Desde mi Trinchera

378

Diego Victorio

El PVEM y su Registro Nacional

Lo Vitupereaban, Desdeñaban y, Rehuían de él.

El Partido Verde era el villano favorito de los frenéticos fundadores de Morena, el ala dura del partido guinda vilipendiaba a su antojo al PVEM, había ido en fórmula, en 2012, con el PRI en la candidatura de Enrique Peña Nieto y, eso era sacrilegio para los radicales de izquierda.
Hoy, el partido del tucán no solo remienda la bancada de la izquierda en el Congreso de la Unión, prestándole legisladores para ajustar la mayoría calificada, sino también ya cogobierna con el partido en el poder en una entidad federativa, Puebla.
Y, para encrespar el mal humor de los morenistas dogmáticos, está todo planchado para que el Partido Verde acuerpe a Morena en los 300 Distritos electorales federales del país, como he reiterado en este espacio.
Vamos, el PVEM no es sólo un ente necesario, mutará a ser el alter ego de Morena.
Y, sí, Chiapas es un bastión esmeralda, por ende, en la aldea habrá concesiones generosas para el Verde Ecologista.
Un tema que, para los hombres de gabardina del Ecologista de México es preponderante, antes que las cuotas de poder, es mantener el registro nacional.
Para ello necesitan votos y, Chiapas les garantiza un caudal importante de ellos, si me apuran más de un tercio de ese 3% del total de la votación válida que exige el artículo 41 de la Constitución.
La alianza en Puebla para ser el fiel de la balanza en el triunfo de Miguel Barbosa Huerta, ir en bloque con Morena en el Congreso de la Unión, usar el voto de Manuel Velasco Coello para hacer mayoría en la Comisión Permanente bicameral, rechazar alianzas con sus exaliados el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), son las monedas a cambio de la subsistencia.
En este renglón, es donde Chiapas salta al protagónico.
Bajo esa premisa básica, en el proceso comicial de 2021, los acomodos de las piezas del ajedrez serán a contentillo del PVEM, pues habrá instrucción de Palacio Nacional de cosechar el mayor número de votos para sus nuevos aliados.
Aquí es donde una ecuación tropical hará que el electorado cruce con mayor frecuencia el recuadro del Verde Ecologista de México, que el del propio Morena.
Aquí es donde los cuartos de ideas deberán trazar quirúrgicamente la estrategia.
La metodología que hará que el votante pevemista marque el isotipo verde en vez del guinda, es enviando separados en las candidaturas de ayuntamientos a Morena y PVEM.
Que ambos partidos registren candidatos propios a las alcaldías.
Que los candidatos con mejor calificación en las encuestas sean postulados por el Verde.
Y es que de acuerdo a especialistas quien cruce el recuadro verde en las boletas de alcaldía, por ser las primeras, por inercia, hará lo mismo con las restantes.
Hay que precisar que en las candidaturas a diputaciones federales Morena y Partido Verde, si irán en alianza, por ende esa dinámica no afectará los intereses de Palacio Nacional, para la aritmética palaciega da lo mismo remarcar cualquiera de los dos partidos.
La disyuntiva es ponderar el voto verde que, a la sazón será fundamental para la permanencia del Partido Verde Ecologista de México. La capacitación electoral estará a la orden del día. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
* ¿Habrá morenos abarrotando las urnas votando por el PVEM? Pago por ver.
Cuidémonos todos para que lleguemos con vida al 2021 y presenciemos la hazaña.
* Esa lógica nos lleva a la teoría de que en el cuadrante de ayuntamientos la alianza Morena-Verde se limite a una decena de demarcaciones municipales.
Me he enterado que en Cacahoatán y Reforma van avanzadas las pláticas para que eso suceda. HASTA PRONTO.