Ante los Feminicidios, el Desdén Presidencial

334

Gloria Leticia Díaz

Durante la conferencia matutina del martes 24, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió de manos de la periodista Soledad Jarquín Édgar una memoria USB con 18 mil firmas recabadas por Change.org y un certificado de la autenticidad de las mismas, obtenidas durante 40 días, firmado por el director de la plataforma, Alberto Herrera.
Esas firmas respaldan la solicitud “¡Alto a los feminicidios en México!”, impulsada por la colectiva de organizaciones #NosVanAVerJuntas.
Jarquín fue la comisionada de la colectiva para entregar la petición a López Obrador, no sólo por su acceso al mandatario en tanto periodista, sino también por ser madre de María del Sol Cruz Jarquín, una de las 16 mil 573 mujeres asesinadas en México entre enero de 2015 y el 31 de octubre de 2020, según el registro del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). De ese universo, 7 mil 329 perdieron la vida en la actual administración (44.22%).
Del total de muertes violentas de mujeres ocurridas entre 2015 y Octubre de este año, 4 mil 364 casos fueron clasificados como feminicidios, mil 812 ocurridos del 1 de Diciembre de 2018 al 31 de Octubre pasado.
Jarquín no dudó en realizar los trámites en la Presidencia para acceder a la conferencia de prensa, como parte de su activismo en la visibilización del problema en el que ella misma se encuentra inmersa, y hablar de la resistencia de las fiscalías para procesar los asesinatos de mujeres como feminicidios.
Tras la entrega, Jarquín y algunas madres de víctimas que la esperaban a las puertas de Palacio Nacional, por instrucciones de López Obrador, fueron recibidas por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Fabiola Alanís Sámano, para exponer sus casos.
“La conclusión a la que llegan después de escucharnos es que el problema empieza en las fiscalías, que no investigan, no hay necropsias adecuadas, no hay peritajes, hay casos que son visiblemente feminicidios y los clasifican como suicidios. Hay una negativa -‘política, digo yo’- a reconocer los feminicidios”, dice Soledad Jarquín en entrevista.
Colaboradora del portal Servicio Especial de la Mujer (SEM México), y especializada en temas sociales desde hace más de 25 años, Jarquín sostiene que después de la muerte de su hija -el 2 de Junio de 2018, en el contexto del proceso electoral en Juchitán, Oaxaca- se ha dedicado a visibilizar los feminicidios a través de su tarea periodística.
Lo que ha encontrado en el seguimiento de al menos 15 casos, dice, es que “son copia y pega de muchos otros casos, en el país y en América Latina, en los que no hay justicia para las mujeres”.
Un Problema Antiguo.
María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), con más de 20 años como defensora de derechos de las mujeres, alerta sobre que la impunidad que arrastra el país en la atención de la violencia contra las mujeres no es nueva, pero sí lo es la gravedad con que ha escalado en los últimos años, a la par de que, paradójicamente, se ha creado un marco normativo que permitiría un escenario completamente distinto.
“A las anteriores administraciones federales y a la actual les ha costado trabajo reconocer que los feminicidios están en un contexto criminal, para ellos es un problema de violencia familiar doméstica”, apunta.
“Nunca pensé que como defensora viera esto, la gravedad. Hace cuatro años discutíamos en el Observatorio si debíamos abordar el tema, considerando que ya veíamos que detrás de las desapariciones están los grupos delictivos involucrados; hoy no tenemos opción, las niñas son desaparecidas y tenemos que entrarle. No hemos podido superar esa barrera que ponen los agentes del Ministerio Público de esperar más de 24 horas para buscar a las víctimas”, dice Estrada.
Al destacar que en la atención y prevención de las violencias contra las mujeres hay corresponsabilidad de los Gobiernos Federal y Estatales, advierte que el diseño de la política integral corresponde al gobierno federal, que “no ha estado a la altura del problema de la violencia de las mujeres, que no sólo están suscritas al ámbito familiar, sino comunitario”. Apro