Denuncian Negligencia en el IMSS Tapachula; la Institución se Justifica en Comunicado: Familiares

1538
En la delegación del IMSS a cargo de Arturo Pacheco Meza, se han multiplicado las quejas por el mal servicio, además de la carencia de medicamentos y falta de equipo médico, como lo ventila el director Fernando Domínguez Salgado, ante el fallecimiento del profesionista Rogelio Martínez Pérez.
En la delegación del IMSS a cargo de Arturo Pacheco Meza, se han multiplicado las quejas por el mal servicio, además de la carencia de medicamentos y falta de equipo médico, como lo ventila el director Fernando Domínguez Salgado, ante el fallecimiento del profesionista Rogelio Martínez Pérez.

Afirman Familiares, la Institución Envía Comunicado
*AFIRMAN QUE EL INGENIERO ROGELIO MARTÍNEZ PÉREZ, DESDE SU INGRESO NO TUVO ATENCIÓN 11 DIAS, EN TANTO EL DIRECTOR DEL HOSPITAL INFORMA DE LAS CARENCIAS COMO ES LA FALTA DE NEOMÓLOGO. EL IMSS ENVIÓ COMUNICADO DE MANERA INMEDIATA DEL DECESO, JUSTIFICANDO LOS HECHOS.

Tapachula, Chiapas; 20 de agosto.- Este lunes por la mañana dejó de existir a los 52 años de edad, el ex secretario de Obras Públicas del Ayuntamiento y ex presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de la localidad, Rogelio Martínez Pérez, por complicaciones de una fibrosis pulmonar que padecía desde el 2009.
Sin embargo, su fallecimiento ocasionó que los familiares denunciaran toda una serie de irregularidades que aseguran están ocurriendo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Tapachula.
La esposa del también empresario de la construcción, Guadalupe Sánchez Guzmán, relató en entrevista para el rotativo EL ORBE, que Martínez ingresó caminando al Hospital General de Zona No. 1, el pasado 9 de agosto, es decir, once días antes de su muerte.
Aunque era derechohabiente del IMSS, prefería tener sus consultas médicas de manera particular en México; desde entonces llevaba un tratamiento médico.
En esta ocasión tenía –además- una infección en la garganta y ante ello optó por hospitalizarse de manera voluntaria y llamó al delegado del IMSS en Chiapas, el actual diputado federal suplente en el Distrito XII, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) Arturo Pacheco Meza, quien llegó a esa encomienda en marzo de éste año.
De acuerdo a lo que habían convenido con Pacheco, el hoy occiso sería trasladado de inmediato al Hospital de Especialidades del Centro. Médico Nacional Siglo XXI, ubicado en la Ciudad de México.
Abundó que se percataron que la atención médica era deficiente y que solo le estaban suministrando antibióticos. Ante eso solicitaron se le hiciera un cultivo faríngeo para determinar con exactitud que tipo de infección había en la garganta, pero no se hizo.
Al irse deteriorando su salud conforme pasaron los días y tampoco había el traslado, decidieron ir a las oficinas del delegado, pero asegura la señora Sánchez que no los quisieron recibir y que, en lugar de ello, una asistente atendería sus reclamos, aunque después los trajo con evasivas.
La atención médica que requería no llegó. Como si eso no fuera suficiente, el ex funcionario fue sometido a dos días completos de rigoroso ayuno, hasta que los familiares protestaron.
Cuando reclamaron que no había la atención apropiada, comentó que un médico les dijo que “porque no lo miraban tan mal”.
Ante la insistencia de que fuera remitido a la Ciudad de México, señala que la doctora, Ángela Gómez, les dijo que no había traslados al Siglo XXI y que, en su caso, sería hacia Tuxtla Gutiérrez.
Hizo un paréntesis para señalar que esa trabajadora del Seguro Social, “es prepotente, grosera y les grita a los familiares de los pacientes”.
Sin embargo les adelantaron que la ida a Tuxtla no era para que recibiera un tratamiento especial, sino a una consulta normal, que tampoco ya no se dio.
Según la señora, hubo negligencia médica y administrativa y que por ello procederá legalmente en contra de quienes resulten responsables.
Relató que nadie atendía a su esposo y que solo llegaban pasantes. Es más, que le colocaron una mascarilla de oxígeno, pero que lo hicieron tan mal, que le causaron heridas en la cara hasta sangrarlo.
La justificación del personal del IMSS por esas heridas fue que, efectivamente, la mascarilla no era la adecuada pero no había más.
“Arturo Pacheco nos debió de haber dicho desde el principio la verdad. Nos engañó. Por ellos murió”, recalcó.
Por su parte, el director de ese hospital, Fernando Domínguez Salgado, presentó la versión oficial en la que comentó que Rogelio Martínez ingresó en un estado de gravedad, que padecía de una neumopatía crónica y que le había generado que usara oxígeno en casa, que se complicó con una neumonía.
Durante su internamiento, según el directivo, pidieron la valoración por neumología de tercer nivel al Centro Médico Nacional “La Raza”, en la que supuestamente había sido aceptada la solicitud.
Aunque ese nosocomio, localizado en la capital del país, quedó en avisarles cuándo tendrían una cama disponible para poder enviarlo, pero no hubo.
Confirmó que habían decidido enviarlo a Tuxtla Gutiérrez para una valoración, en virtud de que en el IMSS de Tapachula no hay neumólogo. Es más, ni siquiera está disponible en la cartera de servicios.
Los pacientes que requieren de esa especialidad en el Seguro Social de Tapachula, son atendidos por uno de medicina interna.
“El paciente fue atenido con los recursos que tenemos”, agregó al puntualizar que Martínez Pérez requería de un manejo del proceso infeccioso que presentaba.
Luego, en un comunicado del IMSS de Chiapas –sin folio- reconocieron que el paciente falleció antes de poder realizar el envío a segundo y tercer nivel. Ver comunicado. Curiosamente luego de darse la defunción del exfuncionario, inmediatamente hicieron llegar el documento.
Esa institución, sobre todo en Tapachula, ha sido señalada constantemente este año por deficiencias, negligencia e irregularidades, incluso por pacientes con cáncer.
Se espera que ese cambio radical que se anuncia con el relevo sexenal federal, también se lleve a cabo en el interior del Seguro Social y, por fin, sean escuchados los reclamos que han hecho los derechohabientes durante décadas.
Mientras que en la Ciudad de México analizan si se investigará este nuevo caso, Rogelio Martínez Pérez, ya está muerto. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello