ALFIL NEGRO

433
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

La Cuenta Regresiva
Oscar D. Ballinas Lezama

El tiempo de la transición de poderes se acerca y crece la expectación sobre el inicio de la cuarta transformación, sobre todo por el anuncio de los diversos proyectos que se han mencionado, dentro del gran impulso que afirman se dará a este país de las maravillas.
Tanto el nuevo Tlatoani que se sentará en la ‘silla del ‘águila’, como los Gobernadores recién electos, han mostrado una enorme confianza en lo que harán bajo las nuevas formas de gobernar, asegurando que tienen planeado seguir el verdadero camino y la luz para reencontrarse con el progreso y la justicia.
Saben de la difícil tarea que les espera en la búsqueda del cambio en una sociedad amoldada a las viejas estructuras, no obstante, los que están por recibir el bastón de mando en forma oficial dicen estar decididos a tomar el toro por los cuernos, y con honestidad, capacidad y paciencia prometen ‘sacar el buey de la barranca’.
Mientras las calabazas se acomodan sobre la carreta en el camino, los nuevos gobernantes que suplirán en el cargo a los que estarán hasta el próximo 8 de Diciembre no se han dormido en sus laureles y han venido trabajando en diversos proyectos que piensan echar andar en cuanto tomen posesión de la Presidencia o las Gubernaturas, y será a partir de ahí cuando como el chile verde, piensan ponerle sabor al caldo.
Al menos el presidente de la república electo, Andrés Manuel López Obrador, ya empezó a medirle el agua a los camotes y sin querer queriendo, como diría un personaje cómico de la televisión, está pintando su raya con los que -ha señalado- pertenecen a la mafia del poder; la cancelación de la costosa obra del aeropuerto en Texcoco de la Ciudad de México y la cancelación de las pensiones presidenciales, son botones de muestra de que el nuevo Presidente de México no será un florero más que adorne la estructura federal del Gobierno.
Hasta ahora, esa es la imagen que se ha dado públicamente de los gobernantes y sus equipos de trabajo que suplirán a los que están en turno; no dudando que a ese esfuerzo se sumen los legisladores que llevan bien puesta la camiseta de mexicanos, sobre todo los de la bancada del partido político que abanderó al tabasqueño, que finalmente se convirtió en el Presidente de este país.
En Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, no quita el dedo del renglón y ha marcado el camino que su gobierno va a seguir, insistiendo que primero se brindará ayuda a los más vulnerables en la sociedad, entre ellos a los más pobres, los niños, las mujeres, los jóvenes y todos aquellos que están bajo la sombra de la necesidad.
El hijo pródigo del municipio de Venustiano Carranza está impulsando una gran organización de todas las fuerzas sociales, manifestado está dispuesto a trabajar en equipo con todos para poder resolver los problemas más prioritarios de los chiapanecos; pidiendo también a los Alcaldes de los 122 municipios, que no caigan en las viejos moldes de gobernar bajo la sombra de la corrupción, uno de los flagelos políticos que tiene contra la pared a la sociedad.
Las advertencias para los Presidentes Municipales y sus equipos de trabajo se han dado en tiempo y forma con la intención de que después nadie salga con el viejo estribillo de que “a chuchita la bolsearon”; el gobernador electo ha dado muestras claras de que trabajará en forma transparente, en unidad y coordinación con las fuerzas vivas del pueblo chiapaneco, anteponiendo ante todo la voluntad ciudadana ejercida en las urnas en las elecciones pasadas.
”…no voy a fallarles, pondré mi mejor esfuerzo, toda mi capacidad, actuaré con honradez, con espíritu de servicio y pidiendo a Dios nos guie siempre por el buen camino”, expresa Rutilio Escandón Cadenas, en un acto de sencillez humana y visión política.
En otros temas, allá por el municipio de Tuzantán parece ser que el nuevo Alcalde no quiere despojarse de las viejas vestiduras; aseguran los tuzantecos que ya no quieren esperar los primeros cien días de gobierno de este Alcalde y piden a Diputados del Congreso local, ordene una investigación a Beny Oved Guzmán, por su presunta omisión para detener el supuesto tráfico de madera en esa región.
Dicen los denunciantes que se está llevando a cabo una tala inmoderada de árboles de maderas finas en los ejidos Guadalupe y Sarabia, de donde bajan semanalmente varios camiones de tres toneladas cargados de madera, la que supuestamente se distribuye en varias carpinterías del pueblo para luego sacarlos convertidos en muebles.
Otro problema que al parecer está ocasionando Guzmán Ramos, según los habitantes de ese pueblo donde abundan las tuzas, es haber permitido la venta de bebidas embriagantes en la feria comercial en honor al Santo Patrono, la cual se ha convertido en una verdadera cantina y nadie duda que la empresa cervecera que patrocina la venta haya otorgado el acostumbrado su diezmo sin importar promover el alcoholismo que al igual que la inseguridad prevalecen en ese lugar. ¿Será?