ALFIL NEGRO

596
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Salieron de Guatemala y entraron a Guatepeor”. (Dicho popular)

Pueblos que Caminan
Oscar D. Ballinas Lezama

“El tema de los derechos humanos de los migrantes debe volver a ser tema prioritario para nuestro país; los hermanos migrantes que están en nuestro territorio esperan y merecen una política acorde a las necesidades de nuestro tiempo; que sea garante del respeto a los derechos humanos”, dijo en sus inicios como subsecretario de Gobernación, el chiapaneco Zoé Robledo Aburto.
Sin embargo, ahora cuando el problema de la migración está en su punto más álgido en la frontera del sur de México, parece ser que esa buena voluntad del ahora funcionario federal, necesita ser fortalecida con los hechos y aplicada en la frontera del sur, en donde no todos los ‘pueblos que caminan’ se ha encontrado con el respeto a sus derechos humanos.
“La migración habrá de ser una de las preocupaciones políticas más importantes del siglo XXI”, dijo en el año 2000, Brunson Mckinley, el exdirector de la Organización Internacional para las Migraciones; siendo esto lo que actualmente está sucediendo en los países de tránsito y recepción migratoria, sobre todo en el caso de México, que inició siendo solidario con los centroamericanos y a cambio, violentaron la frontera mexicana y se burlaron de todas las leyes migratorias, sin embargo, lograron transitar por el territorio azteca y llegar al norte del país.
Los que no han recibido esa misma solidaridad y ‘actitud humanitaria’ del pueblo y de las autoridades migratorias, son los migrantes caribeños que también son producto de una mala política en sus países, las dictaduras y expatriación, quienes ahora también tratan de desplazarse en busca de una vida más digna, un camino hacia el empleo, la educación y la libertad; por razones que se ignoran, el INM ha iniciado una persecución en contra de los cubanos a los que detiene para deportarlos o mantenerlos privados de su libertad durante semanas o meses en la Estación del ‘Siglo XXI’, en donde viven un verdadero infierno.
Apenas ayer, en las instalaciones de la Estación Migratoria, una joven señora de origen cubano relataba envuelta en un mar de llanto, por su desesperación ante la privación de su libertad (ni en Cuba sufrió eso, dijo) así como el dolor que le causa una protuberancia en el seno, sin que le permitan ser trasladada a un hospital, amén de que sufre ataques de asma y epilepsia, sin embargo; de nada le han servido sus gritos de dolor y súplicas de clemencia, como tampoco un certificado médico que trae cargando desde su país para encontrar en sus captores un poco de clemencia y humanitarismo, afirma su esposo.
Por otro lado, el obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, expresó su preocupación ante estos actos de insensibilidad humana, por lo que elevó una petición parecida a una plegaria, hecha a las autoridades federales y a los hombres y mujeres de buena voluntad en la sociedad civil para que cesen las actitudes de rechazo, indiferencia, xenofobia, discriminación y racismo de los mexicanos, principalmente de los que viven en esta frontera.
“Hoy reiteramos a nuestra nación que seguiremos haciendo todo aquello que esté en nuestras posibilidades para ser una iglesia Samaritana, que hagamos menos pesado el camino a nuestros hermanos migrantes; ya hemos solicitado la acción de ‘Caritas Nacional’ para que articule la ayuda que hay en nuestro país, así como estamos motivando a las diferentes diócesis de nuestra patria, para que fomenten entre nuestros feligreses un esfuerzo adicional de generosidad a favor de nuestros hermanos”, dijo el prelado católico.
Luego añadió: “nos preocupa la situación de la frontera sur, específicamente lo que vive la ciudad de Tapachula, en Chiapas, por el inmenso número de migrantes continentales y extra continentales se ha rebasado la ayuda de la iglesia y la acción del Gobierno; las instalaciones de la estación migratoria ‘Siglo XXI’ están saturadas, lo cual no permite una atención humanitaria”.
En otras cosas, habitantes del fraccionamiento Laureles en Tapachula, siguen quejándose por la falta de agua rodada que debe enviarles Coapatap, afirman que el servicio es pésimo.
Otros denunciantes lo hacen en contra de la mala atención que reciben en los hospitales del IMSS, ISSSTE e ISSTECH, en donde no solamente hay desabasto de medicamentos, sino la irresponsabilidad de algunos médicos que a cada rato cancelan cirugías, argumentando no tener los implementos para realizarlas. ¿Será?