ALFIL NEGRO

401
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Hay Esperanzas
Oscar D. Ballinas Lezama

Con la próxima llegada del año nuevo mucha gente mantiene viva su esperanza de ver hecho realidad el cacaraqueado cambio anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que insiste en gobernar para favorecer a las clases más desprotegidas.
Desde el Senado de la República se anunció con bombos y platillos, como un regalo de año nuevo para los mexicanos, los aumentos salariales para médicos, enfermeras, soldados y maestros, así lo dio a conocer el legislador chiapaneco, Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales en la más alta tribuna del país.
Señaló que con la llegada del paquete económico, esperan consensos que generen ajustes que ayuden a caminar sobre la ruta de desarrollo social, bajo el principio de austeridad republicana.
Entre lo más destacado del presupuesto para el 2019, es que no habrá nuevos impuestos y que los incrementos que destacan son los que se harán en Pemex y en la CFE; así como la prioridad que se le ha dado a los programas de beneficio social, como el de los adultos mayores, jóvenes y personas con discapacidad.
Ramírez Aguilar afirmó que buscarán los Senadores canalizar recursos presupuestales al impulso del desarrollo productivo y social, en beneficio de quienes menos tienen y más lo necesitan; hasta ahí todo es miel sobre hojuelas, y de eso es precisamente lo que está pidiendo su limosna el pueblo.
Sin embargo, mucha gente quisiera saber sobre lo que se está haciendo para echar atrás la reforma energética, ya que la administración que les antecedió aprovechó esa iniciativa para que los empresarios gasolineros y los socios de la iniciativa privada que presuntamente tiene Comisión Federal de Electricidad, pudieran llevar más agua a su molino y obtuvieran ganancias exageradas, mientras los usuarios de esas dos dependencias están siendo ahorcados en su precaria economía.
El pueblo sabe que la problemática de México no va a resolverse de la noche a la mañana, que será paso a paso como encontrarán el camino hacia la luz del progreso; sin embargo, saben también que para lograrlo el nuevo Gobierno tendrá que seguir remando contracorriente y que será necesaria la ayuda de los ciudadanos para empujar la carreta y sacarla del empantanamiento político, económico y social.
Para nadie es secreto que en el sureste mexicano, los nuevos gobiernos le están apostando al imán que atrae el turismo y han visto en el ‘Tren Maya’ una gran oportunidad para atraer las inversiones y lograr con ello un crecimiento económico que podría desparramarse entre millones de habitantes de las entidades involucradas en el proyecto.
El gobernador Rutilio Escandón Cadenas asegura que esta obra representa una punta de lanza de la cuarta transformación de la vida pública del país, ya que nadie duda que también generará fuentes de empleos y consecuentemente, mayores ingresos económicos para las familias de toda esa región que será transitada por el tren maya, entre ellas la zona norte de Chiapas.
Dicen que la esperanza muere al último; México se ha convertido en un pueblo lleno de esperanzas, el cambio que la gente hizo con su voto en las urnas en las elecciones pasadas, fue el primer paso para esperar en un tiempo no muy lejano, la llegada de nuevos vientos de progreso, paz y armonía entre los integrantes de las sociedades que conforman este país.
Como diría en una de sus acostumbradas ruedas de prensa mañanera, el ‘Señor de Macuspana’, ”No puedo fallarles, mi compromiso es muy grande y voy a cumplirlo”, afirmó. Ojalá que primero Dios así sea, los mexicanos se están ahogando en la pobreza extrema, en la falta de fuentes de trabajo, en el aumento de las enfermedades y la violencia provocada por el crimen organizado, si el Gobierno vuelve a fallarle al pueblo sería terrible para todos, ni pensar en las consecuencias es bueno.
Los mexicanos parecen haber despertado, algunos rezan y otros oran pidiendo a Dios que le de sabiduría a los gobernantes, así como un poco más de paciencia a los que sufren; los primeros seis meses del 2019 serán la prueba de fuego de quienes juran y perjuran que ahora sí va en serio el cambio y que éste será para bien de todos. Que así sea, con un pueblo unido y con la ayuda de Dios.
Por cierto, aún no todas las noticias son buenas nuevas, hasta ayer por la noche miles de trabajadores cobachenses estaban sumamente preocupados por el presunto megafraude en el que les desviaron el dinero de sus jubilaciones, así como el pago de su aguinaldo que seguía pendiente, a diferencia de otros años que a estas alturas ya se los habían pagado.