ALFIL NEGRO

332
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Le di el cetro al virrey del país de las camas vacías y los muertos en casa; sólo ha dado palos de ciego en la pandemia” (Lilly Téllez)

Tunden a López Gatell
Oscar D. Ballinas Lezama

La comparecencia del subsecretario de salud, Hugo López Gatell, tuvo que ser suspendida porque los legisladores lo estaban poniendo como ‘palo de gallinero’, aunque trató de defenderse como gato boca arriba, las diputadas panistas le dieron hasta con la cubeta.
La diputada de la Comisión de Salud, Lilly Téllez, le hizo saber al funcionario federal que no era bienvenido al parlamento en donde se supone que trabajan los defensores del pueblo, sin embargo, no aclaró que más de la mitad de los legisladores son calienta curules y levanta dedos, que durante esta administración federal se han dedicado en forma deshonrosa a quemarle incienso al ‘Gran Tlatoani’, olvidándose que están ahí para defender los intereses del pueblo mexicano.
La experiodista y hoy congresista, le hizo saber al Subsecretario de Salud que habían batallado mucho para sentarlo en el banquillo de los acusados al que lo llevaron casi a la fuerza, luego, le preguntó por qué en México la Secretaría de Salud no había realizado el número de pruebas diagnósticas que se hicieron en otros países, desatendiendo la recomendación de la misma OMS para que se realizaran este tipo de protocolos sanitarios, con la finalidad de poder detectar y controlar a los infectados por Covid-19.
“Como usted es ciego o miente, yo le voy a decir por qué no hicieron esas pruebas; primero, porque usted quería quedar bien con el Presidente de la República y le ofreció resolver todo a bajo costo, considerando que si efectuaban esas pruebas iba a ser carísimo, por eso instalaron el modelo centinela, que era baratísimo”, apuntó la Diputada de la bancada panista.
Téllez prosiguió acusando en forma inclemente a un López Gatell que ya no encontraba dónde meterse: “Usted doctor López Gatell, es la encarnación de ese sabio dicho popular, lo barato sale caro; usted y su trabajo de baratija de cuarta, ha costado más dinero al hacer un trabajo de modelo barato, su incompetencia, su vulgar ambición, su arrogancia y vanidad se han pagado con la muerte de miles de seres humanos”.
Sólo ‘bonito’ no le dijo la diputada a López Gatell, le recordó que hasta el domingo pasado México tenía reportado 814 mil 628 casos y 83 mil 642 muertes, con esas cifras la letalidad en esta nación se ubica en los 10.3 por ciento, lo que, comparado con otros países más contagiados en el mundo, sus tasas de letalidad andan en el orden del 3 por ciento.
“Entonces, doctor Gatell, por qué México tiene la letalidad más alta de todos esos países; nuestra nación, con las cifras oficiales de muertos debería tener aproximadamente dos millones 788 mil contagiados, hay un subregistro de contagiados y ustedes no hacen más pruebas, lo que es sumamente malo porque hay gente infectada allá afuera, con o sin síntomas, quienes están contagiando a otros y ustedes no están haciendo nada, el problema es que sabemos que hasta los muertos tienen un subregistro, y las cifras, según usted, se conocerán hasta el 2022, cuando el INEGI los cuente, y eso, es una vergüenza”, acusó la legisladora, cara a cara al Subsecretario de Salud federal.
La enojada legisladora arremetió contra, al parecer, sorprendido Subsecretario, reclamándole airadamente: ”Si hacemos caso de lo que usted dijo anteriormente, la cifra negra es de ocho veces más contagiados, por lo que se supone ya deberíamos estar en seis millones de casos, ya cambió su opinión o mintió pensando que el asunto de la pandemia no llegaría un escenario catastrófico; ¿cómo es posible que el responsable del manejo de la peor crisis de salud en la historia de México, no sepa cuántos pacientes hay y cuántos han perdido la vida?”.
Cuando el Presidente del Congreso decidió suspender la comparecencia de López Gatell, argumentando que las condiciones violentas provocadas por varios Diputados y Diputadas eran motivo para cambiar a otra fecha las respuestas del cuestionado funcionario, éste dejó de sudar la gota gorda. El preámbulo le vino como anillo al dedo; en medio de un avispero de legisladoras que se lo querían comer vivo.
Vamos a ver si López Gatell se atreve a regresar a San Lázaro para aclarar paradas, poner las cartas sobre la mesa y explicar, sin sus respuestas cantinflescas, una verdad que el pueblo de México, merece en memoria de sus muertos y sus enfermos por el Covid 19.
En otras cosas, allá por la Villa de las Hortensias ya brincó al tinglado político otro aspirante a la alcaldía; se trata de Osvaldo Arreola Barrera, otro exalcalde cacahoteco que jura y perjura no pertenecer a la ‘triada de exalcaldes de negros antecedentes, quienes buscan imponer a su ‘gallo negro’, un jovencito que tiró el ombligo en ese lugar de cacao, sin embargo, tiene años de vivir fuera de su terruño y vive actualmente en Tapachula.
Los cacahotecos manifiestan que están hartos de tener presidentes mediocres, arrogantes y sinvergüenzas que han sido carne de presidio; burlaron la justicia, porque desgraciadamente en México todo mundo corrompe la ley. Ojalá que eso se acabe con la cuarta transformación y no vayan a ser la misma gata revolcada.