TRAS BAMBALINAS

129

Por César Solís

La pandemia de la Covid- 19 ha evidenciado la desatención de funciones de las distintas corporaciones encargadas de regular la vialidad y el tránsito, debido a que se ha notado un incremento de percances automovilísticos y de motocicletas, pues no hay nadie que regule esta situación.
Todos los días quienes conducimos un automóvil podemos darnos cuenta que en la ciudad existen muchos motociclistas que se resisten a utilizar los equipos de protección, así como guiar un caballo de acero con sus correspondientes placas, es decir también se hace evidente que podrían estar circulando “motos robadas”, mismas que para nadie es un secreto, son usadas para cometer ilícitos.
A los agentes de Tránsito del Estado únicamente los vemos cuando hay un percance vial, incluso al mismo delegado de Tapachula sólo se observa cuando establecen los operativos “alcoholímetros”, a donde llega a tomarse la foto , inclusive “pasar el peine”, esto según testimonio de uno que otro bolencón.
Es urgente que vialidad municipal de Tapachula así como transito estatal se pongan a trabajar, ya que han descuidado en gran medida el tema de la prevención, argumentando que por la pandemia no se pueden realizar las actividades que antes se solían llevar a cabo.
En carretera, la Policía Federal División Caminos ha quedado a deber con su responsabilidad de poner orden, sobre todo en los tramos de la autopista de Tapachula hacia Suchiate y a Cacahoatán, donde circulan motocicletas hasta con tres tripulantes, pero lo peor del caso, es que las unidades de dos ruedas no cuentan con placas.
REFLECTORES
El Órgano de Fiscalización debe estar muy atento del ayuntamiento de Tapachula donde hay familias completas laborando en el gobierno emanado de Morena; llama la atención la familia de titular de Obras Públicas de apellido Flores Ozuna, quien tiene a su esposa laborando en el DIF, así como a uno de sus hijos en COAPATAP; por cierto en este organismo conocido como caja chica del gobierno local, existe un funcionario de apellido Capri Bodegas que no deja trabajar al actual director y maneja a su antojo la lista de aviadores, entre otros temas.