ALFIL NEGRO

359
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“La SEP, Adelantó Vacaciones del 20 de Marzo al 20 de Abril” (Esteban Moctezuma)

Profecías cumplidas
Oscar D. Ballinas Lezama

Estamos ante un escenario mundial nunca visto, la pandemia del Coronavirus se está convirtiendo en una catástrofe para la humanidad, que, en víspera de las fechas del sacrificio de Jesucristo, pudiera estar anunciando la llegada de los cuatro jinetes apocalípticos, representados bíblicamente por el engaño religioso, la guerra, el hambre y la enfermedad.
Los científicos y gobernantes de la Tierra no encuentran la cura de esta peste, profetizada también por Nostradamus en 1555, cuando en una de sus cuartetas escribió: “la gran plaga de la ciudad marítima, no cesará hasta que se vengue la muerte, de la sangre justa, condenada por un precio sin delito, de la gran dama indignada por la simulación”.
En la Biblia se escribieron profecías en las cuales, Jesucristo, advirtió que las principales epidemias de enfermedades surgirían al final de esta era; aunque los incrédulos no aceptan lo que escrito está desde hace varios siglos en el libro de libros; el hijo de Dios advirtió que las pestilencias mortales serían una de las señales de su regreso.
“Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo” (Lucas 21:9).
Científicos y religiosos no pueden asegurar cuál es realmente el origen de esta nueva pandemia, sin embargo, no se debe minimizar las coincidencias bíblicas que predijeron estos acontecimientos hace muchos siglos, cuando la humanidad intentaba salir de su oscuridad se plasmó en el libro de Génesis, escrito por los profetas guiados por el espíritu santo, predijeron la llegada de este virus creado siglos después, por el consumo de animales exóticos, una costumbre de los asiáticos que durante décadas han sido cuestionada por los occidentales.
“Todo lo que se mueve y vive, os serás para mantenimiento; así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” (Génesis 9.3-4).
En este año de la Cuarta Transformación en México, de los enfrentamientos políticos y económicos entre algunas naciones del primer mundo, del calentamiento global y la contaminación terrible de nuestro planeta, surge esta nueva plaga que ha puesto contra la pared a la humanidad.
Algunos políticos siguen minimizando la pandemia, creyendo que no pasará a más, especulando que podría ser parte de una guerra de tintes económicos entre los países del primer mundo en la que China pretende imponerse a Estados Unidos, sin importarles causar destrucción y muerte entre inocentes.
En estos tiempos de cuaresma en víspera de la Pascua, México está en medio de lluvias atípicas y calores infernales, de culpas y arrepentimientos, de feminicidios, secuestros, promesas incumplidas, desempleo, rifas de aviones y de inseguridad bailando en todas partes; el Coronavirus puede ser la puntilla para los aztecas que, a estas alturas, ya no saben a qué santo encomendarse; por lo que mucha gente se está refugiando en la fe que tienen en Dios.
Ojalá que nuestros gobernantes le den la importancia que tiene esta pandemia, así como al resto de los problemas que están asfixiando al pueblo mexicano; se espera que el Presidente de la República, Gobernadores y Alcaldes tengan la sabiduría suficiente para lograr salvaguardar la vida y la economía de sus conciudadanos.
Trascendió que, al parecer la próxima semana, algunas escuelas podrían suspender clases en el Soconusco; el Gobierno del Estado, en coordinación con los Municipios y la Federación, se están coordinando para implementar medidas de prevención contra el Coronavirus. La Secretaría de Educación Pública, informó que se adelantarán las vacaciones de Semana Santa, por lo que suspenderán clases a partir del 20 de Marzo al 20 de Abril.
Es necesario que la población también ponga su granito de arena siguiendo las instrucciones del Sector Salud, cuidándose de no asistir o estar en lugares con aglomeración de personas, al menos que sea muy necesario; las visitas al cine, discos, bares, mercados, tiendas de auto consumo, conciertos y cualquier evento multitudinario, deben evitarse lo más que se pueda, informan los expertos en salud.