ALFIL NEGRO

471
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Nido de Ratas
Oscar D. Ballinas Lezama

Un verdadero nido de ratas se descubrió en el Hospital General de Tapachula, luego de que en días pasados, se llevara a cabo un nuevo y millonario robo al patrimonio de esa institución, por lo que la Fiscalía del Estado Zona Costa inició la carpeta de investigación correspondiente.
No obstante que en ese nosocomio existe una vigilancia muy estricta, los ladrones pudieron pasar por la puerta principal llevando una carga muy pesada y voluminosa, compuesta por instrumental y máquinas para el servicio médico que se da a los pacientes en el área de Urgencias.
Al parecer, existe dentro del hospital un grupo bien organizado que ha logrado en diversas ocasiones sustraer instrumental y aparatos médicos, sobre todo cuando este instituto de salud funcionaba en el antiguo edificio ubicado a un costado de “Los Cerritos”.
Según las primeras investigaciones de este caso, se ha logrado establecer que la ‘banda de las ratas blancas’ actúa con precisión y organización, ya que lograron también que los encargados del manejo de las cámaras de video de seguridad las desconectaran la noche del robo, evitando así dejar evidencias comprometedoras.
Los aparatos extraídos en forma ilícita se encontraban en el área de Urgencias, por lo que la policía, al parecer, ya sigue esas pistas que conllevan a una presunta complicidad de algunos empleados del Hospital que pudieron actuar en contubernio con los elementos de seguridad que pertenecen a una empresa privada, que presuntamente también podría ser demandada civilmente para pagar el costo de lo robado, que prácticamente estaba bajo la responsabilidad de su personal de seguridad.
Trascendió que en años anteriores los robos se suscitaban también de manera continua en el antiguo nosocomio, integrándose un expediente de investigación interna que era manejada por el Jurídico del hospital, sin embargo, nunca se procedió contra los presuntos responsables y actualmente ese documento se encuentra ‘desaparecido’.
Se considera que el producto del robo hormiga es llevado al mercado negro para su venta, incluyendo el medicamento que supuestamente es sustraído en ocasiones del área de farmacia, el que al parecer después es vendido a los pacientes por gente que operan en las afueras del hospital y no es controlada por la Secretaría de Hacienda ni la de Salud, para checar la legalidad y la autenticidad de esos medicamentos.
Por otro lado, operan dentro del Hospital General de Tapachula tres sindicatos, los que supuestamente andan a la greña peleándose los cotos de poder, lo que es aprovechado por las ratas blancas y otros vivillos que podrían ser sentados en el banquillo de los acusados, según los trabajadores denunciantes.
Los empleados piden entre otras cosas, una exhaustiva investigación por la Función Pública a los exdirectivos del Hospital Regional, para que rindan cuentas claras y chequen de una vez por todas el área administrativa, en donde una veintena de personas no llegan a trabajar y sus tarjetones son checados por trabajadores de confianza, quienes se presume les cobran para realizar esta actividad ilícita.
Los señalamientos que se hacen unos contra otros dentro del Hospital General, está sacando a flote una estela de corrupción en la supuesta venta de medicamentos robados, cuotas de interinatos, contratos que se valúan en 80 mil Pesos, así como las supuestas ‘cuotas’ que se piden en el área encargada de investigar los casos de corrupción, para no proceder en contra los presuntos responsables.
Al parecer, hay médicos que cobran como especialistas en la nómina del Hospital Regional, sin que se presenten nunca a trabajar y se desempeñan como funcionarios en otros hospitales, entre ellos, el actual Director del Hospital del ISSSTE en el Estado de Colima; suponen que lo mismo sucede con el encargado de la Biblioteca y de los médicos internos con turno en sábados, domingos y días festivos.
Sus tarjetas de asistencia al parecer son checadas por un trabajador de nombre Abraham ‘N’, un trabajador meritorio que supuestamente le checa a todo mundo para “emparejar” su precario salario, sospechan que este empleado está recomendado por un funcionario del área de Administración y eso lo vuelve intocable, ¿será?
Trascendió que ante esta ola de escándalos de presuntos actos de corrupción, robos y enfrentamientos entre trabajadores integrantes de los tres sindicatos, el director Omar Gómez Cruz, viene ya ‘pisando callos’ a los involucrados en estos presuntos actos de corrupción y decidió ‘ponerle el cascabel al gato’, solicitando la intervención de la Fiscalía General Zona Costa y la Secretaría de la Función Pública, para destapar la pestilente cloaca del Hospital Regional de Tapachula.