Recupera México el Primer Lugar Mundial en Producción de Café

1602
Recupera México el Primer Lugar Mundial en Producción de Café
Recupera México el Primer Lugar Mundial en Producción de Café

 

Tapachula, Chiapas; 7 de Agosto.- La producción de café en México aumentó un 37 por ciento este último año, al generar 223 millones de kilogramos, muy por encima de los 140 millones 700 mil registrados en el periodo anterior.
De acuerdo a un informe del Gobierno Federal, Chiapas logró superar los problemas por los que atravesó en los últimos 20 años con intensas sequías, así como por las afectaciones por huracanes y plagas, y nuevamente se ha colocado en el primer lugar en el cultivo del aromático, con alrededor del 40 por ciento de la producción nacional.
La tendencia a la alza en esta bebida se adjudica en gran parte a los jóvenes, que salen cada vez más en busca del mejor café del país y colocan a los negros o americanos entre sus favoritos, en lugar de los capuchinos o lates.
A pesar de las amenazas que existen para los cafetales, como la Roya, el cambio climático y la falta de tecnología para proteger los cultivos, este año la demanda en el mercado ha sido superior a otros.
México ocupa de nuevo el liderazgo mundial en la producción y exportación de café orgánico certificado, luego de comercializar en el mercado internacional unas 28 mil toneladas -466 mil 666 sacos de 60 kilos-, principalmente en Europa y Estados Unidos.
En torno a los Estados con mayor producción de café en territorio nacional, después de Chiapas están Oaxaca, Veracruz y Puebla, que en suma producen unos 350 mil sacos, mientras el resto se obtiene de otros ocho Estados.
El ciclo anterior se alcanzó una producción superior a los tres millones 729 mil sacos de 60 kilogramos, en 584 mil 542 hectáreas, en 12 Estados del país, algunos de alta población indígena, como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz y Puebla.
El café orgánico se cultiva sin el uso de materiales químicos como fertilizantes o pesticidas, utilizándose en su lugar compostas y otros materiales, pasando por una certificación de organismos nacionales e internacionales.
Ello tiene beneficios para la salud del consumidor y del medio ambiente, al reducir el efecto invernadero y reutilizar desechos para abonar la tierra donde se produce. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello