ALFIL NEGRO

391
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Pueblo mío, escóndete un poquito, hasta que pase la indignación de Dios”(Isaías 26:20)

Un Llamado a la Iglesia
Oscar D. Ballinas Lezama

El Ayuntamiento Municipal de Tapachula envió desde el pasado 30 de Marzo el oficio DAR – 097/2020, a todas las iglesias, asociaciones y agrupaciones religiosas de este municipio, para que obedezcan las medidas de seguridad emitidas por la Secretaría de Salud, el Gobierno del Estado y la alcaldía tapachulteca, durante el tiempo que dure la pandemia del Coronavirus.
Josué Manuel Nájera Hidalgo, director municipal de Asuntos Religiosos, les hizo saber a sacerdotes, lideres mormones, representantes de los Testigos de Jehová y pastores evangélicos, entre otros, para que a partir del pasado 30 de Marzo del año en curso, suspendieran sus actividades religiosas.
El funcionario municipal explica que esta medida se toma de acuerdo al comunicado número 034/2020, expedido por la Secretaría de Gobernación, que solicita a los representantes de todas las iglesias y asociaciones religiosas, hagan el compromiso de no estar en espacios públicos y se queden en su casa, que utilicen las nuevas tecnologías (redes sociales) para realizar todo tipo de eventos de interacción colectiva.
La Secretaría de Gobernación les pide también, difundir información veraz ante la actual contingencia sanitaria evitando discursos que confronten, confundan y dividan a la población, pues hoy más que nunca, necesita impulsar la unidad, haciendo a un lado todo tipo de diferencias, recordando que las convicciones religiosas no eximen en ningún caso el cumplimiento de las leyes del país; añadiendo que nadie podrá alegar motivos religiosos para evadir las responsabilidades de distanciamiento físico, pero también la solidaridad social.
Nájera Hidalgo manifestó que son momentos de fortalecer los familiares y comunitarios capaces de generar las más diversas expresiones de solidaridad social que en tiempo de mayor emergencia nacional, las iglesias de México han dado muestras de ello, son tiempos de distanciamiento físico pero también de unión social.
En el comunicado enviado por el Director de Asuntos Religiosos del Ayuntamiento de Tapachula, concluye diciendo: ”en medio de la emergencia, redoblen los esfuerzos para fortalecer el sentido de comunidad, animar la solidaridad y mantenerse como una voz que calma, tranquiliza y da esperanza”.
El caso es que al parecer no se les obliga a cerrar iglesias o templos, solamente a suspender actividades, sin embargo, está clara la petición del Gobierno Federal, Estatal y Municipal para que los líderes religiosos pongan su granito de arena y eviten la expansión de la peste; en días pasados, la Alcaldesa sostuvo una reunión con aproximadamente cien representantes de las diversas iglesias de todas las denominaciones, conminándolos a que ayuden en estos días de gran tribulación.
Por cierto, la alcaldesa Rosy Urbina Castañeda, también giró un oficio a los propietarios de los negocios del giro rojo para que cierren sus bares, cantinas, discotecas y cabaret, ya que es casi imposible guardar la sana distancia en esos lugares, exponiendo a sus familias y a toda la comunidad en estos tiempos del Coronavirus.
Por otro lado, millones de mexicanos siguen en completo desafío a la muerte, no toman en serio la pandemia y desobedecen las peticiones de la Secretaría de Salud; salen a las calles, van y vienen, como si no pasara nada, mientras el caballo apocalíptico sobre el que cabalgan el hambre y la muerte, trota causando estragos a lo largo y ancho de la República Mexicana.
Por su parte, el Presidente de la República insiste en que el problema no es grave, que es pasajero y que los mexicanos vamos a salir pronto porque no se está viviendo una debacle; México tiene más fortalezas que debilidades, apuntó, y nos hizo recordar la famosa frase chiapaneca: “Calma Coita, que vamos ganando”.
Mientras tanto, millones de trabajadores y medianos y pequeños empresarios están al filo de la navaja ante una crisis económica que, al igual que la sanitaria, apenas está empezando a subir en el pico de contagio de Coronavirus.