Detecta ASF Desvío en SAGARPA por 445 Mdp, Recursos que Correspondían a la Cafeticultura

999
Detecta ASF Desvío en SAGARPA por 445 Mdp, Recursos que Correspondían a la Cafeticultura
Detecta ASF Desvío en SAGARPA por 445 Mdp, Recursos que Correspondían a la Cafeticultura

*EN 15 AUDITORÍAS REALIZADAS EN LA CUENTA PÚBLICA 2016, EN LOS PROGRAMAS “COMPONENTE PROCAFÉ” E “IMPULSO PRODUCTIVO AL CAFÉ” REFLEJAN PAGOS INJUSTIFICADOS A BENEFICIARIOS, PROVEEDORES NO AUTORIZADOS, ADEMÁS DE ACTURAS APÓCRIFAS.

Tapachula, Chiapas; 28 de febrero.- Derivado de un reportaje publicado por el rotativo EL ORBE, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ordenó una profunda investigación en torno a los recursos para la cafeticultura, y comprobó daño o perjuicio por 445.3 millones de pesos, tan solo en la verificación de dos programas.
De acuerdo a un informe sobre los resultados de esa investigación que se llevó varios meses, los apoyos a productores de café en el país se convirtieron en un nicho de corrupción, y por ello exigió la salvaguarda de los bienes públicos y el castigo severo al uso inapropiado o a la discrecionalidad en el ejercicio del recurso público.
Las 15 auditorías realizadas hasta el momento a ese sector corresponden a la Cuenta Pública 2016.
Se encontró que en los programas “Componente Procafé” e “Impulso Productivo al Café” hubo pagos injustificados a beneficiarios, proveedores no autorizados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y facturas apócrifas.
Por todo ello la ASF solicitó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) que también audite a personas morales.

SÚMELE OTROS 204 MILLONES DE PESOS
Ismael Gómez Coronel, presidente de la Asociación de Cooperativas Unidos para Estar Bien, y en representación de afectados, recordó que la ASF ha dado seguimiento puntual a las denuncias públicas que ha hecho el rotativo EL ORBE sobre presuntos actos de corrupción en la SAGARPA.
Por ello, antes de estas auditorías había informado de otras investigaciones realizadas a mediados del año pasado, en la que se confirmó irregularidades por 204 millones 149 mil pesos.
Esos resultados corresponden a la auditoría 15-0-08100-12-0330, de los os mismos programas que ahora se revela fueron utilizados para fines distintos a los que fueron creados.
Como se recordará, EL ORBE habría hecho varios reportajes en los dos últimos años sobre esas supuestas anomalías, en la que estarían involucrados servidores públicos, y muy probablemente empresas y hasta productores.
De manera oficial, la ASF confirmó que, efectivamente, la Sagarpa desvió recursos destinados para la cafeticultura a personas que no eran beneficiarias o en duplicidad de nombres.
En su oportunidad, éste rotativo había señalado –con documentos en mano- que se estaba desviando el apoyo a “fantasmas” y que, incluso, en la lista de los que recibieron supuestamente esos apoyos, había varios muertos.
Según el informe de la ASF, derivado de que los responsables del componente no llevaron a cabo una supervisión, se realizaron entregas de recursos sin tener la certeza de que los beneficiados que lo recibieron eran población objetivo, lo cual ocasionó el pago a 48 mil 147 personas por un monto de 107 millones 15 mil pesos que no se encontraban inscritos en el padrón nacional cafetalero.
De igual forma se detectaron pagos duplicados a beneficiarios por los mismos conceptos de apoyo por 6 millones 40 mil pesos.
Asimismo, “los beneficiarios reales del programa, que son los estratos más vulnerables del país y razón de ser de los programas sociales, al no recibir los recursos del subsidio, carecieron de la oportunidad de incrementar la producción y la productividad de las unidades económicas rurales agrícolas mediante incentivos».
De ello, unos 107 millones de pesos fueron supuestamente distribuidos a través de tres conceptos de apoyo: Incentivo Económico, entregado a 19 mil 546 cafetaleros, que implicó un monto de 25 millones 409 mil 800 pesos; Planta de Café, para 16 mil 384 beneficiarios sin empadronar, por 40 millones 518 mil 800 pesos, y Paquete Tecnológico, asignado a 12 mil 217 productores.
Todo eso podría significar “un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal” por pago injustificado.
Lo detectado indica que tampoco se tiene certeza de que los beneficiarios tengan una superficie de siembra y el mantenimiento de la plantación de café, para poder considerarse como población objetivo del componente e inscribirse en el padrón. “Esta acción perjudicó a quienes sí se encuentran empadronados y no fueron apoyados por la dependencia”.
FUNCIONARIOS APARECEN ENTRE LOS BENEFICIADOS
Precisamente, la Sagarpa ha acumulado acumuló 174 denuncias interpuestas en su contra por la Auditoría Superior de la Federación, en el periodo que comprende de 1998 hasta el año pasado.
Con ello, esa dependencia federal se ubica en el primer lugar nacional con más procedimientos en su contra, la mayoría por corrupción.
La ASF ha tenido que reconocer que en tan solo un año, 220 funcionarios habían sido beneficiados con el programa Procampo.
Otras dependencias que también tienen denuncias penales en su contra por irregularidades en el manejo del gasto público son la Secretaría de la Reforma Agraria, con 51; el Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO), con 30; y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), con 25.
TAN SOLO ES LA PUNTA DEL ICEBERG
Sobre el tema, Gómez Coronel aseguró que “en los recursos del programa para la cafeticultura, hay una corrupción abierta y descarada, en la que forzosamente tienen que estar involucrados funcionarios de la Sagarpa.
Afirmó que un grupo de representantes de organizaciones productivas de Chiapas solicitó formalmente a la ASF que se indagara los recursos destinados para el café de loa últimos os años, ya que se presume un fraude superior a los 700 millones de pesos.
En esa supuesta desviación de recursos federales, indicó que pudieran estar involucrados funcionarios de segundo y tercer nivel, viveristas (proveedores de plantas de café) e intermediarios.
Agregó que las organizaciones han demostrado que hay infinidad de irregularidades en los programas Fomento a la Agricultura, Componente Procafé e Impulso Productivo al Café.
Así también, que en la lista oficial de proveedores no figuran varios que fueron aprobados por la autoridad federal y, en lugar de ello, de la noche a la mañana fueron beneficiados otros con varios millones de pesos.

SAGARPA ENTREGA RECURSOS A LOS MUERTOS
En entrevista para EL ORBE sostuvo que el programa de combate a la roya del cafeto en Chiapas, también fue y es una farsa.
Explicó que la plaga afectó severamente al cultivo en la región, lo que produjo que los cafeticultores cayeran en una severa crisis y que para poder volver a producir requerían de sembrar nuevas plantas.
Por ello, según dijo, buscaron otras estrategias porque la variedad que tenían no les funcionó ante el embate de la plaga.
Las cosas se complicaron porque no tenían los recursos económicos para poder construir los viveros que requerían y por lo mismo pidieron apoyo al gobierno federal, sobre todo para tener plantas y renovar sus cafetales.
Sin embargo, un grupo de líderes sociales se convirtieron en proveedores al solicitar al gobierno que les otorgaran proyectos de establecimientos de viveros de café, para que fueran ellos los que distribuyeran el beneficio a los campesinos.
De acuerdo al también productor de la zona rural alta de éste municipio, el gobierno entregó recursos para construir los viveros, pero en realidad no se hicieron.
En lugar de eso, algunos vivales modificaron los padrones de los supuestos beneficiarios para que las autoridades les entregaran mayores recursos económicos.
En un solo ciclo se deberían de entregar 500 plantas por productor y el gobierno pagó 6 pesos por cada una de ellas a los proveedores.
Pero para sorpresa, no hubo el reparto de nuevos cafetos y, en lugar de eso, algunos proveedores supuestamente entregaron 900 pesos por campesino, a cambio de guardar silencio.
Agregó que muchos cafeticultores en el Soconusco ni siquiera recibieron esos recursos, porque desconocían si salieron beneficiados en las listas de apoyos.
Lo peor de todo es que en los padrones alterados de beneficiarios de esos programas gubernamentales, aparecen muchas personas que lamentablemente ya fallecieron desde hace mucho tiempo.
Según las irregularidades documentadas, a través del programa de fomento a la producción de maíz y frijol, la ASF detectó un presunto daño al erario por parte de la SAGARPA, por un monto de 209 millones 918 mil pesos.
Se descubrió que la SAGARPA hizo “pagos improcedentes” por 82 millones 652 mil pesos a 3 mil 021 beneficiarios duplicados o de los llamados clonados, es decir, la dependencia entregó dos veces el mismo apoyo a un beneficiario.
De igual forma, se “entregaron” recursos a 271 personas que en realidad ya habían fallecido antes del periodo de apertura de ventanillas de entrega de los apoyos, y a tres proveedores que no aportaron facturas que pudieran amparar un importe total de 28 millones 813 mil pesos en subsidios.
Se detectó también que las delegaciones de la Sagarpa en Chiapas, Guerrero y Oaxaca, recibieron un total de 88 millones 531 mil pesos para apoyar a 25 mil 905 productores agrícolas, a pesar de que estos subsidios “no fueron requeridos”, y de que no entregaron a la ASF la documentación que acreditara el pago de las ayudas, o sea, ese dinero no se sabe a dónde fue a parar.

200 MDP A FALSOS PRODUCTORES DE CAFÉ
En lo documentado hasta ahora por la ASF, aparece que a través del programa dedicado al fomento del cultivo del café en México –PROCAFÉ-, la SAGARPA entregó 204 millones 149 mil pesos en apoyos económicos a miles de personas que, o bien la dependencia no sabía si eran o no productores de café, o bien no sustentaron con documentos en qué gastaron esa ayuda del Gobierno Federal.
De esos 204 millones de presunto daño al erario, la ASF documentó que SAGARPA dio 107 millones 15 mil pesos a un total de 48 mil 147 personas que “no se encontraban inscritos en el padrón nacional cafetalero”, por lo que la dependencia dio dinero a personas de las que “no tiene certeza” de que, en realidad, sean productores del aromático. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello