ALFIL NEGRO

393
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Como chivos en cristalería” (refrán popular)

Todos Quieren
Oscar D. Ballinas Lezama

Una guerra entre tirios y troyanos se están dando en el partido Morena, donde las diversas tribus pretenden imponer a sus candidatos en la dirigencia nacional, todos buscan ser líderes y tener la capacidad suficiente para serlo; ahí, el más chimuelo masca vidrio y el más pelón se hace trenzas.
Mientras los morenistas juran y perjuran que luchan por la unidad del pueblo, no logran ponerse de acuerdo y se están dando hasta con la cubeta, demostrando una ambición desmedida por controlar las candidaturas de ese instituto político en las elecciones del 2021; algunos sueñan que, desde esa trinchera, podrían también ungir al próximo candidato a la silla del águila.
Los morenistas se están evidenciando de ser igual o peor que sus adversarios políticos, demostrando el mismo comportamiento antidemocrático y la ambición de los que tanto han criticado; protagonizan pleitos de lavadero y han creado un caos en el Movimiento de Regeneración Nacional.
La ambición del poder político está cegando a los dirigentes del partido guinda a nivel nacional, incluso, en diversos municipios de la costa de Chiapas, donde ya hay jaloneos por obtener las candidaturas, y con ello, le están poniendo la mesa a sus adversarios que están aprovechando el descrédito morenista para ir rescatando los espacios perdidos; el PRI ni tarde ni perezoso busca acompañarse de panistas, perredistas y del Movimiento Ciudadano, aunque sólo sea para espantar con el petate del muerto.
En Cacahoatán la gente habla de una ‘cofradía de exalcaldes’, una trilogía de ‘viejos lobos del mar de la política’, quienes parece que están controlando y copando a casi todos los partidos políticos, buscando abrirle el paso a su carta fuerte y próximo candidato morenista, Erik Zárate, para relevar a Julio Sen, el actual presidente municipal que podría ‘vender caro su amor’; sin embargo, los cacahoatecos ya están cansados de las ‘familias de la realeza, que durante décadas han tenido el control político de la Villa de las Hortensias.
Se rumora que está formándose un nuevo bloque de ciudadanos integrados en su mayoría, por jóvenes profesionistas quienes podrían llevar como candidatos a Juan Carlos Barrios o Rafael Inchon, considerados los ases bajo la manga, que podrían utilizarlos en el Partido del Trabajo, que, hasta ahora, se supone no ha sido copado por la ‘cofradía de exalcaldes cacahoatecos’, creadores de un círculo de fuerza y control político en ese municipio.
El Partido Acción Nacional y el PRD, según los habitantes, ni huelen no hieden, sobre todo el blanquiazul que a nivel nacional, sus dirigentes traen pleito cazado con el ‘Gran Tlatoani’; todo el mundo les hace el ‘fuchi…caca’.
En Tuxtla Chico, el eterno candidato del PRI, Julio Gamboa Altúzar iría por tercera ocasión tratando de imitar a su cuñado, un Exalcalde tapachulteco que participó varias ocasiones y la tercera fue la vencida para lograr sentarse en la silla china; sin embargo, los del tricolor en la tierra de los machetes ya se dividieron porque ya le brincó el exalcalde Osvaldo García Solís, quien no quiere quedarse fuera de la jugada.
El problema que podría tener García Solís, sería la aclaración sobre los 16 millones de Pesos que presuntamente le entregaron cuando fungió como alcalde, recurso que debió aplicar en la construcción de la planta tratadora de aguas residuales en el kilómetro 2; al parecer, una auditoría presuntamente descubrió que el costo real de la obra fue de 8 millones de Pesos, sin que al parecer, se aclarara a dónde fueron a parar los otros ocho millones que sobraron.
El PAN había sido el partido a vencer en Tuxtla Chico, ahora no es ni la sombra de lo que fue, y enviará como candidato a un ingeniero de apellido Ross López, impulsado por el tristemente célebre exalcalde Edi Morales, quien pomposamente se hace llamar ‘líder moral’ del blanquiazul en ese municipio.
Morena no parece tener mucha fuerza en Tuxtla Chico, se rumora que enviará como su candidata a la actual regidora Candelaria Constantino; el PVEM se lo jugará con Charys Coutiño Roblero, quien dejó fuera de la jugada a Alicia de Orellana, esposa del exalcalde y propietario de un balneario; Chiapas Unido podría abanderarse con Edgar Galán Gómez.
Mover a Chiapas busca dar la sorpresa con el joven Arnulfo Hernández Hernández, un agricultor del ejido Manuel Lazos, quien se dice está caminando fuerte y levantado polvo; cuentan que militó varios años en el partido tricolor sin que nunca le dieran la oportunidad de una candidatura, lo que ahora se ha convertido en un acicate para el ejidatario, a quien despreciaron y no dejan de colgarle medallitas malas.
El Partido del Trabajo no tiene dirigencia sino coordinadores, uno de ellos es Sixto Vázquez Monzón, quien trata de buscar alianzas con otros partidos, ya que al parecer aún no tiene candidato y su líder moral, César Guzmán Morales (a) ‘el cuba’, no quiere subirse al cuadrilátero electoral.
En Suchiate, la sorpresa la está dando Sonia Eloína Hernández Aguilar, que acaba de solicitar licencia como Alcaldesa de ese municipio fronterizo, para poder participar en la reelección en el 2021; podría llevar como adversarios a Matilde Espinoza (a) ‘La loba’, Javier Hernández (a) ‘Mandinga’ y Miguel Chávez (a) ‘el caballo’, todos ellos, ya fueron alcaldes de ese municipio caliente ubicado en la entrada del sur de México.