Persecución de Maras y Barrio 18 en Centroamérica Provoca que Huyan Peligrosamente a Esta Región

2213
Varios miembros de la MS-13 y Barrio 18 han sido detenidos en los últimos días por el grupo antipandillas, principalmente en los municipios de Suchiate, Tapachula y Huixtla.
Varios miembros de la MS-13 y Barrio 18 han sido detenidos en los últimos días por el grupo antipandillas, principalmente en los municipios de Suchiate, Tapachula y Huixtla.

* LAS AUTORIDADES MEXICANAS DEBEN VERIFICAR CON QUÉ INTENCIONES VIENEN LOS MIGRANTES CENTROAMERICANOS.
* GOBIERNOS DE GUATEMALA, EL SALVADOR Y HONDURAS INTENSIFICAN OPERATIVOS PARA CAPTURAR A LOS PANDILLEROS.

Tapachula, Chiapas; 7 de Julio.- Los Gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, intensificaron en los últimos días las acciones en contra de las bandas delictivas, Mara Salvatrucha 13 y Barrio 18, y advirtieron que muchos de ellos están emigrando en plan de fuga hacia Chiapas.
En Guatemala, un gran operativo policíaco y judicial con respaldo tecnológico en seis Departamentos (Estados) permitió la detención de 62 miembros de ambas pandillas.
En las acciones, en las que participaron elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) y Fiscales del Ministerio Público, se realizaron al menos 160 cateos en infinidad de propiedades.
A los detenidos se les decomisó el equivalente en moneda local, de casi tres millones de Pesos, que se cree son producto de extorsiones.
Las redadas se realizaron en la Ciudad de Guatemala (capital y sur-centro), en el Departamento de Suchitepéquez (al sur del país), Huehuetenango (en el occidente y frontera con Chiapas), Quetzaltenango (sur-occidente), Escuintla (al sur) y Chimaltenango (en el sur-centro).
Según la Policía Nacional Civil, el operativo #NoMásExtorsión se enfoca en combatir ese flagelo, “que integrantes de las clicas (núcleos) de la Mara realizan en contra de comerciantes, transporte público urbano y extraurbano, mototaxis, repartidores de productos de consumo diario y residencias, a quienes intimidan mediante llamadas telefónicas y mensajes de texto”.
De acuerdo a esas autoridades, los detenidos se dedicaban a extorsionar a sus víctimas, “quienes al negarse a pagar son víctimas de ataques armados”.
A través del Ministerio de Gobernación, el Gobierno de Guatemala precisó que “las extorsiones son un fenómeno delictivo que se ha extendido en toda las ciudades del país”.
Así también, que “en Guatemala hay estructuras criminales que dirigen las extorsiones y que lo han convertido en un modelo de vida. Hay grupos delictivos que no necesariamente son pandillas y usan esta modalidad para agenciarse de recursos, son personas individuales”.
De enero la fecha, en Guatemala se han realizado 2 mil 816 denuncias por extorsión, donde la capital concentra la cifra más alta con mil 210; le siguen Quetzaltenango, con 312 y Chimaltenango, 174.
Las acciones emprendidas simultáneamente en Centroamérica en contra de esos grupos delictivos, se han visto reflejada con la detención de maras en territorio chiapaneco que, se calcula, superan los 300 miembros en lo que va del año, incluyendo varios de sus jefes.
Las autoridades centroamericanas señalaron además que con la migración de ese flujo de miembros de esas bandas antagónicas, aumenta el riesgo de enfrentamiento entre ellos y homicidios, tal y como ya está ocurriendo en algunos municipios como Suchiate y Tapachula.
La presencia de la Gendarmería en la frontera sur ha permitido, en parte, que las actividades de esos y otros grupos delictivos hayan reducido temporalmente sus actividades, aunque no del todo.
Se espera que se reactiven los operativos interinstitucionales, para verificar la legal estancia de muchos extranjeros que deambulan en Tapachula y en los municipios aledaños.
Estas acciones son para la seguridad de los chiapanecos y de sus visitantes, incluyendo a los 2.2 millones de guatemaltecos que llegaron en calidad de turistas al Estado durante el año pasado, con el uso de la Tarjeta de Visitante Regional (TVR). EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello