ALFIL NEGRO

233
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Y entregó a cautiverio su poderío, y su gloria en mano del enemigo. Entregó también a su pueblo a la espada” (Salmos 78:61-62)

Aumenta la Violencia
Oscar D. Ballinas Lezama

Expertos en seguridad afirman que no hay estrategias ni la inteligencia necesaria en México para combatir la delincuencia organizada que está llevando a la sociedad a vivir bajo el manto del miedo y la impunidad con que actúan los hampones, que se están aprovechando de la buena fe gubernamental que reprueba la violencia.
Los peritos en seguridad, afirman que las actuales autoridades no parecen conocer los protocolos de combate a la inseguridad, añadiendo que sería grave pensar en la infiltración de la delincuencia dentro de las corporaciones policiacas, aunque los mensajeros del mal siguen demostrando que, en el territorio nacional, sólo sus chicharrones truenan.
Chiapas se habían mantenido con un bajo perfil de inseguridad, comparado con el centro y norte del país, actualmente, la delincuencia está avasallando toda esta región fronteriza, al grado de que sus principales ciudades son calificadas a nivel nacional, como las más inseguras de la nación azteca.
Lo más preocupante es que, las autoridades de los tres niveles de Gobierno, al parecer, tienen otros datos que difieren en mucho con los que obtiene diariamente la población que sufre en carne propia los embates de la delincuencia, por lo que las cifras de los delitos no coinciden con lo que realmente está pasando en esta frontera del sur de México, principalmente en el Soconusco, donde un día sí y otro también, se suscita un crimen o un asalto.
Para nadie es secreto que la estrategia presidencial de abrazos y no balazos, no ha sido del todo positiva para atajar la ola de violencia en México, aunque el dueño de la ‘silla del águila’ afirme que están buscando no caer en los errores de los neoliberalistas, quienes en sexenios pasados enfrentaron la violencia con violencia, lo que fue errático y doloroso, por lo que pide al pueblo mexicano que sea paciente, ya que la violencia siempre pierde aunque gane la primera batalla.
El Presidente de la República asegura que en cuestión de seguridad ‘vamos bien’, explicando que hay un cambio de estrategia y esto lleva algún tiempo para tener resultados positivos; aclaró que se está avanzando en lo que se considera fundamental para alcanzar la paz y la tranquilidad, de ahí que, se está combatiendo con toda a la corrupción, considerada la ‘madre’ de la inseguridad.
Los analistas de la política afirman que el Gran Tlatoani puede tener razón en que su estrategia rendirá buenos frutos con el tiempo, sin embargo, reconocen que acabar con la corrupción, que al parecer ha contaminado desde tiempo atrás algunos miembros de los cuerpos policiacos y otras autoridades que se relacionan con la investigación, aprehensión, encarcelamiento y condena de los presuntos culpables, será complicado.
El problema de la inseguridad es un asunto de todos, la sociedad no puede permanecer apática para exigir a los jefes de los responsables de combatir la delincuencia, que cumplan con su obligación de brindar a sus conciudadanos este servicio público tan importante, que se ha convertido en un problema de seguridad nacional.
En la costa chiapaneca de la frontera sur de México, la mayoría de los municipios se han convertido en una tierra sin ley, por lo que es urgente que la Federación, el Gobierno del Estado, los municipales, así como Diputados, Senadores y representantes de la sociedad, unifiquen esfuerzos para establecer una estrategia efectiva con la que se combata frontalmente a la delincuencia organizada.
Todos sabían a lo que le tiraban cuando aceptaron ser candidatos para ocupar cargos de elección popular, aunque algunos no soñaron con sacarse la rifa del tigre, sin embargo, ya están montados en la burra y deben aguantar los reparos, afrontando las consecuencias de encontrar la solución a los problemas, que según ellos, les heredaron los buenos para nada de sus antecesores, como diría mi abuelita, ’tu buscado, tu jallado’.
Dicen los conocedores del tema que no es creíble que los jefes de las diversas corporaciones policiacas no tengan la mínima idea cómo hacer una estrategia con la que puedan combatir a los delincuentes; ni siquiera colocar retenes en los diversos puntos de los municipios, con la participación de representantes de todas las autoridades, incluyendo los buenos para nada de los derechos humanos, para cuidar que los policías no abusen y se concreten a revisar vehículos y sus choferes (incluyendo a motociclistas), para decomisar armamento no autorizado.
Algo se debe hacer, ya que toda la ciudadanía está en peligro, porque la guerra entre las mafias que se disputan el territorio de la costa chiapaneca en la frontera sur de México, está dejando daños colaterales con las balaceras a cualquier hora del día o la noche y en cualquier parte de las ciudades.
Qué más tiene que pasar para que el Gobierno Federal, el Estatal y los Municipales decidan de una vez por todas agarrar el toro por los cuernos, dando una batalla frontal a la delincuencia que ya agarró de punching bag, al pueblo inocente.
Por cierto, sobre los crímenes de los viernes, la Fiscalía del Estado en esta región informó que ya estaban sobre las pistas de los presuntos responsables de la masacre de ayer en el Libramiento Sur de Tapachula. Trascendió que al parecer, habían asegurado una casa al suroriente de la ciudad. ¿Será?, ojalá sea así, porque la ciudadanía ya no siente lo duro, sino lo tupido.