Polígrafo Político

356
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Cien Días de Lamentaciones
Darinel Zacarías

“Tenemos poetas, colgados, canallas, Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma. Abuelos que siempre ganaban batallas, caminos que nunca llevaban a Roma… Tenemos más de cien mentiras, más de cien motivos para no cortarnos de un tajo las venas”
Joaquín Sabina

Nadar de muertito es la moda. Muchos ediles de Chiapas llegaron a donde están, por la conmoción y la culpa del bandwagon, el llamado efecto arrastre.
Esa ideología de Andrés Manuel López Obrador con el toque personalista de un pasado libertador y con su política cauta, enamoró al electorado y, de ese arrastre salieron beneficiados muchos Ediles.
Echar las campanas al aire por estos primeros cien días de gobierno, es un acicate para robar reflectores. Por ejemplo en la frontera sur, muchas alcaldías solamente han vivido de lamentaciones.
Culpar al pasado, es la excusa perfecta. Buscar evasivas y engañar a sus coterráneos, es la liturgia. Y de esa Austeridad Republicana que predica el Gobierno Federal, es letra muerta.
Ejemplos de incongruencias políticas y de Gobierno en las alcaldías de Chiapas, hay diversas. En Tapachula, el Gobierno de Gurría, el nepotismo y los negocios redondos, siguen siendo un proceso de corrupción y, donde las posturas obradoristas juegan el papel de minutas ilusorias.
En Huixtla, se ha topado José Luis Laparra con promover procedimientos amañados. Expedientes legaloides que han empezado a cobrar vida y que ponen al desnudo la serie de irregularidades que en algún momento deberán cobrar factura política y de justicia elemental.
En Frontera Hidalgo, el alcalde Éver Herrera Ibarra, ni huele ni hiede. Ese sí, es un monumento a la sandez. Vive enguatalado. Aislado y su Gobierno es imprevisor, ya lo motejan como el ‘Alcalde chambón’.
Unión Juárez ni se diga. Conmiseración vendida y ternurita comprada. Un pueblo que está sumido en la marginación total. Los servicios públicos no existen. Un pueblo sin luz, sin agua, sin recolección de basura.
Doni Alan Verdugo mantiene una política de ingobernabilidad. El abandono y el retroceso son los mejores conceptos que tildan a la Suiza Chiapaneca. Tan así, que no se atrevió a dar un informe de sus primeras actividades.
En Suchiate, se agrava y es un polvorín político. Los sectores sociales se han agrupado y han calentado la plaza de Eloína Hernández. Qué a decir verdad, el papel de bravucona, guerrera y franca, será siempre el sello distintivo de la Loba. Lo demás es estereotipo de cliché. El que entendió, entendió.
En nada ayudan a la novel política obradorista. Al contrario han generado decepción y encono entre sus ciudadanos. Muchos decepcionados, arrepentidos de haber generado el voto de confianza.
La desestimación al oficio de los medios, el socavar ideas de mejora para sus pueblos, la confusión entre la austeridad y la tacañería. La promoción de gobiernos improvisados, los encasillan en gobernantes “patitos”.
Ellos, salen a vender la idea que una presidencia imperial erosiona las crecientes ventajas sobre todas las instituciones y afianza todos los controles y equilibrios de poder.
¿Usted, les cree? Yo, no.
Mientras, les preguntamos a las mesas de seguridad en Soconusco ¿Qué Ediles llegan? La respuesta, los va desmoralizar.
¿Quién dijo que tengo sed?