ALFIL NEGRO

351
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Cortando las Alas
Oscar D. Ballinas Lezama

Al quedar lista la Guardia Nacional, el Presidente de la República le dio luz verde desde ayer para iniciar sus actividades en forma oficial; ahora, habrá que ver si como roncan duermen, ante la avalancha delincuencial que sufre el país.
Para nadie es secreto que el talón de Aquiles de los tres órdenes de Gobierno en México han sido la inseguridad y la ola de violencia que se genera en una sociedad golpeada por los grupos delincuenciales, que han establecido sus cotos de poder a lo largo y ancho de la nación.
Nuevos vientos deben soplar en todo el país, considerando que esta policía de élite no fue creada únicamente para contener el flujo migratorio, como hasta hace unos días creía mucha gente, sino también tiene como objetivo prevenir los delitos, preservar la seguridad pública y combatir la delincuencia en todas sus manifestaciones.
Si bien el ‘Señor de la silla del ‘águila’, jura y perjura que jamás reprimirá al pueblo de México, porque no es su ideal atajar la violencia con violencia, es entendible que la Guardia Nacional no van actuar como hermanitas de la caridad, sino que buscarán ejercer la aplicación de la justicia, si es necesario lo harán fuego contra fuego porque la delincuencia no está jugando y andan armados hasta los dientes.
Esta nueva policía con más de 70 mil elementos efectivos, estará en el ojo del huracán al trabajar bajo la lupa de una sociedad, que, si bien no era arisca, los engaños y abusos pasados lo han hecho muy desconfiada, de ahí, que el presidente López Obrador será quien presida el gabinete de seguridad y tendrá que estar con un ojo al gato y otro al garabato.
Toda la sociedad mexicana está ansiosa de ver en acción a la Guardia, esperan resultados que demuestren que valió la pena esperar casi un año para que empiecen a bajar los altos índices delincuenciales; todo mundo está harto ante la impunidad con que actúan los delincuentes, asaltando, violando, vendiendo drogas, asesinando, contrabandeando, fomentando la trata de blancas y el tráfico de personas, entre otros delitos que ahora forman el pan de cada día en esta nación.
En otras cosas, padres de familia de la Escuela Preparatoria Número Uno, en Tapachula, piden a la Secretaría de Educación y al mismo Presidente de la República, intervengan para que se realice una investigación a fondo y detecten los motivos que la maestra Edna Chávez, quien enseña la materia de Matemáticas en ese centro escolar, al parecer gusta de reprobar a un buen número de sus alumnos en cada semestre, provocando que éstos pierdan el año escolar por esa sola materia.
Los quejosos afirman que la Ingeniero en Sistemas Computacionales, presuntamente gusta de ‘cortarle las alas’ a los jóvenes estudiantes y se comporta en forma implacable con ellos, incluso, dicen los denunciantes, cuando reprueba a sus alumnos supuestamente se burla de ellos, como ocurrió la semana pasada después de aplicarle el examen a una docena de jovencitos a los que reprobó y uno de estos estudiantes de origen muy humilde se le hincó pidiéndole clemencia y le diera una oportunidad para no perder el año escolar; presuntamente la respuesta fue grosera al concretarse a reírse del joven que lloraba pidiéndole una oportunidad más.
Los padres de familia de los estudiantes afectados por esta ‘maestra’, piden a la SEP que le hagan una valoración a la implacable mentora para ver si está apta para enseñar dicha materia, pues cada semestre le da de baja a media docena de jóvenes, y aseguran que hace unos años reprobó a 50 de sus alumnos en un solo salón de clases, considerando los quejosos, que al parecer la ‘maestra Edna’ no sabe enseñar, sin embargo, el director Mario Toledo Sánchez, no hace nada porque supuestamente le teme a la mamá de Sánchez Mitzui, quien aseguran es integrante del sindicato de maestros de esa escuela preparatoria. ¿Será?
Si eso es cierto, qué caso tiene que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Rutilio Escandón Cadenas estén luchando por evitar la deserción estudiantil, si este tipo de maestros se encargan de reprobar a decenas de estudiantes cada semestre, convirtiéndolos en ninis.