ALFIL NEGRO

446
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Si muerde la serpiente antes de ser encantada, de nada sirve el encantador”. (Eclesiastés 10:11)

Qué Tanto es Tantito
Oscar D. Ballinas Lezama

Los vericuetos de la política mexicana son engañosos, más allá de la buena voluntad que puedan tener los gobernantes resulta complicado dar solución de la noche a la mañana a los diversos galimatías que durante décadas han provocado que la sociedad mexicana siga caminando como ‘el cangrejo’.
Mucha gente que le apostó todo al cambio de la ‘cuarta transformación’, empieza a desesperarse en los pocos días de gobierno del dueño del pandero nacional, quien pese a sus esfuerzos por enderezar el timón del barco mexicano, el lastre que le dejaron sus antecesores es mucho más de lo que pensó y eso alargará el tiempo para encontrar el faro de luz que lo guíe a salir de la tormenta que mantiene el mar picado.
Es preocupante para el pueblo de este país enterarse que no será fácil salir de buenas a primeras del entramado político-económico construido por la ‘bola de sinvergüenzas’ que prácticamente vendieron el país, sobre todo, la producción de energéticos que dejaron en manos de extranjeros y del grupo de millonarios convertidos en dueños de la nación azteca.
Saber que en este año del ‘cerdo de la tierra’, como lo llaman los chinos, los precios de las gasolinas, el gas y la energía eléctrica no van a bajar a las primeras de cambio, sino que llevarán un largo proceso de aproximadamente tres años, según lo afirma el presidente Andrés Manuel López Obrador, explicando que para lograrlo será necesario primero construir más refinerías y rehabilitar las que aún funcionan porque Dios es grande.
Debido a que los energéticos son el motor que mueve la economía de este país, los augurios no son muy buenos para los más de 80 millones de mexicanos, sobre todo la mayoría de los que conforman el enorme cinturón de pobreza, quienes deberán seguir apretándose el cinturón.
Para nadie es secreto que en los últimos cinco sexenios, los Presidentes en turno continuaron vendiendo a extranjeros las riquezas de esta nación, sobre todo el petróleo, gas y energía eléctrica, lo que terminaron privatizando al igual que otros servicios públicos, poniendo contra la pared a la ciudadanía.
Los contratos y convenios que los antecesores de López Obrador firmaron para ceder o hacer concesiones a los extranjeros y al grupo de multimillonarios de este país, no pueden ahora desconocerlos y echarlos a la basura, porque sería abrir más confrontaciones legales en las que la nueva administración federal llevaría todas las de perder.
El ‘Señor de Macuspana’ se lanzó al ruedo con capote y espada en la mano, sin embargo, ya vio que el toro le salió muy bravo y no va a ser fácil cortarle orejas y rabo, ganancia será lograr ‘una buena tarde’, aunque el torero tabasqueño no podrá librarse de dos o tres cornadas.
Por otro lado, los banqueros tampoco quieren dar su brazo a torcer y siguen abusando de sus cuentahabientes a los que les cobran hasta por la risa en cada movimiento bancario, con las tarjetas de nómina o de crédito que prácticamente son obligados a tener todos los ciudadanos, ya que solamente así la Secretaría de Hacienda pueda reconocerles el pago de algunos impuestos, como sucede con la compra de la gasolina, pago de servicios educativos en escuelas privadas, entre otros productos que adquiere la gente.
Muchas personas se inconforman con las empresas que tienen entre sus exigencias la facturación de sus ventas al día, porque pasadas algunas horas se niegan a expedir dicho documento fiscal, ni siquiera le dan 24 horas al cliente para exigir su factura correspondiente, lo que se considera injusto aún cuando así lo estableciera la ley fiscal.
Es el ciudadano quien sigue pagando los platos rotos, así lo vemos con las denuncias de quienes compran gasolina y alegan que las bombas de las gasolineras no dan los litros completos; sin embargo, se presume que la Profeco se niega a actuar de oficio, escudándose en que los clientes afectados deben presentar su queja por escrito.
Generalmente quien sufre este tipo de atracos nunca recibe justicia, ya que si tiene la fortuna de contar con un poco de tiempo para dar las mil y una vueltas burocráticas, presentar una decena de documentos, testigos, etcétera, cuando finalmente le reciben su denuncia en Profeco, extrañamente el propietario o encargado de la gasolinera denunciada ya se enteró de la demanda y en la bomba ‘ordeña gasolina’’ se da el ‘milagro’ de dar litros completos.
Ahora, como regalo de año nuevo, hay que esperar los recibos de luz eléctrica que corresponden a Diciembre; ahí será el llanto y crujir de dientes de los soconusquenses. Si no, al tiempo. Ni modos, a seguir flojitos y cooperando, total, qué tanto es tantito.