, por lo que el personal médico, de enfermería, administrativo y todos los que ahí laborarán, que también cobrarán un salario que sale de las arcas públicas tendrán la obligación de cuidarlo y conservarlo, porque ‘el horno no está para bollos’, son tiempos de austeridad, de reformas y contrarreformas en las que, el pueblo sigue bailando con la más fea.
Si en verdad ahora las tres instancias de Gobierno van a velar por que las cosas se hagan bien, tendrán que estar pendientes del personal completo para que no se caiga en actos de corrupción y desatención a los pacientes; ya no habrá pretextos para no brindar una atención digna y profesional a quienes soliciten el servicio médico en ese nosocomio.
En otras cosas, los vientos malos parece que van a dejar de soplar en el Soconusco, donde la gente está cansada de la inseguridad, de la falta de fuentes de empleo, del alza en los precios de los energéticos como las gasolinas y la luz eléctrica; las promesas hechas por el Presidente electo, así como por el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, deberán aterrizar de manera positiva para ayudar a la gente, sobre todo a las clases más vulnerables, que prácticamente es la mayoría del pueblo mexicano.
Si bien es cierto que López Obrador anunció el traslado de las oficinas de la CFE a Chiapas, hasta ahora únicamente se ha hablado de transformar las instalaciones y el servicio que presta esa dependencia federal; a contrapelo de ello, los usuarios quieren saber qué va a pasar con los cobros exagerados que les hace la Comisión Federal de Electricidad.
En todo el país, principalmente en la costa del Soconusco en donde el calor convierte a los pueblos en verdaderos infiernos, los usuarios de la CFE exigen tarifas justas y no las que actualmente tienen y les generan pagos sumamente altos.
Para nadie es secreto que Chiapas genera energía eléctrica al país, desde las presas ‘Belisario Domínguez (Angostura), ’Manuel Moreno Torres’ (Chicoasén), Netzahualcóyotl (Malpaso) y la de ‘Ángel Albino Corzo” (Peñitas), con lo que se entrega grandes aportaciones a la nación, luego entonces, el fluido eléctrico debería ser más barato en esta entidad, pero resulta todo lo contrario.
Está bien que ya estén pensando en mejorar las instalaciones de la CFE y que esas oficinas sean instaladas en la entidad, así como el hecho de que ‘ahora sí’ tendrán la obligación de brindar un servicio de calidad que durante décadas ha dejado mucho qué desear, sobre todo, por lo caro que se vende al consumidor y por las carencias con que le llega.
Por ello, el ‘Plan Chiapas’, que ha venido proponiendo el senador tapachulteco, Luis Armando Melgar, es bien visto por la sociedad chiapaneca, ya que presuntamente se busca con ello encontrar justicia social y económica.
Bien ha dicho Melgar que con la producción del 45 por ciento de energía hidroeléctrica, no se hace justo que en Chiapas se impongan altas tarifas en los cobros de la luz, pues eso forma parte del decremento a la economía de los chiapanecos.
“Exigimos un nuevo pacto con la Federación, cancha pareja para los chiapanecos, por eso hoy es urgente replantear las altas tarifas como las que CFE impone en el Estado, sobre todo, en la zona caliente del Soconusco”, expresó el legislador de la costa de Chiapas.
Finalmente, el parlamentario chiapaneco propone un acuerdo honesto y transparente, en el cual en el paquete social de Chiapas, la CFE considere el consumo de luz como un subsidio, con un principio básico; si no tienes trabajo no pagas y si ganas poquito, debes tener una tarifa fija para que pagues poco, pide el legislador, como diciendo “de acuerdo al sapo es la pedrada”.