Maras Retoman a Chiapas Como Centro de Operaciones Delictivas

1554
Entre las detenciones realizadas por la policía, se encuentran miembros de las pandillas juveniles Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, que tienen en su haber la ejecución de al menos 20 personas, además de robos y asaltos.
Entre las detenciones realizadas por la policía, se encuentran miembros de las pandillas juveniles Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, que tienen en su haber la ejecución de al menos 20 personas, además de robos y asaltos.

*LOS CUERPOS POLICIACOS DEBEN IR A LAS COLONIAS, BARRIOS, EJIDOS Y LOS PRIMEROS CUADROS DE LAS CIUDADES FRONTERIZAS, DONDE LAS PANDILLAS HAN ESTABECIDO SUS CENTRO DE OPERACIONES.

Tapachula, Chiapas; 28 de Mayo.- Miembros de las pandillas juveniles Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, han retomado a Chiapas como centro de operaciones delictivas y, dentro de sus actividades, han ejecutado a por lo menos 20 personas en los últimos meses.
Un informe confidencial en materia de seguridad señala que dentro de las indagatorias que se realizan por esos homicidios dolosos, se obtuvo información valiosa con la detención de tres líderes de la Barrio 18, ocurrida en Enero de éste año, que podrían estar relacionadas con 20 ejecuciones en la Entidad.
Ellos son: Andrés de Jesús ‘N’ de 26 años de edad, alias «El Negro»; José Manuel ‘N’ de 27, “El Cat Boy»; y Giovanni ‘N’, de 32, «El Stoky».
Al momento de ser interceptados por los uniformados se desplazaban con armas de fuego en un Chevrolet sedán gris, modelo 2012 de color gris, con placas de circulación P27-AGJ de la Ciudad de de México, que al verificarlo resultó tener reporte de robo en el Estado de Tabasco.
Eso permitió detener también a Cristian Antonio, “El Payaso” y José Luis, “El Patotas”, quienes son acusados de asaltar con violencia un restaurante y una tienda de conveniencia en Tuxtla Gutiérrez.
Son sindicados -además- de ser los protagonistas de varios asaltos armados a lo largo de la Costa de Chiapas y en los municipios de la Frontera Sur.
El informe señala que esos detenidos confesaron que los asaltos, ejecuciones y otros delitos, son ordenados desde el interior de cárceles en Guatemala y Chiapas.
Supuestamente uno de esos dos detenidos, habría confesado que desde el penal “El Infiernillo”, de Guatemala, un jefe Barrio 18, Fernando ‘N’, “El Ratón” o “El Happy”, ordenó realizar una masacre en Tuxtla Gutiérrez, a efectuarse el pasado 18 de Mayo. Ese hecho correría a manos de “El Negro”, “El Cat Boy” y “El Stoky”, pero fueron detenidos.
Los datos señalan que ese mismo jefe ordenó la ejecución de seis personas en el Estado de Chiapas, que correrían a cargo de dos de sus sicarios.
Estos se trasladaron en una motocicleta al municipio de Berriozábal, cerca de la capital chiapaneca. Al tener de frente a cinco de las personas que buscaban, sencillamente los acribillaron a balazos.
También salió a flote el homicidio de tres integrantes de la Barrio 18, ocurrida el 23 de Noviembre del 2017.
Supuestamente los actores materiales fueron Ronaldo ‘N’, “El Ronald”, y Luis Fernando ‘N’, “El Sietillo”, por instrucciones de un jefe mara, Daniel ‘N’, “El Chef”, recluido en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados (CERSS), No. 3, con sede en Tapachula.
Se cree que estos dos sicarios también tuvieron responsabilidad n el asesinato de Jorge Davis, “La Momia”, quien fue ultimado a balazos en las afueras de una tienda de conveniencia en la “5 de Febrero”, al igual que de otra persona en la “Xochimilco”, ambas colonias ubicadas en Tapachula.
Se supo también que “El Ratón” habría ordenado desde su prisión, el asesinato de varios policías del municipio de Mapastepec.
Esas tareas fueron asignadas a dos sicarios, quienes solamente tuvieron tiempo para disparar contra los uniformados e intentar huir del lugar en un vehículo Aveo, sin placas de circulación, con reporte de robo, pero fueron detenidos.
Respondieron a los nombres de Obeth Orlando «N» y Josué Danilo ‘N’, ambos de nacionalidad guatemalteca, a quienes les aseguraron un rifle R-15, dos cargadores desabastecidos, 68 cartuchos útiles del calibre 223 y cinco más 9 milímetros.
En la unidad también llevaban, según el reporte, dos placas de circulación para vehículos con el folio GUM-9452, del Estado de Guanajuato, que la Plataforma de Verificación confirmó que fue robado en la Avenida Francisco Sarabia, de ese mismo municipio.
Las confesiones que se fueron dando conforme detenían a los sicarios, señalan que desde el Penal No. 14, “El Amate”, ubicado en Cintalapa de Figueroa, también se giraban órdenes para hechos sangrientos.
Ahora se sabe que el reo, Juan Carlos ‘N’, “El Pastrana”, bajo algún mecanismo tuvo comunicación con “El Ratón”, en Guatemala, para consolidar una alianza para la comercialización de drogas en Chiapas.
Ese grupo fue delegado a tres miembros de esas organizaciones delictivas, conocidos con los motes de “Liro Crazy”, “El Panzas” y “El Killer”. Los tres de origen guatemalteco.
Las investigaciones arrojan que ya estaban operando con la venta de drogas a través de jóvenes que reclutaban y por medio de sus propios compañeros de banda, como “El Negro”, “El Cat Boy” y “El Stoky”, y de paso, ejecutar a sus contrincantes.
Se espera que, al profundizar las indagatorias, se puedan detener a otros maleantes y se endurezcan las estrategias en materia de seguridad.
Entre ellas, un combate frontal contra la corrupción en los penales, que permita evitar que desde esos lugares se ordenen los asaltos, robos, homicidios, secuestros y otros delitos, utilizando para ello celulares.
Asimismo, que el Grupo Interinstitucional, apoyado por el Instituto Nacional de Migración (INM) intensifiquen los operativos en colonias, barrios, ejidos y los primeros cuadros de las ciudades fronterizas, en contra de extranjero que han cruzado de manera ilegal la franja limítrofe, porque en esos flujos podrían esconderse delincuentes. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello