ALFIL NEGRO

223
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará (Mateo 24:12)

El Lado Oscuro
Oscar D. Ballinas Lezama

Infinidad de padres de familia en el mundo empiezan a ver con gran preocupación que la tecnología digital está haciendo mucho daño a los niños, aunque reconocen que, si los menores están bajo el control de sus mentores, el buen uso del internet puede también darles las oportunidades para mejorar sus condiciones de vida.
El acceso libre que actualmente tienen los niños y los jóvenes al internet, está creando una educación que ha abierto un enorme boquete en los valores morales, al abrir nuevas brechas que impiden a los menores ser parte de una sociedad cimentada en la cultura de la honradez, la verdad y en el amor a sus semejantes.
Los expertos en la tecnología digital coinciden en que los menores que se ponen en línea al entrar al internet, corren muchos riesgos de ser explotados, abusados sexualmente, secuestrados y hasta asesinados para vender sus órganos, de ahí la importancia de que los padres de familia, maestros y autoridades conformen un bloque de defensa para los niños y jóvenes.
Realmente, dicen los conocedores del tema, el internet que al principio se consideró como una bendición para la humanidad, sobre todo por el aspecto de facilitar la comunicación, ahora el mal uso que se le está dando sin ningún control de las autoridades, padres de familias y maestros de escuelas, lo está convirtiendo en una amenaza que carcome como un cáncer el tejido social.
Para nadie es secreto que millones de niños están usando el videojuego, lo que han convertido en una especie de droga que les ha enviciado la mente y el corazón; el mal habito del uso excesivo y descontrolado del internet (que también sufren los adultos), se ha apoderado prácticamente de quienes tienen acceso a ese medio de comunicación, siendo las víctimas más vulnerables los menores de edad, porque su mente está en proceso de crecimiento y absorbe como una esponja el lado oscuro de la tecnología digital.
Hay noticias sobre niños o jovencitos que asesinan o se suicidan, influenciados por los programas negros o el acoso cibernético, así como las cosas terribles que suben al sitio web, esto debido a que no hay un control sobre lo que ven o escuchan en esos espacios.
En esta era digital la sociedad mundial está siendo testigo de la creación de una nueva generación, un mundo muy diferente que, al no tener un control sobre la tecnología digital, está formando una especie de zombis que ya no piensan, solo actúan conforme a lo que aprenden en el internet, que desgraciadamente en su mayoría son cosas negativas, oscuras y perversas.
Ojalá que los ‘últimos mohicanos de esta sociedad’, los sobrevivientes de una generación que no conoció ni utilizó en su niñez y juventud la tecnología digital, luchen por rescatar a quienes vienen atrás y heredarán un mundo oscuro, en caso de que no se haga un esfuerzo para controlar esa amenaza que ha entrado a todos los rincones de la humanidad, el internet.
Es claro que esta tecnología bien utilizada es de gran beneficio, sin embargo, la verdad amarga nos muestra una cruel realidad en el mal uso de ese medio de comunicación; que ha influenciado a millones de niños y jovencitos a apartarse del buen camino, amén de convertirse en víctimas de pederastas, secuestradores, violadores, asesinos y toda clase de gente perversa que se aprovecha de la ignorancia o inocencia de los menores.
No se puede soslayar que esta tecnología forma parte ya del desquebrajamiento estructural de muchas sociedades en el mundo; hasta ahora, la mayoría de los padres de familia, maestros y autoridades políticas han echado en saco roto éste problema, generado por una mala educación tomada del lado oscuro del internet, y en el pecado están llevando la penitencia, porque la maldad que ha aumentado en el mundo ha incubado muchos de sus demonios en la tecnología digital.
En otras cosas, ayer inició la feria de Tapachula, inaugurada por el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, quien por cierto, recientemente informó al magisterio que en pocos meses van a pagarles sus adeudos.