ALFIL NEGRO

196
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

“El Presidente de la República visitará Tapachula, viene a ver el problema migratorio; ojalá cheque la ‘ciclovía’, obra chafa de Sedatu’. (El pueblo bueno)

Fanáticos Bárbaros
Oscar D. Ballinas Lezama

Ahogado el niño, pretenden ahora los empresarios del futbol mexicano, tapar el pozo; los reprobables hechos del pasado sábado en un estadio de Querétaro muestran el estado de descomposición en que se encuentra la sociedad, en donde impera un fanatismo vergonzoso y peligroso.
Hubo decenas de heridos, algunos muy graves por los golpes recibidos en ese zafarrancho de ‘seres irracionales que aún viven en la época de las cavernas, quienes al parecer bajo los efectos de las drogas y el alcohol, actuaron con enorme brutalidad agrediendo a quienes se les paraban enfrente para defender los colores de su equipo favorito.
Los empresarios del futbol y autoridades del Gobierno queretano volvieron a demostrar su irresponsabilidad al no resguardar la integridad de los aficionados al deporte de las patadas; volvieron a mostrar que únicamente les interesa las ganancias económicas; tampoco guardaron e implementaron los protocolos sanitarios por la pandemia del covid, las imágenes de la prensa nacional nos muestran a miles de personas sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia.
Ahora los políticos, así como los dueños de los equipos de futbol, han empezado a deslindarse de responsabilidades, echándole la bolita a los vándalos a los que les permiten ingresar ebrios o llevando bebidas embriagantes a los estadios, aparte del alcohol que se vende en esos lugares de ‘fomento al deporte’.
El caso es que, ahora este nuevo escándalo y el de la guerra de Rusia contra Ucrania, le siguen viniendo ‘como anillo al dedo’ al inquilino del palacio nacional, quien hasta hace unas semanas ya no veía lo duro sino lo tupido, no encontraba la puerta de salida ante el escándalo de la casa gris; su Junior deterioró mucho la imagen del ‘Gran Tlatoani’, quien llegó a gobernar blandiendo la espada de Damocles, en su guerra contra la corrupción y el nepotismo.
Estos nuevos escándalos mundiales le han dado un respiro al Presidente en la víspera de las elecciones de la revocación de mandato, la presión originada por sus propios errores dentro de la administración de su gobernanza, casi lo sienta en el banquillo de los acusados; su imagen de incorruptible quedó por los suelos.
El sol no se puede tapar con un dedo, el Presidente de México se mostró tal como es, un ser humano y no el Mesías que muchos creen que es; nadie duda que sea un político muy inteligente, sin embargo, en estos sus primeros tres años de gobernanza ha dejado en claro que no es lo mismo ver el toro desde la barrera que torearlo.
Por cierto, se espera que en los próximos días (entre 11 y 13 de Marzo), pudieran llegar a Tapachula el presidente Andrés Manuel López Obrador, acompañado del embajador norteamericano en México, Ken Salazar; el objetivo parece que será buscar una solución al problema migratorio en esta frontera sur.
No se duda que al mandatario mexicano estará acompañado también del gobernador Rutilio Escandón Cadenas y el diputado Enrique Zamora Morlet, presidente de la Comisión de Migración en el Congreso de Chiapas.
Ojalá que el Ejecutivo Federal traiga buenas noticias respecto a la solución del problema en el alza del precio de las gasolinas, el gas y la energía eléctrica, tomando en consideración que son temas que en su campaña prometió resolver; de paso, pudiera preguntarle al titular de la Sedatu qué pasó con las obras que se autorizaron para Tapachula, entre ellas la remodelación del edificio de la estación de ferrocarril en donde instalaron las oficinas de Cedeco, cedido en comodato una parte de esa ‘obra’ para la Casa de la Cultura municipal.
Se espera que López Obrador, quien podría visitar la Estación Migratoria “Siglo XXI”, puede darse cuenta del presunto fraude de Sedatu con la construcción de la obra chafa llamada ‘ciclovía’, que se hizo sobre toda la 8ª. Norte y la que resulta una verdadera vergüenza para los tapachultecos; no hay que olvidar que tanto Sedatu como las autoridades que le dieron el visto bueno a sus ‘trabajos’, presuntamente han argumentado que se invirtieron poco más de 500 millones de pesos, lo que de ser cierto deben transparentar en qué y cómo se invirtió ese dinero de los impuestos del pueblo bueno.
Cuentas claras, amistades largas; la administración debe ser transparente, según el espíritu del Gobierno de la cuarta transformación, que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Rutilio Escandón Cadenas confirman a cada rato en sus mensajes a gobernantes y funcionarios de los tres niveles. Al parecer, muchos siguen poniéndose la camiseta de la anticorrupción y el nepotismo.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.