Impacto de ‘Eta’ en Centroamérica Podría Ser la Semilla de Futuras Crisis Migratorias: OIM

361

De la Redacción

El impacto que provocó el huracán ‘Eta’ en algunos países del norte de Centroamérica podría ser la semilla de futuras crisis migratorias, advirtió la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
La directora regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, Michele Klein-Solomon, alertó que el huracán agravó las condiciones sociales y económicas en estos países, entre los que se encuentra México, y el daño a los cultivos puede empeorar aún más la inestabilidad económica y la falta de comida, que ha forzado a miles de centroamericanos a migrar.
“Lo que ha dejado el huracán ‘Eta’ no es sólo una calamidad humanitaria que requiere atención inmediata, sino también una semilla de futuras crisis migratorias que debemos tratar de prevenir”, señaló.
La tormenta ha afectado a 2.5 millones de personas a lo largo de Centroamérica, y al menos 358 mil personas se encuentran en albergues y necesitan atención con urgencia, de acuerdo con la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria.
Ante esta situación, la OIM ha repartido miles de kits de emergencia con materiales de cocina, colchones, sábanas y productos de higiene en las zonas más afectadas de Honduras, Guatemala, El Salvador y Belice, y próximamente llevará ayuda a Nicaragua y a siete albergues del sur de México.
“Las necesidades más inmediatas son la alimentación, protección y albergue de las personas afectadas, así como otros artículos básicos que ayudan a garantizar su dignidad”, dijo Jorge Peraza, jefe de misión de la OIM para Honduras, El Salvador y Guatemala.
Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que otra onda tropical se mueve lentamente hacia el oeste a través del Caribe y tiene 80% de posibilidades de convertirse en una tormenta en las próximas 48 horas; de formarse, es posible que impacte en las mismas áreas que el huracán ‘Eta’. Apro

Centroamérica Teme Alza de Migración por Covid y «Eta»
José Meléndez, Corresponsal

Más de 22 años después de que el huracán «Mitch» atacó implacable a Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala y atizó la migración irregular a México y Estados Unidos, una mortal mezcla de tragedia natural y debacle sanitaria -Eta y Covid-19- se confabuló en Centroamérica al cierre de 2020 y agudizó una profunda crisis socioeconómica regional con un riesgo inmediato: más movilización humana ilegal.
Layasiksa, pueblo caribeño del norte de Nicaragua, reportó que 166 de sus 169 casas quedaron destruidas y tres con daños parciales, según activistas nicaragüenses de derechos humanos que describieron una situación «inhumana» de hambre y desolación.
Quejá, caserío montañoso del área norcentral de Guatemala, quedó sepultado por las inundaciones y derrumbes y la búsqueda de víctimas fue suspendida ayer, luego de que los socorristas intentaron abrirse paso por lodo, piedras y árboles.
«Honduras vive la peor de las crisis que hemos enfrentado en nuestra historia moderna», narró el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, en un mensaje el domingo. «Dos eventos que amenazan nuestra vida y nuestra economía: el Covid y los efectos devastadores de Eta que nos ha dejado en varias zonas del país», relató.
Eta, que atacó desde el 2 de Noviembre a Centroamérica y penetró con fuerza a tierra para retornar al mar Caribe rumbo al norte de América, dejó más de 200 muertos de Panamá, por el sur, a Guatemala, por el norte.
El paso del ciclón por 10 de los 22 Departamentos (Estados) de Guatemala se saldó con más de 518 mil personas afectadas, damnificadas, en riesgo y en albergues, más de 24 mil viviendas en peligro o daños severos, leves o moderados, 142 carreteras destruidas o con destrozos diversos y 37 puentes, 120 edificios y 32 escuelas con afectaciones variadas.
«No hace falta ser un genio para advertir que habrá una migración fuerte», alertó la hondureña Karla Rivas, coordinadora de la (no estatal) Red Jesuita con Migrantes Centroamérica, de Honduras, al recordar que «Mitch» generó una oleada migratoria, de 11 mil a 20 mil muertes y pérdidas por unos 8 mil millones de Dólares.
Al narrar que el embate de «Eta» fue especialmente intenso en el norte de Honduras, Rivas dijo a EL UNIVERSAL que los números de esa zona «siempre» la ubican «a la cabeza de la migración» como fuente de viajeros irregulares que, por desempleo, inseguridad y otros fenómenos, engrosan las corrientes humanas a México y EU. «Si juntamos Covid y ‘Eta’, la gente saldrá huyendo. Será un escenario complicado. Prevemos un pico fuerte de migración económica, como con ‘Mitch'», señaló.
La Universidad Johns Hopkins, institución privada de educación superior de Estados Unidos que lleva el registro diario del Coronavirus, precisó ayer que Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá sumaron 515 mil 565 casos de la enfermedad, con 12 mil 144 decesos.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronosticó que, por impacto indirecto de la pandemia, el desplome o la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de Centroamérica en 2020 será del menos 6.2%. El registro negativo más severo será en El Salvador, con 8.6%, seguido por Nicaragua, con 8.3%, y Panamá, con 6.5%, y en Honduras llegará al 6.1%, en Costa Rica al 5.5% y en Guatemala al 4.1%. Sun