Polígrafo Político

311
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías
¡El Sigilo del Jaguar Negro!
¡Que no te impidan galopar, ni los ladridos de los perros, ni la quijada de Caín!
Joaquín Sabina

El Senador chiapaneco Eduardo Ramírez se mueve en las altas esferas de la jungla política.
Su caminar es sigiloso, lo que le ha valido para ser motejado de negociador, estratega.
El también llamado Jaguar Negro, se ha convertido en una especie de aliado y soldado leal a la Cuarta Transformación.
Su habilidosa capacidad en temas políticos, han llevado al comiteco, a estar en una lista selectiva de posibles aspirantes a la Presidencia de la Mesa Directiva del Senado.
En las esferas del poder, el bisbiseo de que el llamado Jaguar Negro tiene todo el apoyo, respaldo y amistad de Ricardo Monreal Ávila, es un aliciente para catapultar y empoderar mucho más al Senador chiapaneco.
Para nadie es un secreto que Monreal es uno de los principales clérigos de la nueva corriente morenista y que se le ha distinguido por su cercanía con el Presidente López Obrador.
Se propagó fuertemente el rumor, que fue precisamente Monreal Ávila que considera que Eduardo Ramírez Aguilar es el personaje que reúne las tablas para asumir dicha encomienda y por ello, se sabe que le sugirió al inquilino de Palacio Nacional, la anuencia para operar su designación.
Los supuestos filtros para que se opere al sucesor de Mónica Fernández Balboa, parece que están siendo aprobados. La operación es quirúrgica y de ser así, todo indica que la carta fuerte de recomendación, podría surtir efecto en breve.
La pericia en la política que utiliza Monreal, su caminar inmerso en temas de gran envergadura en la vida social y política del país le han servido como referentes, para escalar de manera estrepitosa en las huestes del poder.
Su estrategia de epicentro parece cobrar vida. Es un político que tiene un cuerpo de ventaja sobre sus adversarios. Dejó de ser oposición y ahora es aliado. Magistral su maniobra.
Su cuna priista le trajo a Monreal grandes aprendizajes. Su mutación y su manera de sobrevivencia en la vida política es asombrosa. Sigue siendo un lobo estepario y ahora, canónigo en la era de la 4T.
Sus casi 40 años en estos asuntos, lo sitúan como un hombre de gran destreza política. Hueso duro de roer, no se cuece al primer hervor.
Eso lo sabe el Senador chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar quien en diversas ocasiones ha sido elogiado por Monreal.
Diría mi homologo Diego Victorio, “El hombre cercano a Monreal, de quien -en la burbuja en torno a Andrés Manuel se conocían sus cualidades pero no su nombre-, es el perfilado a la Mesa Directiva del Senado de la República y es chiapaneco”.
La balanza parece estar bien calibrada. Así que veremos de donde va brincar la liebre.
¿Quién dijo que tengo sed?