EL QUINTO PODER DE MEXICO

308

Por Ernesto L. Quinteros
Joyas Arquitectónicas en el Abandono

Diferentes joyas arquitectónicas y monumentos culturales que dan identidad a la ciudad de Tapachula, se encuentran en el abandono, no tienen utilidad.
Lo más triste de toda esta situación es que en la actualidad no existe ningún proyecto presentado por el Gobierno Municipal, para tratar de dar funcionalidad a estos inmuebles, que también pueden ser explotados como atractivos turísticos para visitantes nacionales y extranjeros.
Al parecer el edil Oscar Gurríua y su numeroso equipo de asesores y colaboradores se la siguen llevando muy relajados, o como dicen en el barrio… “nadando de muertito”. Como que si nuestra ciudad se encontrara en las mejores condiciones económicas y sociales.
Es tanta la pasividad, falta de interés y nulo compromiso social, que ya se comenta que muchos secretarios, directores y jefes de departamento, que a las 8:00 de la noche, la gran mayoría ya están tomando café y viendo televisión en sus respectivas casas.
Lo publicado por este rotativo desnuda la realidad, pues por increíble que parezca, el Antiguo Palacio Municipal, ubicado en pleno centro de la ciudad, sigue cerrado, y seguramente así continuará debido a la ineptitud y falta de conocimiento de quienes hoy tiene la responsabilidad de atender este asunto.
De nada sirvió la millonaria inversión que logró bajar de la federación, el ex senador Zoe Robledo en conjunto con el gobierno estatal anterior.
Lo curioso es que mientras los funcionarios municipales reparten culpas y externan lamentos de que no hay dinero, y que el estado los tiene marginados, etcétera, la verdad es que lo único que se necesita para poner a funcionar este inmueble es primero, un poquito de voluntad, y segundo, un poquito de neuronas de los funcionarios haraganes para que piensen con una pisca de creatividad.
Mientras tanto la omisión, la negligencia y la falta de proyectos por parte del “desgobierno” municipal de Oscar Gurría, ha provocado que no se haga trámite alguno, para poder darle utilidad a este inmueble.
Hoy gracias a la investigación de este rotativo se sabe que la obra de remodelación del Antiguo Palacio Municipal tiene vicios ocultos, que hay fallas y desperfectos, pero como nadie mueve un dedo para presionar a la empresa constructora responsable del trabajo, todo sigue detenido. Porque si bien los recursos que se aplicaron son de carácter federal, el edificio es un patrimonio de los tapachultecos y como autoridad local, Gurría y compañía están obligados a realizar los trámites necesarios y exigir la reparación de los desperfectos.
Además de que se sabe de muy buena fuente también, que no le han pagado a la empresa constructora que realizó los trabajos de remodelación.
Mientras son peras o manzanas, como Ayuntamiento ya se hubieran puesto a trabajar en un proyecto sustentable, que permita explotar este inmueble como un importante atractivo turístico.
Es triste ver como muchos de estos espacios que forman parte de la historia y la cultura de nuestra ciudad siguen abandonados.
Otro ejemplo de esta misma situación, es la antigua estación del ferrocarril, en donde una organización civil tomó la iniciativa de preservar este sitio, acudiendo con recursos propios a pintar, barrer y recolectar desechos, ya que se ha convertido en nido de malandros y delincuentes.
Pero lejos de encontrar apoyo en las autoridades municipales, les cerraron la puerta, y solo se limitaron en decir que estas instalaciones eran federales. Como que si eso representara un gran obstáculo imposible de superar.
La realidad es que los funcionarios del Ayuntamiento de Tapachula, simplemente no tienen ganas de trabajar.
Lo mismo pasa con el Museo Regional, ubicado a un costado del Antiguo Palacio Municipal. Y así le podríamos seguir dando otros ejemplos de la omisión, negligencia y falta de compromiso de las autoridades locales.
Y mientras esto sucede, en las diferentes áreas del Ayuntamiento existe una lucha intestinal entre empleados, directores y secretarios.
Un ejemplo de ello es el DIF, área encargada de atender y apoyar a los grupos más vulnerables de nuestro municipio, que actualmente está convulsionado.
El pleito entre la parte patronal y los trabajadores sindicalizados, tiene sin atención a cientos de familias de muy escasos recursos. Además de que albergues, asilos, así como los diferentes programas que maneja la dependencia se encuentran en el olvido.
Empleados de este organismo han denunciado que existe un presunto robo de recursos económicos, además de que acusan a la Presidenta del DIF, Laura García Arjona de nepotismo y abuso de autoridad.
En pocas palabras el DIF, que en años anteriores era considerada “la cara amable del gobierno municipal” hoy se ha convertido en un polvorín político a punto de estallar.
Pero como se lo hemos publicado en este espacio informativo, desde que inició la actual administración municipal que preside Oscar Gurría, si no informan a detalle cómo les entregaron administrativamente el Gobierno Municipal los funcionarios anteriores, todas las culpas recaerán en él y su desgreñado equipo.
Pregunta ingenua. ¿Será que Gurría pactó con Neftalí Del Toro y hoy le da protección, por eso no quiere informar cómo recibió?
Por hoy ahí la dejamos, nos leemos mañana. ¡Animooo!
Comentarios y denuncias: [email protected]
Visita: www.elorbe.com.mx