Tapachula con un Alto Índice Delincuencial, Afirma CANACO

1215
Carlos Murillo, presidente de Canaco-Servytur.
Carlos Murillo, presidente de Canaco-Servytur.

* Con Deficiencias el Nuevo Sistema Penal.

Tapachula, Chiapas; 5 de Agosto.- El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos (Canaco-Servytur) en la localidad, Carlos Murillo Pérez, reveló que no solamente los índices de inseguridad en Tapachula se han incrementado alarmantemente en este año, sino que también ya hay secuestros de personas.
Puso de ejemplo el caso de una empresaria que, asegura, fue privada de su libertad, cuyos familiares -supuso- pagaron el rescate para que fuera liberada, aunque dijo desconocer los arreglos que hubo con los secuestradores y otros detalles.
Así también, tuvieron conocimiento de otro caso muy similar, en el que coincidentemente la víctima era una empresaria, pero ésta vez en el municipio de Suchiate.
A la par de ello, dio a conocer que los comerciantes y empresarios de diversos ramos están siendo objeto de extorsiones que, calculó, también aumentaron desproporcionalmente en los últimos meses.
De acuerdo a lo que estiman los afiliados a ese organismo empresarial, hay un gran aumento en el número de los delitos, como una situación generalizada, principalmente en asaltos a mano armada; así como robos a comercios, vehículos y casa-habitación.
Según Murillo, la inseguridad en Tapachula se desbordó de nuevo desde que se llevaron a los elementos de la Gendarmería hacia otras regiones del país.
“En Tapachula, la delincuencia ha rebasado la capacidad de las autoridades. Consideramos que el Mando Único no ha sido eficiente y que por ello el Gobierno Municipal se lava las manos en materia de seguridad. Esa responsabilidad debe recaer, en primera instancia, en el Ayuntamiento”, agregó.
En ese mismo sentido, opinó que “el problema de la inseguridad en Tapachula, ya es sumamente preocupante”.
Por otro lado, hizo referencia que en las reuniones de seguridad regional a las que han asistido y en las que se congregan también los representantes de las corporaciones policíacas y de diversas dependencias de las tres instancias de Gobierno, el tema se ha expuesto reiteradamente.
En el caso de la Cámara de Comercio, indicó que han insistido en que Tapachula, por las grandes dimensiones del municipio y su más de medio millón de habitantes, debería de contar con al menos mil 500 policías municipales, para que, al dividirse en dos turnos, haya 750 en servicio.
Y es que dijo que esa corporación no cuenta ni siquiera con los 500, y que al restarle el medio turno, así como los enfermos, los que están en vacaciones, de comisión y otros, se reduce a unos cuántos elementos para atender la demanda en materia de seguridad ciudadana.
En voz de ese sector del comercio establecido, hizo un agradecimiento público al gobernador del Estado, Manuel Velasco Coello, por haber enviado a Tapachula en las últimas horas 500 elementos para ayudar en las tareas de prevención y combate a los delitos.
Aunque precisó que, ojalá, todos esos elementos que arribaron sea para quedarse de manera permanente, “ya que ha ocurrido en otras ocasiones que llegan, apagan el fuego, meten medidas correctivas y luego se van, y las cosas vuelven otra vez a empeorar”.
Comentó también que el apoyo de las corporaciones estatales y federales en la frontera sur, “aunque sea de manera temporal, han servido para la estabilización social, controlar los índices delictivos, investigar y hacer todo lo necesario para que la inseguridad disminuya rápidamente”.
Sin embargo dejó en claro que no es suficiente el traer más elementos policíacos Tapachula y los municipios aledaños, sino también se deben emprender acciones urgentes para el combate a la corrupción, en todos sus niveles.
Es necesario que se lleve a cabo una profunda investigación a los servidores públicos adscritos a Tapachula, dijo, empezado por los policías y sus mandos, porque los ciudadanos han perdido la confianza en ellos. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello