ALFIL NEGRO

205
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Alcaldesas de la Costa de Chiapas han sido denunciadas ante la Auditoría Superior del Estado y la Fiscalía para el Combate a la Corrupción”.

Banquillo de Acusados
Oscar D. Ballinas Lezama

A cuatro meses de que la mayoría de los Alcaldes lleven a cabo el proceso de entrega y recepción de sus administraciones; en Chiapas, varios de los Presidentes y Presidentas Municipales podrían ser sentados en el banquillo de los acusados, ya que en su contra existen sendas denuncias de presuntos actos de corrupción y abuso de autoridad.
Desde el 2020, están en poder del Auditoría Superior del Estado de Chiapas, así como en la Unidad de Anticorrupción e Investigación, denuncias en contra de las alcaldesas del municipio de Huehuetán, Victoria Aurelia Guzmán Reyes, y la de Tuxtla Chico, Deysi Lisbeth González Aguilar.
Se viven tiempos en que el Gobierno de la Cuarta Transformación ha dicho hasta el cansancio que no permitirá actos de corrupción de ningún funcionario o gobernante, mucho menos cuando se trata de quienes llegaron bajo la bandera del partido Morena, que se supone deberían poner el buen ejemplo de lo que pregona diariamente el presidente Andrés Manuel López Obrador.
En el caso de la alcaldesa Victoria Aurelia Guzmán Reyes, la denuncia fue interpuesta en el 2020 por el síndico municipal José Antonio Guzmán Díaz, el segundo regidor Dionicio Velázquez López, el tercer regidor Amable Hernández Rivera, el cuarto regidor José Alfredo Sandoval Rincón, así como las regidoras Mariana Ríos Santos y Elva de Jesús Ibarra Citalán, haciéndolo a través de su representante Javier Kildare Ernest Vázquez Moctezuma.
Los denunciantes alegan en su demanda contra la alcaldesa huehueteca que ésta ha cometido presuntos daños y perjuicios a la Hacienda Pública federal, estatal y municipal, haciendo notar que desde el inicio del Gobierno Guzmán Reyes, ésta se negaba a realizar las reuniones de Cabildo y a rendir cuentas de lo que estaba haciendo, argumentando que el único que podía saber de ese tema era su hermano Saúl Guzmán Reyes, quien legalmente no pertenece al Ayuntamiento ni es integrante del Cabildo, afirman en su escrito los acusadores. (Copia que está en poder de EL ORBE).
El Síndico y los regidores en funciones, con excepción de Guadalupe López López, Gleiser Rodríguez Rodríguez e Hilda Reyes Rodríguez, supuestamente incondicionales de la Alcaldesa de Huehuetán, han denunciado desde el principio de la administración lo que consideran supuestos actos de corrupción y abuso de autoridad de la Presidenta, quien además se niega a firmar la cuenta pública, así como documentos comprobatorios y justificatorios de su ejercicio, argumentan en su escrito los denunciantes.
Ante el Auditor Superior del Estado y el Jefe de la Unidad de Anticorrupción en Chiapas, los acusadores expresaron que, al parecer, Saúl Guzmán Reyes, hermano de la alcaldesa acusada, tiene contratados a sus propios asesores para llevar ‘las cuentas de la administración municipal, siendo estos: Bersaín Flores Rincón, Didier Marroquín y Juan Hernández Gómez, éste último es esposo de Nelva Guzmán Reyes, presidenta del DIF Municipal y hermana de la alcaldesa Victoria Aurelia Guzmán Reyes.
Para deslindarse del presunto acto de corrupción que se pudiera haberse cometido con la construcción del comedor San José el Amate, el síndico José Antonio Guzmán Díaz afirma que fue una obra de mala calidad que ya hizo del conocimiento del Auditor General del ASE, sin embargo, tampoco esa denuncia ha tenido respuesta hasta ahora.
Afirman los denunciantes huehuetecos que la aún presidenta municipal, Victoria Aurelia Guzmán, otorgó en los primeros meses de su Gobierno obras por más de 23 millones 311 mil 607 Pesos, en favor de la constructora ‘El Cincel y el Martillo’ S.A. de C.V., que es propiedad de su sobrina de nombre Yuriria Hernández Sánchez.
Ante todas estas irregularidades denunciadas desde el año pasado, los quejosos afirman que solicitaron al Auditor General del ASE en Chiapas, que se realice una auditoría referente a los hechos que han denunciado por escrito y acompañando pruebas fehacientes de su dicho, sobre los presuntos delitos de desvío de recursos públicos hacia fines no autorizados; actos irregularidades en la contratación, ejecución de obras, prestación de servicios públicos, adquisición de bienes, otorgamientos de permisos, licencias y concesiones.
Los denunciantes terminaron diciendo que están por entregar la administración al nuevo Alcalde, y estas supuestas anomalías administrativas que pudieran generar actos de corrupción, al parecer no han sido investigadas porque no han tenido conocimiento de una sola auditoría al Gobierno Municipal de Huehuetán.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica