ALFIL NEGRO

274
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Exigen Reubicación del INM

La desatención que se le está dando al problema del flujo migratorio en la Frontera Sur de México, se está convirtiendo en la gota de agua que pudiera rebalsar el vaso; la inseguridad, falta de empleos y la poca atención a la problemática social, que durante décadas ha prevalecido en esta zona, tiene a sus pobladores ‘como agua para chocolate’.
Así lo manifestó Fidel González Espinosa, ex vicepresidente estatal de Canacintra, quien comulga con la idea de EL ORBE, sobre que las oficinas centrales del Instituto Nacional de Migración deben ser reubicadas en los municipios fronterizos de Suchiate o Tuxtla Chico (Talismán), en donde actualmente se encuentra la ‘casa roja’, de esa manera tendrían más control administrativo en el servicio migratorio, añadió el empresario tapachulteco.
“Todos sabemos que a principios de este año, cuando inició el éxodo de migrantes centroamericanos, la Secretaría de Gobernación tenía proyectado llevar las oficinas centrales del INM a la zona del Istmo de Tehuantepec en el estado de Oaxaca, creando allá el muro humano que la Guardia Nacional ha establecido ahora en Tapachula, para tener un control sobre el flujo migratorio de indocumentados”, mencionó el entrevistado, quien también fungiera varios años como presidente de Canacintra en la Perla del Soconusco.
Afortunadamente, hasta ahora, ese proyecto parece que no ha cuajado, al igual que la construcción de un enorme y moderno albergue para los migrantes en Tapachula, en donde más de 20 mil extranjeros indocumentados deambulan como fantasmas por calles y avenidas, sobre todo en el centro de la ciudad en donde su presencia ha causado miedo a la población, ahorcando a los propietarios de negocios en esa zona que en otras épocas llegó a tener una afluencia diaria de casi cien mil personas, mientras que ahora se consideran que no rebasan las 30 mil, afirmó el empresario entrevistado.
“Quienes tienen negocios en el corazón de Tapachula, con el problema de los migrantes no sacan ni el costo de operación, sin embargo, ignoro los motivos de la indolencia y conformismo de la mayoría de nuestros compañeros, están viendo la tormenta y no se hincan, el silencio ha sido su refugio y en el pecado han llevado la penitencia”, argumentó González Espinosa.
Agregó que a los habitantes de Tapachula no les queda más que seguir picando piedra, rezando para que el nuevo gobierno de la cuarta transformación, voltee el rostro hacia esta frontera del sur de México y se le deje de considerar el patio trasero de este país; es hora de que al Soconusco y sus habitantes se nos empiece a hacer justicia, sobre todo porque en esta zona se genera gran parte de la agricultura, ganadería, pesca y turismo de la nación azteca.
“El proyecto fallido de la zona económica especial, fue otro duro golpe a las esperanzas de quienes vivimos en estas tierras del sureste mexicano, lo vimos como una opción para generar desarrollo social; le naturaleza también ha contribuido a quitarnos opciones de progreso, el huracán Stan y la mayoría de los ex gobernantes que desfilaron en Los Pinos y en la casa de gobierno en la capital chiapaneca, acabaron dándonos la puntilla con su soberbia y sus actos de corrupción.
Es necesario que la sociedad soconusquense se sensibilice, y unidos pidamos a la federación que se nos ayude respetando la voluntad popular de las mayorías; sabemos que el nuevo gobierno está combatiendo los actos de corrupción en todos los niveles gubernamentales, lo que en otros sexenios había sido la norma de distinción en la vida pública, hoy se está extinguiendo poco a poco, al menos eso se nos ha dicho y es lo que todos deseamos, sin embargo, los municipios fronterizos en la costa chiapaneca, seguimos formados en la fila y esperando turno de ser atendidos como merecemos”, expresó Fidel González.
Habló sobre lo que podría ser otro error del Gobierno Federal, refiriéndose a las oficinas de la COMAR que se ha rumorado podría ubicarse en las instalaciones de lo que fuera Pemex, empresa que era una bomba de tiempo y que gracias a la lucha que dio EL ORBE, algunos legisladores chiapanecos y uno que otro ciudadanos bien nacido en estas tierras, se logró que fuera reubicado en Puerto Chiapas, en donde reciben la gasolinas que llegan vía Puerto Chiapas.
“Lo mismo podría suceder con el Instituto Nacional de Migración, al ser reubicado en Suchiate o Talismán, tendrían a la mano la solución al problema migratorio y se evitaría que éstos se adentraran muchos kilómetros en territorio mexicano, para llegar a Tapachula con el pretexto de solucionar el problema de su documentación, generando así el caos”, concluyó diciendo el ex dirigente de Canacintra en Tapachula.