Desde mi Trinchera

352

Diego Victorio

¿Políticos, Detrás de las “Fake News”?

Lamento decirlo pero las noticias falsas, tuneadas bajo el anglicismo “fake news”, llegaron para quedarse.
Me aterroriza comentarlo, pero el consumo de mensajería engañosa influye, cada vez más, en el criterio del lector.
Lo devastador es que ese fenómeno de desinformación exagerado en amarillismo, morbo, alarma, odio e improbabilidades, está cumpliendo con el objetivo de quienes, al amparo del anonimato, confeccionan el bodrio. La causa efecto.
No quiero soslayarlo, pero al paso que vamos las noticias falsas son un instrumento de información que irá ganando confianza en el ciudadano, si lo permitimos, por supuesto.
Y, sí, lamentablemente amenaza al periodismo serio, de investigación, pese a que la información falsa carece de rigor, de estructura y cientos de códigos éticos.
Ha encontrado su nicho en las redes sociales y, su consumidor final en jóvenes y adultos mayores.
Voy a delimitar el análisis a Chiapas, porque aquí adquiere matices muy tropicales.
Existen ejemplos, ocurridos el fin de semana en la aldea que, se presume que aquí las noticias falsas llevan un ingrediente visible: un interés político.
Incluso, ese predecible elemento podría hacerle más fácil la tarea a las autoridades encargadas de investigar delitos cibernéticos.
Sí, en lenguaje llano, el contenido de las “fake news” podría ser la pista que lleve hasta los autores intelectuales de las mismas.
En este caso podrían ser los adversarios políticos de quienes se pretende causar daño, los que estarían detrás de las feroces noticias falsas que ocasionaron turbulencias -ya no sólo virtuales, sino también tangibles-, el fin de semana en Chiapas.
Vamos, bajo esa premisa entonces diríamos que, quienes alentaron a los pobladores de Venustiano Carranza, con información engañosa, cometer atrocidades serían aquellos que, perdieron la operación política y el control en esa demarcación y que hoy se asumen acérrimos rivales del gobierno municipal morenista.
Detrás de la falsa noticia que circuló es que la alcaldía de San Cristóbal de las Casas tenía un adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), seguramente el autor, un personaje que pretende horadar la imagen de la alcaldesa Jerónima Toledo Villalobos, como mera estrategia política.
Lo mismo pasa con la ridícula información que, a la sazón fue falsa, donde se aseguraba que el Ayuntamiento de Tapachula había costeado un vuelo privado para el traslado de un funcionario a la Ciudad de México.
No perdamos de vista el fondo del fenómeno, en los tres ejemplos la constante es que el objetivo del emisor es menoscabar a un adversario, en un espectro político.
Miseria humana en su máxima expresión que, paralelamente está enrareciendo el clima de tranquilidad y paz social.
Endurecer las penas sería la contención bajo un marco legal.
Pero la solución está en no consumir esa golosina que se esparce apetitosa en el mundo digital.
Evitar que se vuelva un hábito de lectura.
Tratar que viralizar contenidos engañosos no sea una rutina, ¡urge!
El remedio está en nuestras manos. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
*El tesorero Municipal de San Cristóbal de las Casas, Alfredo de Jesús Pérez Díaz, aseguró que la comuna no tiene ningún tipo de adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Esto, pese a la deuda de cerca de 3 millones de pesos que heredó el exedil Marco Cancino.
* “Somos más los que queremos ver un Carranza unido”, señaló el alcalde de Venustiano Carranza, Amando Trujillo, al tiempo de reconocer la pronta intervención del gobernador Rutilio Escandón para restablecer la paz y el Estado de derecho.
* Es deleznable que el edil de Cacahoatán, Julio Calderón, en pleno pico de la pandemia se desentienda de la prevención, dándole prioridad a su sucesión, allanándole el camino a una dama.
Le importa más el escenario electoral que el de salud. Pobre. Hasta Pronto.