Guardia Nacional, Nuevo Brazo Armado de la Sedena

199

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que busca que la Guardia Nacional forme parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que el nuevo cuerpo de seguridad no se eche a perder, como sucedió con la Policía Federal.
El titular del Ejecutivo federal explicó que analiza presentar dicha reforma constitucional en 2023, una vez que logren consolidar la Guardia Nacional, y que busca integrar este cuerpo de seguridad al Ejército, como una rama similar a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).
«No quiero que suceda lo que pasó a la Policía Federal, que se integró y se echó a perder, al grado que está preso [en Estados Unidos] el que fue secretario de Seguridad Pública [Genaro García Luna] en el gobierno de Felipe Calderón, y además esa policía no cumplió y no actuó con profesionalismo», sostuvo.
En su edición impresa del pasado 11 de junio, El Universal adelantó que durante un desayuno con integrantes del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) el presidente López Obrador compartió que en lo que resta del su sexenio buscaría tres reformas constitucionales, una de las cuales es incorporar la Guardia Nacional a la Sedena.
La Guardia Nacional fue creada en marzo de 2019 como una institución de carácter civil, adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y que está bajo el mando del general en retiro Luis Rodríguez Bucio.
Al presentar al Congreso de la Unión la iniciativa de reforma para crear la Guardia Nacional, en noviembre de 2018, el Presidente de la República pretendía que la corporación tuviera mando militar y dependiera de la Defensa Nacional.
Sin embargo, ante la resistencia de la sociedad civil el dictamen para reformar el artículo 21 constitucional se modificó y las fuerzas políticas en el Congreso acordaron que la Guardia Nacional sería una institución de carácter y mando civiles.
No obstante, en uno de los artículos transitorios de la Ley en Materia de Guardia Nacional se determinó que en los primeros cinco años de su operación dependerá de la Sedena y Marina «para el establecimiento de su estructura jerárquica, sus regímenes de disciplina, de cumplimiento de responsabilidades y tareas, y de servicios, así como para la instrumentación de las normas de ingreso, educación, capacitación, profesionalización, ascensos y prestaciones, que podrán estar homologados en lo conducente a las disposiciones aplicables en el ámbito de la Fuerza Armada permanente».
El presidente López Obrador expuso este martes que su gobierno busca que la Guardia Nacional se siga consolidando, pero, insistió, «no queremos que pase después a Gobernación u otra institución y en seis años esté echada a perder».
Recordó que en el caso de la Policía Federal, ésta nunca tuvo el apoyo que necesitaba, porque sus elementos tenían que acampar o ir a vivir a en hoteles en situaciones lamentables.
«Manejaban muchísimo dinero con poca transparencia, porque consideraban el presupuesto como un asunto de seguridad nacional y no informaban», enfatizó el Presidente.
Por eso, agregó que en su momento propondrá al Congreso que la Guardia Nacional forme parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, así como existe la Fuerza Aérea Mexicana.
«Porque también no quiero quedarme con la responsabilidad de no haber propuesto las cosas que considero que requiere el país», argumentó.
Señaló que para 2023, una vez que esté acreditado el funcionamiento de la Guardia Nacional, hará el planteamiento al Congreso de la Unión.
Por tratarse de una reforma a la Constitución se requiere de una mayoría calificada —dos terceras partes del pleno tanto de la Cámara de Diputados como del Senado de la República— para su aprobación, así como el aval de al menos 17 legislaturas locales.
La corporación es de facto de los militares: expertos
Expertos en seguridad coinciden en que la Guardia Nacional «ya es de facto» de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que lo que pretende el presidente Andrés Manuel López Obrador es reformar la Constitución para entregar el control total de la corporación al Ejército Mexicano.
Catalina Pérez Correa, investigadora de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), explicó que la corporación al mando del general retirado Luis Rodríguez Bucio cuenta con 44 facultades, entre las que destacan mantener la paz y la investigación de delitos.
«De facto, el Ejército hoy controla la Guardia Nacional. López Obrador quiere reformar la Constitución para darle estas atribuciones de forma permanente a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)», dijo.
La colaboradora de El Universal se preguntó si el Presidente está siendo presionado por los militares para que la recién creada Guardia Nacional sea totalmente militar.
«La Guardia Nacional ya es de facto de Sedena, ahora AMLO quiere que constitucionalmente lo sea. ¿Se despertó un día y dijo: ‘mejor que sea plenamente militar’ o lo presionan para que así sea?¿Hay subordinación del poder militar al civil?», enfatizó.
A su vez, el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, puntualizó que desde su nacimiento la Guardia Nacional ha estado compuesta, dirigida y entrenada por militares.
«¿A quién le sorprende que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya abandonado la farsa de que la Guardia es una institución civil?», cuestionó.
El experto en temas militares César Gutiérrez Priego afirmó que desde 2019 se buscó que la Guardia Nacional fuera absorbida administrativamente por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por lo que, dijo, no es nuevo el planteamiento que está haciendo el Presidente.
Para el también abogado, el Ejecutivo federal considera que la Guardia Nacional es el camino para garantizar la seguridad en el país, y «ante la incompetencia de las autoridades estatales, municipales y el incremento de delitos del orden federal ha sido imposible conseguir un avance significativo en la pacificación de algunas regiones del país».
Por ello, afirmó, es claro que se apuesta a la consolidación de la Guardia Nacional para que no pase como en todos los sexenios anteriores en los que se desaparecieron instituciones policiacas federales y se debía empezar nuevamente de cero.
«Al pertenecer la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional se consideraría como una fuerza armada más, pero debe entenderse que tendrá un tratamiento especial, distinto, al estar enfocada a la seguridad pública», indicó.
El director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas Rodríguez, recordó que desde la creación de la Guardia Nacional sus recursos y formación han estado en manos de la Sedena. Sun