ALFIL NEGRO

441
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Una Piedra en el Zapato
Oscar D. Ballinas Lezama

“Todavía tenemos que trabajar mucho, porque no son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva en el país”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, al rendir su Primer Informe de Gobierno y reconocer que la inseguridad, sigue siendo una piedra en el zapato para el Gobierno mexicano.
El Gran Tlatoani expresó que el problema ya se está atendiendo y con el apoyo de todos se logrará serenar y pacificar al país, por lo que es muy importante para lograr impedir el contubernio de la delincuencia con la autoridad, manteniendo cero impunidades, marcando la línea entre la delincuencia y las autoridades: “Esto tiene que terminarse, quien se meta a proteger a delincuentes va ir a la cárcel sin derecho a fianza, se acabó el influyentismo”, acotó el Presidente.
En Chiapas, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, saltó a la palestra como el primer mandatario que echó andar la nueva tecnología del ‘C-5’, un sistema de vigilancia a través de videocámaras muy sofisticadas, que, se supone, ayudará a mejorar el trabajo de las diversas corporaciones policiacas.
Como dijera el Gobernador, ahora no habrá pretextos para equivocarse con los delincuentes, la era de los ‘chivos expiatorios’ y de los castigos a justos por pecadores debe quedar atrás.
Por cierto, el Gobernador de Tamaulipas también acaba de anunciar la implementación del mismo sistema de seguridad en aquella entidad, argumentando que se van a destinar más de cinco mil millones de Pesos para mejorar el combate a la delincuencia.
Desde luego que este proyecto aún no se ha echado a andar, al menos aquí en el Soconusco no se ha visto que esté funcionando, lo que ha provocado que la delincuencia organizada siga haciendo de las suyas; la inseguridad trae en jaque a los habitantes de los municipios del Soconusco, que conforman el corredor migratorio en la puerta de entrada de Centroamérica a México.
Suchiate y Tapachula son, hasta ahora, los municipios de la Costa que se mantienen en focos rojos por la inseguridad, por lo que es urgente que sus Alcaldes busquen otras estrategias que den mejores resultados en el combate a la delincuencia organizada.
No se vale que el problema se lo dejen al Gobernador, es necesario que Alcaldes, Alcaldesas, Diputados locales y federales, ’no sigan nadando de a muertito’, de la misma manera los Senadores por Chiapas y la misma sociedad a través de sus dirigentes sociales, deben poner su granito de arena unificando esfuerzos para blindarse de este flagelo que le sigue pegando a la sociedad, hasta por debajo de la lengua.
Los asaltos y crímenes se dan a diario, de ahí la necesidad de echar andar los retenes y operativos para despistolización, los cuales deberían de conformarse con policías municipales, estatales, federales, Agentes de Vialidad, Tránsito del Estado, personal de Derechos Humanos y de la Fiscalía General del Estado.
La finalidad es hacer el trabajo sin los abusos a los cuales están acostumbrados la mayoría de los agentes policiacos, de Vialidad y Tránsito del Estado, no se trata de perjudicar al pueblo, sino de prevenir la delincuencia.
Los arcos detectores de armas que se pidieron para instalarse en las entradas y salidas de Tapachula tampoco se han colocado, y se espera que lo hagan en los primeros meses del 2020, hasta ahora la inseguridad sigue aumentando, así es que las autoridades tendrán que meter el acelerador en sus gestiones para cumplir el compromiso de mejorar la seguridad en esta región.
Sin embargo, mientras echan a andar las videocámaras consideradas la panacea de la seguridad, las autoridades encargadas de brindarla tienen que ponerse a trabajar con lo que tienen, hasta ahora no se ve ningún operativo para despistolización en los bares, cantinas ni discoteques.
A duras penas se ven algunos retenes de Tránsito del Estado con Policía Municipal o Estatal, que al parecer se han dedicado más a la extorsión que a la revisión de armas, drogas y comprobación de la legalidad de los vehículos. Así, difícilmente se logrará abatir la delincuencia común y corriente.