OPINIÓN PÚBLICA

112
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

¡A Dos Años del Terremoto!
Gonzalo Egremy

*El 7 de Septiembre del 2017, el fenómeno telúrico con epicentro en la costa de Pijijiapan, devastó escuelas, clínicas y viviendas en Chiapas y Oaxaca.
*Hubo miles de millones de Pesos del FODEN para la reconstrucción, y autoridades actuales reconocen que aquí apenas se avanzó en un 30 por ciento.

El movimiento telúrico registrado a las 23:49:18 horas del jueves 7 de Septiembre del 2017, fue calificado como terremoto por su magnitud de 8.2 grados en la escala de Richter.
La duración del fuerte sismo lo registraron los Sistemas Sismológicos nacional e internacionales en ¡un minuto y veinte segundos!.
Las autoridades de Oaxaca contabilizaban 71 personas que lamentablemente perdieron la vida.
Aquí en Chiapas fallecieron 15 personas en diversos municipios y en Tabasco, cuatro, a consecuencias del terremoto, de acuerdo a los primeros reportes de las autoridades de Protección Civil de esas entidades.
Las cifras de decesos, así como de lesionados, damnificados y daños materiales (carreteras, escuelas, clínicas, iglesias, viviendas, puentes y demás infraestructura), aumentaron conforme las autoridades siguieron revisando cada comunidad.
Vendrían casi mil sismos más calificados de réplicas, aunque de menor magnitud y duración, que siguieron al terremoto de la noche misma del jueves 7 de Septiembre de ese año.
Las autoridades de Protección Civil de Chiapas y Oaxaca no tuvieron, hasta cinco días después, el reporte exacto de los daños a la infraestructura pública y privada.
La Secretaría de Educación ordenó entonces la suspensión de clases, a partir del viernes 8 de Septiembre en estos dos Estados, y en escuelas de todos los niveles.
Otro sismo registrado aquí en Chiapas, que también dejó una estela de destrucción, se registró la mañana (06:23:15 horas) del 7 de Julio del 2014, y que tuvo una magnitud de 6.9 grados en la escala de Richter.
Pero afectó a más de 13 mil viviendas y lamentablemente en aquella ocasión, fallecieron tres personas.
El Gobierno del entonces presidente, Enrique Peña Nieto, según comunicado oficial, después de la declaratoria de desastre emitida por la Secretaría de Gobernación a petición de los Gobiernos de Chiapas y Oaxaca, dispuso miles de millones de Pesos para la reconstrucción.
Pero a dos años de ese evento destructivo, y del compromiso gubernamental de reparar escuelas, clínicas, viviendas, carreteras, puentes y demás infraestructura dañada, en Chiapas y Oaxaca, no se avanzó.
El mismo titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Guillermo Meyer Falcón, en gira de trabajo por el municipio de Villaflores, hace unos días, junto con el gobernador, Rutilio Escandón Cadenas, reconoció el poco avance en la reconstrucción.
“Pese a que los resultados no son los que quisieran, en estos nueve meses del nuevo régimen hay un avance general de reconstrucción del 30 por ciento en Chiapas, donde fueron afectados casi 50 mil espacios, entre viviendas, centros culturales, educativos y de salud”.
Para ello, agregó, este año se está invirtiendo un recurso de 3 mil 500 millones de pesos, para reparar el daño que provocó el fenómeno natural (aquel jueves 07 de Septiembre de 2017, subrayado de quien esto teclea).
“Estamos trabajando para concluir con el proceso de reconstrucción de forma diferente, pues hay un seguimiento puntual con cada una de las familias para hacer un proyecto integral; somos parte de un gobierno que viene a dar la cara y presentar resultados”, señaló al manifestar el firme compromiso de redoblar esfuerzos y recursos para recuperar el tiempo perdido.
Y en verdad que sí es necesaria la reconstrucción de muchas escuelas en los dos Estados porque aún están destruidas, por lo que vale preguntar, ¿y los miles de millones de Pesos destinados a través del FONDEN para la reconstrucción en dónde quedaron?
El temor de todo ser humano por los fenómenos naturales como ciclones, huracanes, tormentas eléctricas, erupción de volcanes, desbordamientos de ríos, eclipses y terremotos, y las consecuencias de todo ello, así como ignorar sus causas, siempre ha estado presente porque lo traemos en los genes, ¿no cree usted?//Salud