Apertura Indiscriminada de Gasolineras en Tapachula de Nada Sirvió la Reubicación de la TAR Pemex

1222
Apertura Indiscriminada de Gasolineras en Tapachula de Nada Sirvió la Reubicación de la TAR Pemex
Apertura Indiscriminada de Gasolineras en Tapachula de Nada Sirvió la Reubicación de la TAR Pemex

*El Ayuntamiento Lucró con el Derecho de Piso.

*INUTIL RESULTÓ LA LUCHA ENCABEZADA POR EL GOBERNADOR MANUEL VELASCO COELLO PARA SACAR LAS INSTALACIONES DE PEMEX DEL CENTRO DE LA CIUDAD, SI AHORA EL GOBIERNO MUNICIPAL TAPIZÓ TAPACHULA CON BOMBAS DE TIEMPO, LLAMADAS GASOLINERAS.

Tapachula, Chiapas; 19 de julio.- El Ayuntamiento entrante recibirá a un municipio que en los últimos años fue convertido en una bomba de tiempo por la apertura de infinidad de gasolineras en áreas altamente urbanizadas.
Fueron edificadas cerca de escuelas, templos religiosos, plazas comerciales y áreas de concentración masiva, con la complacencia de las autoridades de todos los niveles.
En el Estado de Chiapas, habían concesionadas hasta hace algunos meses 255 estaciones de servicios (gasolineras), y de ellas, se calcula que al menos 25 están en el área urbana de Tapachula.
Sin embargo, 13 estaciones de servicio abrieron recientemente o están a punto de hacerlo, en zonas de grandes concentraciones de población, lo que representa un riesgo eminente.
Para la instalación de las gasolineras se requiere de diversos requisitos, en la que van inmersos permisos de parte del Ayuntamiento, como el uso de suelo y la autorización de Protección Civil.
Es decir, si el Ayuntamiento local no hubiera expedido esos documentos y otorgado su consentimiento, no serían construidas en la ciudad.
La construcción de gasolineras en el área urbana de Tapachula ha sido objeto de protestas en los últimos 15 años, incluso en el sexenio pasado fueron detenidos varios funcionarios públicos municipales de Tapachula, por su presunta relación con la expedición de permisos amallados para la apertura de estaciones de servicio.
Esa avaricia de parte de las autoridades de Tapachula, se ve reflejada en la proliferación de los centros de servicios en la ciudad. Ahora ya son tantas que superan el número de bibliotecas, museos, teatros, mercados y hasta hospitales. Lo único que no supera son las cantidades de cantinas y prostíbulos en la localidad, que ese es tema de otra edición.
Abrir una estación de servicios o gasolinera no requiere de ninguna concesión por parte del Estado, pero supone un proceso largo, cargado de autorizaciones, certificados, licencias y permisos previos, que deben ser conocidos por el empresario, autónomo o emprendedor antes de embarcarse en el proyecto.
De acuerdo a la ley, la apertura y actividad de una estación de servicio, o sea, la distribución al por menor de productos petrolíferos puede ser realizada por cualquier persona física o jurídica.
Al menos en teoría, se requiere del planteamiento del proyecto; consultar a la Dirección General de Carreteras sobre la viabilidad; Realizar el proyecto de construcción y solicitud de licencias, con la visa del colegio profesional.
Aún cuando las autoridades locales juran que ellos no tienen nada que ver, en realidad se requiere dentro de los requisitos, la licencia de Obras Mayores que expide el Ayuntamiento y la licencia de actividad del Gobierno Municipal.
Al tratarse de una actividad calificada como nociva, peligrosa e insalubre, la solicitud debe ser revisada por la Comisión Provincial de Actividades Calificadas; solicitud de autorización para instalación total o parcial en el dominio público o acceso a la calle o carretera, entre muchos otros.
En el caso de Tapachula, se desconoce cómo varias empresas cuentan con las supuestas cartas de consentimiento de los vecinos en el lugar donde se han construido las gasolineras, si las obras las hacen a escondidas y cuando los lugareños se percatan, hay protestas pero ya es demasiado tarde.
La apertura de tantas abastecedoras de combustible ocasiona que ahora decenas de auto-tanques (pipas) cargadas con miles de litros de combustible flamable, transiten libremente en todas las calles de la ciudad, sin que nadie pueda evitarlo.
En la historia de Tapachula ya hay un lamentable suceso que sirve de antecedente, cuando una gasolinera que se encontraba instalada en la 4ª norte y 1ª poniente, en pleno centro de la ciudad, se incendió y quedó reducida a cenizas durante una explosión.
De esas trece recientes que se tienen los datos –que se cree ya son varias más, la encabeza una ampliación que se hizo a la gasolinera Akishino, ubicada en ese transitado boulevard, y otra más a unas cuatro cuadras de ahí, frente a una tienda de autoservicio.
Otra es la que se encuentra en el interior de las instalaciones de la tienda Soriana, en la prolongación de la 17 Calle Oriente.
Una más en la 7ª Sur, esquina con la 8ª Oriente, la cual durante varios años no podía abrirse por la oposición y reclamo de los vecinos de ese sector, pero repentinamente todo cambió.
En esa misma avenida construyeron otra, justo entre la 36 y 38 oriente; y una más que recién inauguraron en la 9ª avenida sur y 2ª calle oriente.
No muy lejos de ahí, en la 9ª sur, entre 14 y 16 oriente, las autoridades permitieron también que se instalara una gasolinera, a pesar de las protestas de los pobladores, incluso colocaron topes, en pleno par vial, para el beneficio de esa empresa.
Si a espacios diminutos se refiere que muy difícilmente cumplirían con los requerimientos que exige la norma, valdría bien de ejemplo la estación de servicio localizada en la 13 sur, esquina con la 18 oriente, pero las autoridades tampoco se percatan de ello.
Entre las autorizaciones realizadas está también una recién inaugurada en el Libramiento, y una más en la 4ª Avenida Sur, frente a la procesadora de cartón.
Se instaló otra en la 8ª Norte, para empotrar con la prolongación de la Central Norte; y una similar en ese eje, a la altura de la 31 poniente.
Se concedieron permisos también para la apertura de una gasolinera en el Boulevard Antiguo Aeropuerto, cerca de las instalaciones de Seguridad Pública Municipal, que ya está en operaciones y otra en Puerto Chiapas.
Hay dos permisos más de factibilidad de uso de suelo para instalación de gasolineras. Una estará en la 6ª Sur, esquina con la 24 poniente, por donde están las instalaciones de la Canacintra y, la otra, rumbo a Puerto Madero, muy cerca al nuevo Hospital Regional.
De nada sirvió que, por espacio de dos décadas, la sociedad se uniera para que se cerrara las instalaciones de la Terminal de Abastecimiento y Reparto (TAR) de Petróleos Mexicanos (PEMEX), de la 4ª sur, que en su momento encabezo Manuel Velasco Coello, siendo Senador de la República, y consolidada ahora siendo gobernador; ya que ahora las bodegas de combustibles están en cada gasolinera y las pipas repartiendo en toda la ciudad.
Este es parte del inventario que deja la administración municipal que aún encabeza, Neftalí del Toro Guzmán, a sus sucesores. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello