ALFIL NEGRO

238
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Un venado muy lampareado” (refrán popular)

Midiendo Fuerzas
Oscar D. Ballinas Lezama

“Sólo el pueblo defenderá al pueblo”, ha manifestado hasta el cansancio el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, no todos quieren entrarle a la guerra contra el cartel de los ‘huachicoleros” que es conformado por una enorme red de exgobernantes y funcionarios públicos corruptos, así como presuntos integrantes del crimen organizado.
No obstante, la enorme experiencia del político tabasqueño, considerado por el mismo subcomandante Marcos como un ‘venado muy lampareado difícil de cazar”, ahora al enfrentarse a la mafia del poder se ha dado cuenta que los bandidos de cuello blanco le están poniendo enormes piedras en el camino de su gobernanza y obstaculizar el crecimiento económico contemplado en el sexenio de la cuarta transformación.
López Obrador ha dejado en claro que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias para atajar el descarado y millonario robo a la nación a través de las gasolinas que se consideran como la ‘sangre’ que alimenta el corazón de la economía mexicana.
En esta lucha para medir fuerzas de poder, el Presidente hizo un movimiento dentro del ajedrez político, al ejercer un control con el Ejército sobre las instalaciones de Pemex, en donde se han iniciado investigaciones y procesos penales en contra de varios empleados y funcionarios menores, por el robo del combustible en el que nadie duda existen muchos cómplices de cuello blanco y alto rango.
Quizás, hasta ahora, el problema que también tendrá que solucionar el Ejecutivo Federal es lograr que se declare delito grave el robo de combustible y así no dejar que los acusados se burlen de la ley con fianzas ridículas que les permiten andar libres a pesar de su delito en contra de la nación mexicana.
Quizás el problema más álgido que enfrenta en estos días el Gobierno Federal, es el supuesto desabasto de combustible a las gasolineras, sin embargo, ya se anunció por el vocero de la Presidencia, que van a restablecer el suministro y prometen sacar el buey de la barranca, pidiendo a los consumidores de gasolina que no caigan en compras de pánico y ‘aguanten vara’ administrando el poco combustible que obtengan.
Pemex jura y perjura que hay suficiente gasolina, sin embargo, en algunas entidades del país, sobre todo en el centro y norte, argumentan que ya hay decenas de gasolineras que dicen no tener ni una gota del importante energético con el que se mueve toda la economía del país.
En esta guerra de huachicoleros contra el Presidente de la República, nadie quiere dar su brazo a torcer y el dueño de la ‘silla del águila’ ya les cantó claro a los que durante varios sexenios robaron millones y millones de Pesos en gasolina, ’ni un paso atrás, la corrupción se acaba porque se acaba’, les advirtió y se los está cumpliendo.
No hay que olvidar que el daño no únicamente es patrimonial, sino también se causa un grave daño al medio ambiente, amén de que esa red de maleantes integrada por ‘ratas huachicoleras’, en las que se presume están inmiscuidos varios Expresidentes de la República, que ahora saltan a la palestra y en forma cínica se atreven a decir que en sus administraciones combatieron el robo de la gasolina, algo que ni ellos se la creen.
El problema podría ampliarse en toda la República Mexicana, ya que al parecer los ladrones de gasolina operaban en casi todos los municipios de las entidades del territorio mexicano, incluyendo en Chiapas, donde se construyeron gasolineras casi en cada esquina; al parecer, los dueños de la mayoría de estas empresas son propiedad de exalcaldes y otros políticos, que podrían ser investigados para saber si tienen nexos con los huachicoleros.
Si usted recuerda unos años atrás, en las dos últimas administraciones municipales en la Perla del Soconusco, empezaron a construir gasolineras casi a cada quinientos metros y algunas a escasos treinta o cincuenta metros dentro del área urbana, frente a escuelas, tiendas departamentales, etcétera, en donde representan verdaderas bombas de tiempo; de poco sirvió el esfuerzo hecho para sacar los tanques almacenadores de gasolina de la antigua estación de Pemex, si ahora toda la ciudad está llena de gasolineras.
Para nadie es secreto que este tipo de negocios también contaminan el medio ambiente, causan estragos a las personas que utilizan como despachadores porque éstas inhalan constantemente el plomo que contiene la gasolina; y por otro lado, Dios no lo quiera, llega a explotar una de estas gasolineras, los expertos afirman que podría darse una explosión en cadena debido a la poca distancia que guardan cada una de las otras.
De continuar el desabasto de gasolina en México podría suscitarse un problema de graves consecuencias al no poder moverse los vehículos, amén de que colapsaría la economía nacional al no haber suficiente gasolina para mover el transporte; Enero será clave para saber cómo ‘va a mascar la iguana’ en este país.