Polígrafo Político

100
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Soberbio y Lerdo
Darinel Zacarías

“Hace un calor del carajo, se pudre el hielo en mi copa, llueven hostias a destajo y promueven pan para hoy y hambruna para mañana”
Joaquín Sabina

Cumplir caprichos y berrinches en política, llevará siempre al infortunio. En estos tiempos en los que se promociona una política de transparencia y de no cabida a la corrupción, es para muchos una simple utopía.
El Edil de Unión Juárez. Un municipio enclavado en las faldas del majestuoso volcán Tacaná, sufre con las ineptitudes de una autoridad municipal hueca y parca.
En menos de un mes, se disparó un brote de enfermedades ocasionadas por el mosco transmisor de Dengue, Zika y Chikungunya. Menores de edad y personas de la tercera edad, el blanco.
No hay un esquema de prevención. No existente un eje rector en materia de salud. Ni trabajos de nebulización y descacharrización. Doni Alan Verdugo Aguilar mantiene en la marginación y el abandono este turístico municipio.
De servicios públicos ni hablar. Servicio de recolección de basura carente, programas de iluminación en letra muerta. Limpieza de espacios públicos son un completo achigual.
En infraestructura tenemos una entrada principal para llorar. Hoyancos y baches acicalan la solemne puerta a la Suiza Chiapaneca.
Una Policía Municipal corrupta y encabezada por los mandos. Extorsionadores y aliados de los grupos delictivos que instigan a la ciudadanía.
Ellos, los mandos como “Caluca” peinan a los aserradores, a los burreros que usan la “Línea” para el trasiego de la ilegalidad.
Una policía que hace dos días fue disgregada. Una cerda de policías fueron dados de baja, bajo el pretexto de no haber aprobado el examen de control de confianza. La Instrucción de Doni Alan fue una liquidación y otorgar las gracias.
Sin embargo, los allegados, sus familiares permanecen en las filas de raquítico cuerpo policial, son quienes manejan los negocios turbios.
Sabedores de que Unión Juárez también es puerta de entrada entre México y Guatemala.
Pero para variar y abonar a las sandeces del Edil, este fin de semana instruyó vía oficio al Centro de Salud, que quedan suspendido el apoyo de combustible para hacer traslados médicos a la ciudadanía.
El argumento es que no es su obligación y que si una familia desea el servicio, haga favor de llevar su garrafa con 30 litros de combustible y suministrarla al vehículo oficial.
Eso, según él, abonará a una austeridad republicana y así quitarle ya privilegios al pueblo.
Hoy, la alcaldía de Unión Juárez vive uno de sus peores males. No hay margen para otorgar una sola soflama a este Presidente Municipal. Su cerrazón y soberbia la esconde detrás de una devoción.
Él, actúa con doble moral. Una Presidencia donde quien instruye, manda, grita, pone, quita, paga y es la voz sonante es la famosa “Contadora”, su amiga fiel.
Que no venga a darse baños de pureza. Doni Alan es el monumento perfecto a la gansada.
Morena en Unión Juárez, está soterrado. Y todo gracias al Edil ternurita.
Al tiempo.
¿Quién dijo que tengo sed?