ALFIL NEGRO

472
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quién los consuele; y la violencia estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador”. (Eclesiastés 4:1)

Un Cambio de Vientos
Oscar D. Ballinas Lezama

La humanidad está viviendo al filo de la navaja, la contaminación de la Tierra ha provocado el cambio climático que nos está llevando al calentamiento global; si éste no se detiene, extinguirá cualquier vestigio de vida en el planeta azul, afirman los científicos del mundo.
Los últimos años han sido serios avisos del peligro que acecha a los habitantes del planeta, sin embargo, pocos son los que han tomando en serio las advertencias de la misma naturaleza que sigue enviando sus mensajes a través de terremotos, tsunamis, huracanes, inundaciones, sequías y otras formas que están causando verdaderas calamidades, incluyendo un sinnúmero de muertos.
México, ubicado dentro del cinturón de fuego en el Océano Pacífico, que es el hogar de la gran mayoría de los grandes volcanes, de los cuales su peligrosidad aumenta por las placas tectónicas que se reacomodan constantemente, siendo esto lo que provocó en el 2017 los grandes terremotos de ‘septiembre negro’, así como miles de sismos de menor intensidad en el 2018.
Las aguas de los mantos freáticos continúan siendo contaminadas por la irresponsabilidad humana; la nación mexicana se está quedando sin agua potable; todos sus ríos, pozos, esteros y lagunas han sido infectados con químicos tóxicos para los seres humanos (herbicidas y pesticidas), la basura y las aguas negras de las poblaciones, colonias, ejidos y rancherías que son canalizadas a las corrientes que finalmente llegan al mar.
Una diversidad de enfermedades que se han convertido en verdaderas pandemias, aunados a la falta de fuentes de trabajo y desvío de los programas sociales del Gobierno Federal en los trienios pasados, aumentó las estadísticas del hambre en toda la nación, principalmente en Guerrero, Oaxaca y Chiapas.
Al cerrarse las puertas para encontrar trabajo, el número de la delincuencia se disparó en más del 300 por ciento y se convirtió en caldo de cultivo de la violencia que ha generado asesinatos, asaltos, secuestros, robos, violaciones, drogadicción, y esto ha puesto contra la pared el núcleo familiar donde el mal entró como ‘Pedro por su casa’, ayudado por la ‘caja idiotizante’ y el internet en los celulares.
Por si fuera poco, quienes gobernaron desde Los Pinos acomodaron las leyes a modo para ser beneficiados (gobernantes y políticos), como sucedió con el asunto de las reformas Educativa, Hacendaria y la Energética, que pusieron de cabeza a los mexicanos al perjudicar a la mayoría de siempre que conforman más de 80 millones de pobres, y sólo enriqueció a una reducida minoría integrada por lo que se han convertido en amos y señores de este país.
El triunfo electoral del político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador ha dado una esperanza a los olvidados y marginados de siempre, sin embargo, la buena voluntad de los nuevos gobernantes no bastará para ‘sacar el buey de la barranca’, los que integran la llamada ‘mafia del poder’ van a seguir vendiendo muy cara su derrota y buscan ponerle el cascabel al tigre.
Apenas han pasado 29 días de las nuevas administraciones y han empezado a darse cuenta que no todo será miel sobre hojuelas; van a tener que picar mucha piedra, para lograr superar la Cuarta Transformación, de ahí que nadie duda que los pobres, que son mayoría en este país de las maravillas, van a tener que brindar todo el apoyo a quienes eligieron en las urnas, porque ya se vio que el horno no está para bollos.
Dependerá ahora de los oprimidos, de los invisibles que sufren marginación y olvido, de los que aún tienen fe en la justicia y en Dios, para que con su ayuda a los gobernantes actuales sea más fácil empujar la carreta y llevar a esta nación por un camino diferente en el que soplen nuevos y frescos vientos de progreso, concordia, honestidad y unidad.