Polígrafo Político

380
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías
¡Cambio de Estrategia!
“En tiempos tan oscuros, nacen falsos profetas”
Joaquín Sabina

La madre de todas las batallas está a la vuelta de la esquina. El ejercicio electoral en teoría inicia en el 2021, sin embargo en la praxis ya andan desatados los aspirantes y suspirantes.
La pandemia del Covid-19 tuvo efectos colaterales, no sólo en los rubros de salud, económicos, sociales, también va repercutir de manera directa en el diseño de las campañas electorales.
Por lo pronto el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) ya sesionó para darle luz verde a los dos nuevos institutos políticos que tendrán participación en los próximos ejercicios electorales del 2021.
Se trata de las resoluciones INE/CG509/2020 e INE/CG510/2020 para aprobar la acreditación local de los institutos políticos Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México.
Entonces hablamos que en la justa electoral que se avecina, serán 14 partidos políticos los que participarán en los cargos a lección popular federal, estatal y municipal.
Pero en el proceso electoral no será únicamente quienes serán los institutos, cuantos y las prerrogativas, conllevará una serie desafíos sociales que condicionarán, para bien o para mal, la transmisión del poder político en este 2021.
Pero los métodos, estrategias y mecanismos para captar votos y vencer aún más el abstencionismo deberán ser fortalecidos, la emergencia sanitaria lo exige.
Los estrategas y alquimistas electorales tendrán un gran reto, más allá de mantener y fortalecer la confianza en electorado.
Y si hablamos de las reglas informales que prevalecen en el sistema electoral mexicano, otro reto tiene que ver con que, ante el temor y las dificultades logísticas de acudir a las urnas, puede haber un encarecimiento en la movilización (acarreo) de los votantes.
Además si a eso añadimos el papel de la mujer en esta nueva era y su participación en temas electorales, tendremos que escudriñar que son ellas las encargadas de hacer valer primordialmente las recomendaciones sanitarias en los hogares.
Por eso, habrán diversos puntos de análisis sobre cómo hay un impacto diferenciado en la participación política de las mujeres derivado de la pandemia del Covid-19.
Las y los ciudadanos deberán vencer la apatía, el descontento, la desilusión y el desencanto para involucrarse activamente en el proceso electoral de 2021.
En un primer plano, los votantes tendremos que resaltar las aprensiones y temores que impone la pandemia del coronavirus para apropiarnos de las elecciones y participar en el rol que vayamos a ejercer: sufragantes, funcionarios de casilla, observadores electorales y representantes de partidos políticos.
Empero, en esta ocasión se confabuló un contexto que vino a complejizar no sólo la conducción y la organización de las elecciones, también la captación del voto, del abstencionismo ni hablar.
Los datos históricos no mienten, hay actos que marcan siempre la complejidad de ejercicios electorales: el abstencionismo en 1991, el movimiento del EZLN en aquel 1994, coincidentemente con los asesinatos de Colosio y Massieu, la crisis social y económica de 1997, etc.
Hoy la pandemia por coronavirus se asoma al escenario y aquí los retos son mayores, por ello escribí que las estrategias, los pactos, las coyunturas deberán ser de gran calado para quienes deseen lograr salir vencedores.
El espectro del poder político deberá ser también en primera línea, objeto de análisis, así como de estudiar sus dimensiones en el escenario variopinto.
Entonces considero que ahí puede iniciar el diseño de los bosquejos electorales de cada partido político, en el entendido que los procesos distan de acuerdo a su geografía o comarca.
Y quienes hoy se dicen “oposición” tienen altas posibilidades para capitalizar los yerros de los gobiernos que decepcionaron; con ello, equilibrar el llamado espectro del poder político.
A esperar que el INE y las OPLES den a conocer los instrumentos el proceso electoral, bajo que parámetros y condiciones van a considerar por pandemia del Covid-19.
La acciones que decida implementen ¿Se van a traducir en aumento de los presupuestos? Es la pegunta.
¡Mucho ojo! la contingencia limitará la celebración de reuniones y mítines, asimismo, restringe el tránsito de las personas en la vía pública y ello obligará a realizar una campaña de más desgaste, mayor utilización de estrategias de comunicación política: visuales, económicas, auditivas, todas creativa y de persuasión.
De la paga, el derroche, el despilfarro y los patrocinios son otra histeria y otra historia.
¿Quién dijo qué tengo sed?