El Primer Cuadro Inundado de Terminales “Piratas” con Anuencia del Ayuntamiento

1455
El Primer Cuadro Inundado de Terminales “Piratas” con Anuencia del Ayuntamiento
El Primer Cuadro Inundado de Terminales “Piratas” con Anuencia del Ayuntamiento

 

*PROCEDENTE DE OTROS MUNICIPIOS, TAXIS Y COMBIS CREAN DESORDEN EN LA ZONA CENTRO DE TAPACHULA.
*LA AUTORIDAD DEBE OBLIGARLOS A UTILIZAR LAS TERMINALES DE CORTO RECORRIDO, QUE FUERON CONSTRUIDAS PARA EVITAR PROBLEMAS VIALES.

Tapachula, Chis.; 06 de junio.- Las autoridades locales han venido frenando el proceso de regularización y modernización del transporte público de pasaje en el municipio, ya que se ha permitido la instalación de improvisadas terminales en estacionamientos particulares o casas en céntricas calles de Tapachula, a pesar de que es contra lo que establece la ley.
Ángel López Gómez, coordinador del Movimiento de Unidad Popular de Izquierda (MUPI), sostuvo que esa omisión o contubernio del Ayuntamiento, es en contra de la modernidad de Tapachula que ha impulsado como una prioridad el gobernador, Manuel Velasco Coello.
“En relación a los taxis foráneos, vemos que cada vez más invaden el centro de la ciudad, donde crean caos vial, propician inseguridad y están al margen de las leyes”, indicó en entrevista.
Puso de ejemplo al sitio de taxis “Miguel Hidalgo” de Cacahoatán, que asegura rentó un local o estacionamiento y lo adecuaron para dar el servicio, a cuadra y media de la Presidencia, o sea de las oficinas del alcalde, Neftalí del Toro Guzmán.
Es más, según dijo, ninguno de los funcionarios, tanto del orden municipal, como el estatal o el federal, actúan conforme a las normas del transporte, de tránsito y del uso de suelo.
Por si fuera poco, agregó que después se enteraron que un grupo de taxistas locales, solapados quizá por algún acuerdo económico o por capricho, tomaron por terminal el callejón Belisario Domínguez, casi esquina con la 6a. Avenida Norte, donde como sala de espera tienen una banca de madera en plena banqueta.
En ese mismo callejón, a tres cuadras al norte de la Alcaldía, se ubica otra terminal improvisada del Sitio de Taxis “Independencia”, de Ciudad Hidalgo, y tampoco ningún servidor público de ese sector se percata de ello.
Las terminales, piratas por cierto, no cumplen con los más mínimos requisitos que establece la ley y, en un caso de algún siniestro con fatales consecuencias, se desconoce a quién se le fincarán responsabilidades, si a los transportistas o a las autoridades que dejaron de hacer su obligación.
En una situación similar están otras casas particulares adaptadas como base de taxis de Tuxtla Chico y municipios circunvecinos, ubicadas también en el primer cuadro de la ciudad.
Paralelo al problema de los taxis foráneos que se han apoderado del centro de la ciudad, también están las colectivas con improvisadas terminales, como las de Transportes Rey Dari de Huixtla, ubicada en la 11a. Calle Poniente casi esquina con la 6a. Avenida Norte, a 2 cuadras del Palacio Municipal,
“Para frenar todo este desorden y ejercer control, el gobierno estatal ha construido Terminales de Corto Recorrido en Cacahoatán, Huixtla y Tapachula, como la que tenemos en la 5a. calle Poniente, donde deberían estar todas las colectivas foráneas y taxis”, explicó.
El coordinador del MUPI propuso, a medida de solución, que se utilice la Plaza Tlapacholt, como una terminal alternativa para las unidades foráneas, ya que a la fecha es un “elefante blanco”.
Dejó en claro que en el tema de la regularización del transporte, ya no deben haber excepciones a cambio de beneficios personales o de grupo, “y por eso pedimos que las autoridades hagan su trabajo y apliquen la ley, ya que los mayores daños son a la vida económica, turística, comercial y cultural del centro de la ciudad”.
El proyecto de modernización del servicio público del transporte en Tapachula, impulsada por el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, se ve reflejado en esas tres terminales de corto recorrido, la última inaugurada apenas hace tres meses en Huixtla.
Se calcula que en global, diariamente unos cien mil usuarios gozan de esas grandes inversiones que hizo el Estado, aunque hay transportistas y funcionarios que se oponen, por sus fines personales.
Las nuevas terminales cuentan con espacios techados, completamente climatizados, con baños, salas de espera, andenes y otros servicios, y son además el punto donde convergen unidades colectivas y taxis que cubren las rutas que unen localmente a varios municipios de las regiones Soconusco, Sierra y Frontera Sur del Estado
Con ese proyecto de Velasco, al que con sus acciones ha frenado el Ayuntamiento de Tapachula, la población ha dejado de esperar las unidadades en las calles, muchas veces bajo el sol y la lluvia.
El llamado del gobernador había sido para que las autoridades municipales se sumaran para hacer que los transportistas ofrecieran un servicio de seguridad y confort a los usuarios al usar las terminales de corto recorrido, para que a su vez abandonarán las bases improvisadas y liberarán espacios en la vía pública.
Las tres terminales cuentan con cientos de andenes, estacionamiento, sala de espera, taquillas, cafetería, locales comerciales y zonas de seguridad, entre otros espacios, mientras que las “piratas” no tienen ni baño y mucho menos cumplen con las disposiciones de seguridad y protección civil.
Independientemente del desorden vial, hay un crecimiento indiscriminado del comercio informal en año y medio, y ahora el Ayuntamiento pretende también privatizar el uso vehículos en las calles y de los parquímetros.
Vale la pena recordar que sigue pendiente el proyecto de la construcción de una central camionera, al sur de la ciudad, tal y como se ha anunciado en los últimos sexenios.
A ese lugar llegarían los autobuses de pasajeros de primera, segunda y tercera categoría, habría amplios estacionamientos y andenes, y se podrían concentrar taxis y combis para prestar el servicio, como ocurre en las grandes ciudades del país.
En lugar de eso, también ese tipo de unidades se ha apoderado de las calles céntricas de Tapachula, sabiendo que las autoridades locales poco les importa el problema que ocasionan. EL ORBE/Alberto de la Cruz Aguilar