ALFIL NEGRO

491
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Lucha sin Cuartel
Oscar D. Ballinas Lezama

La inseguridad en México se ha convertido en un ‘trabuco’ para los gobernantes y sus administraciones; para nadie es secreto que la delincuencia ‘no tiene llenadera’ y desde hace varias décadas ha sido el ‘talón de Aquiles’ para los tres órdenes de Gobierno.
Si bien en la frontera sur de este país los Gobernadores, como en el caso de Chiapas, han logrado en este sexenio de la cuarta transformación dar un pequeño respiro a la población, que con la puerta abierta en la frontera está sufriendo las de Caín; no obstante que el Ejecutivo chiapaneco y su equipo de trabajo están echando toda la carne al asador para frenar este flagelo.
Es claro que la delincuencia no se duerme en sus laureles, cada día encuentra nuevas formas de evadir la espada de la justicia y en estos cuatro meses de Gobierno, se ha generado una lucha sin cuartel entre las huestes del bien y las del mal; la población con su ayuda podría nivelar la balanza de la justicia.
De entrada, el presidente del Centro Empresarial de la Ciudad de México, Jesús Padilla Zenteno, señaló que en el cumplimiento de la ley y la capacitación en el nuevo sistema de justicia penal Adversarial deben ser importantes en la reducción de los delitos, porque la seguridad, es un bien que todo Gobierno debe procurar como tarea irrenunciable.
Mencionó que la ley debe aplicarse de manera absoluta y debe seguirse capacitando a la policía y los Agentes del Ministerio Público, pagarles salarios dignos para alejarlos de la tentación de la corrupción.
Reconoció que la inseguridad es una de las preocupaciones más graves para la ciudadanía; la violencia y el crimen han llegado a niveles inaceptables, es necesario y urgente atacar y detener esta problemática, afirmó el líder cameral en la Ciudad de México.
Explicó que la Coparmex ha hecho un llamado a las autoridades para que impulsen planes de seguridad, líneas de acción, enfoques sistemáticos que incluyan a policías, Jueces y Fiscales, con metas de corto, mediano y largo plazo; acciones contundentes enfocadas a reducir efectivamente las tasas de robo y la inseguridad que hoy nos afecta, apuntó el empresario.
Padilla Zenteno argumentó que urge frenar la incidencia de los delitos, porque se afecta el crecimiento y las inversiones, y porque afecta, sobre todo, la tranquilidad de los hogares y las familias, lo que no sólo está en los datos, sino en la percepción ciudadana.
“La aplicación irrestricta de la ley será un inhibidor para aquellos que están acostumbrados a vivir en la impunidad; el nuevo proceso penal debe evitar la puerta giratoria que se viene dando desde junio del 2016, cuando este sistema se puso en marcha y dejó atrás el rigor en el levantamiento de pruebas en contra de los acusados”, mencionó el denunciante.
Dijo que en el mismo caso están los Agentes del Ministerio Público, para evitar que los juzgadores del Poder Judicial antepongan como excusa para sus sentencias que se realizó un mal proceso de recopilación de pruebas, y pongan al acusado solamente sujeto a proceso o argumenten cualquier otra acción que ponga al delincuente en la calle, sin pagar sus crímenes.
Añadió que es tiempo en que las autoridades comiencen a dar los frutos que la ciudadanía desea y, si existen elementos de prueba en contra de los encargados de la administración anterior, que ya se tomen medidas congruentes y se abran las carpetas de investigación necesarias, contra quien haya permitido que la delincuencia creciera.
Un tema que está sobre la mesa y que es muy difícil de solucionar en tan solo cuatro meses de gobierno, sin embargo, hay lugares como Chiapas donde el Ejecutivo Estatal y las autoridades correspondientes, no quitan el dedo del renglón y se preparan para dar ‘la madre de todas las batallas al hampa, empezando por aquellos que invaden propiedades ajenas, toman edificios y bloquean calles, causando el caos vial y social.
Roma no se hizo en un día, los que gobernaron desde varios sexenios atrás sostuvieron una guerra estéril contra el dragón de mil cabezas convertido en delincuencia organizada, ahora le toca a los nuevos gobernantes intentar destruir esa amenaza social, una misión muy difícil pero no imposible y eso, parecen estar concentrados; habrá que esperar un tiempo prudente para ver mejores resultados, la lucha se está haciendo y eso no puede soslayarse.