ALFIL NEGRO

379
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Hay historias negras de políticos del Soconusco, que todos las conocen, pero no han sido contadas” (vox populi)

La Gran Tribulación
Oscar D. Ballinas Lezama

El número de los muertos por la pandemia del Coronavirus en México se ha perdido en el laberinto de las dudas creadas por una información de la Secretaría de Salud, que constantemente se contradice con las afirmaciones del Inegi y la de algunos expertos en la materia; la gente ya no sabe a quién creerle.
El subsecretario de salud, Hugo López Gatell, insiste en que las víctimas de esta pandemia en el país azteca no sobrepasan los 150 mil, el INEGI tiene otros datos; juran y perjuran que los difuntos por Covid pasan de los 200 mil.
En medio de esas cifras de la muerte, surge el nuevo escándalo sobre la no autorización de algunas vacunas por la Cofepris, entre las que destaca la ‘Sputnik’ de producción rusa, que no ha pasado el filtro de la Organización Mundial de la Salud, encontrándose en fase experimental, sin embargo, se rumoraba hasta ayer, que podrían permitir que sean aplicadas a pesar de esa irregularidad.
México sigue en el pico de una nueva ola de la pandemia del Covid-19, las vacunas no llegan solo las noticias y las expectativas de una vacunación masiva, sin embargo, es la hora que no han inyectado el antivirus a todos los trabajadores de salud, entre una población restante de casi 130 millones que siguen a la espera de la panacea contra la peste del siglo XXI.
Algunos políticos han entendido que las vacunas son un experimento de los grandes laboratorios del mundo, quienes pareciera, están aprovechando el río revuelto para llevar miles de millones de Pesos a sus bolsillos con la venta de un antivirus que se presume, no es cien por ciento eficaz; un experimento con el cual están convirtiendo a millones de personas en ‘conejillos de indias’, los mercaderes de la salud ni se acongojan, saben que perdiendo ganan.
En este mar de confusiones y desesperanza en el que no parece haber salida, está llevando a la humanidad a una gran tribulación que podría culminar, si nadie para esta debacle sanitaria, en el anunciado Armagedón bíblico. Muchos gobernantes ya están insistiendo en que la gente no deje de usar el cubrebocas, que siga guardando la sana distancia, lavándose las manos y no asistir a reuniones formadas por grupos numerosos de personas.
Los que parecen no entender o hacen como si a la ‘virgen le hablara’, son los políticos que en víspera de las elecciones andan desesperados, tratando de convencer al electorado de que son ellos (los politiqueros) los nuevos mesías o iluminados; organizan comidas, cenas y reuniones masivas en las que en forma irresponsable expanden el virus del Covid.
En el municipio de Cacahoatán, la ‘triada de expresidiarios’ lograron hace pocos días reunir unas 150 personas, con el pretexto de que su ‘gallo negro’ será el bueno, aunque no dicen que ellos, los ‘tres titiriteros’’, serán quienes repartan y compartan el pastel de la Villa de las Hortensias; quizás piensan que el pueblo ya se olvidó que cuando fueron Alcaldes y sus cuentas públicas no fueron muy claras, les llovieron las demandas penales que llevó a uno de ellos a la cárcel, los otros salvaron el pellejo por darse a la fuga.
Por cierto, otra aspirante a gobernar Cacahoatán es Selene Adriana Canel López, asesora municipal y presidenta del PRI en ese municipio, quien tampoco canta mal las rancheras y anda en plena campaña pretendiendo ser candidata a la alcaldía cacahoateca, ya se olvidó que recientemente fue protagonista de un escándalo por un audio que le granaron y subieron a las redes sociales (EL ORBE tiene copia en su poder); el vocabulario soez y las amenazas vertidas en contra de su presunta rival en amores, desnudó la verdadera personalidad de la funcionaria pública y ‘lideresa’ del Partido Revolucionario Institucional en ese municipio fronterizo.
En una entrevista exclusiva para EL ORBE, Alma Lucila López Mazariegos, víctima de la hoy demandada, explicó ser enfermera de profesión y empleada del Ayuntamiento cacahoteco, argumentando que el pasado 17 de Diciembre a las 11 horas se presentó ante el Fiscal Ministerial de la Unidad de Investigación y Justicia Restaurativa, Manuel Nicolás San Cristóbal López, para denunciar por los delitos de daños en propiedad ajena, amenazas y discriminación, delitos que presuntamente cometió en su agravio Selene Adriana Canel López, integrándose la carpeta de investigación con registro de atención 285/015/0502/2020 (cuya copia también tiene en su poder EL ORBE).
Alma Lucila López Mazariegos declaró ante las autoridades judiciales, que el 16 de Diciembre al encontrarse en su domicilio en una de las colonias de ese municipio fronterizo, acompañada de su madre Almina Elizabet ‘N’ y su hermano Fernando ‘N’, al filo de las 23:30 horas escucharon la llegada de un vehículo que se estacionó cerca de la puerta de su casa, al salir a ver se dieron cuenta que era una camioneta marca Nissan, tipo murano color blanco, de la cual se bajó Selene Adriana Canel López, quien llevaba en las manos una gran roca con la que se dirigió a un vehículo propiedad de la denunciante, marca Volkswagen tipo jeta, color azul que estaba estacionado frente a su domicilio y sin decir ‘agua va’, arrojó el objeto sobre el parabrisas y lo destruyó por completo, luego, luego la acusada abordó su camioneta y se dio a la fuga… continuará.
En Suchiate, los morenos ya se están registrando como precandidatos, la inconformidad es contra Dilma Barrios, quien han comprobado no tiene residencia en aquel municipio fronterizo, afirmando los denunciantes que el domicilio de esta aspirante a la alcaldía suchiatense, está ubicado en la 6ª Privada Oriente número 5-A, entre 7ª y 9ª Norte de Tapachula. ¿Será? Esa es otra historia que les vamos a contar.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.