ALFIL NEGRO

492
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Un Año Violento

Estamos a unos cuantos días de que termine otro año violento, de los que han vivido en las últimas décadas los habitantes de este México lindo y querido; sus últimos gobernantes no pudieron o no quisieron, encontrar la punta del hilo de la madeja a la inseguridad y ésta sentó sus reales.
Para nadie es secreto que la ola de crímenes, asaltos, secuestros, robos de infantes y trata de blancas, se disparó en un 300 por ciento en las estadísticas de la inseguridad que permea en este “país de las maravillas”.
La gente sigue sin acostumbrarse a vivir con el miedo y la incertidumbre; habitamos un país donde la vida no vale nada; y como diría el cantante José Alfredo Jiménez, “aquí la vida comienza siempre llorando y así llorando se acaba”.
No hay día de Dios en que los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, no den a conocer una barbarie cometida por gente perversa o algunos desesperados por el hambre y la falta de fuentes de trabajo.
La pobreza extrema está orillando a delinquir a gran parte de los 60 millones de mexicanos, que sobreviven porque Dios es grande y les provee lo mínimo para no morirse de hambre; a diferencia de los habitantes de países como la India y África, en donde los niños y ancianos mueren de inanición al no poder probar alimentos y agua.
El 2018 está muriendo en medio de una turbulencia social, política y económica, el cambio anunciado por los nuevos gobernantes que le apuestan a lo que han llamado la Cuarta Transformación, sigue en proceso de acomodos en los once días que llevan tratando de “domar al tigre”, sin embargo, la gente que votó en las pasadas elecciones para impulsarlos al triunfo, está desesperados por ver las promesas convertidas en realidad.
Entre los más importantes compromisos hechos por Andrés Manuel López Obrador, está el de combatir la pobreza y la desigualdad revisando la Reforma Energética, con la que Enrique Peña Nieto, abrió las puertas de par en par a la inversión privada para que explotaran los hidrocarburos, de ahí que en México se encuentren gasolineras hasta en la sopa.
Los mexicanos están viviendo una situación financiera caótica, lo que ha llevado al aumento de la delincuencia, generando violencia y muerte; por si fuera poco, funcionarios sinvergüenzas y corruptos le han dado la puntilla al flagelo de la pobreza; aprovecharon la era del ‘borrón y cuenta nueva’ para robar cuanto pudieron, como en el caso del COBACH en Chiapas en donde miles de trabajadores fueron defraudados en el 2017, quitándoles el dinero de sus jubilaciones con el argumento de habérselos entregado en parcialidades adelantadas, cuando todos los ‘jubilados’ seguían activos.
Con justificada razón, los trabajadores del COBACH interpusieron sendas denuncias por escrito ante las autoridades federales y estatales, exigiendo que esa millonaria suma de sus jubilaciones sea restituida y se castigue a quienes ahora alegan que el dinero desapareció por un ‘error de dedo’; la Secretaría de Hacienda exige a los trabajadores afectados, el pago de los impuestos por ese dinero que presuntamente recibieron, no obstante que ninguno de los afectados recibió un solo centavo.
Por si fuera poco, hasta ayer por la tarde los cobachenses estaban tronándose los dedos y encomendándose a todos los santos para que les pagaran sus aguinaldos y otras prestaciones pendientes, temiendo que los ex funcionarios que dirigieron esta institución hayan desaparecido con este recurso que por derecho les corresponde.
La nueva directora del Colegio de Bachilleres de Chiapas, recibió una verdadera ‘papa caliente’; sin embargo, la mayoría de los trabajadores cobachenses manifestaron que tenían confianza en que la actual titular del COBACH dé solución al problema que le heredaron sus antecesores.
Por otro lado, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, mencionó que en este gobierno nadie estará al margen de la ley ni por encima de ésta, que todos los servidores públicos se someterán al mandato del pueblo que exige orden y estado de derecho.